La Comunidad Autónoma premia el emprendimiento de Ana María Baena y Teresa Fernández

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

JAIME PARRA

La pasada semana el consejero de Agricultura Antonio Luego entregó los premios ‘Mujer Rural Emprendedora 2020’ del Día de la Mujer Rural que han recaído en María Dolores Silvente, María Inés Mendoza, Ana María Baena, Teresa Fernández, Encarnación Herrera, Cristina García, María Dolores Rojo, Rafaela Ortega y Elena Pacheco.

Ana María Baena es la propietaria del hotel hospedería La Vera Cruz que se encuentra en Caravaca y la asociación de Teresa Fernández, Sociedad de Estudios Historiológicos y Etnográficos, aunque de ámbito regional, realiza la mayor parte de sus trabajos en las comarcas del Noroeste y Río Mula.

Teresa Fernández, Sociedad de Estudios Historiológicos y Etnográficos

¿Qué ha supuesto para ti este reconocimiento?

Para mí ha sido una alegría porque le da visibilidad a nuestro proyecto. Significa que se reconoce que las acciones que se hacen con patrimonio aportan mucho a la sociedad. Estos reconocimientos hacen que sigamos con nuestra lucha para recuperar y dar a conocer nuestro patrimonio.

¿Qué es la Sociedad de Estudios Historiológicos y Etnográficos?

Es una asociación que nace en 2012 y en realidad es una herramienta que usamos un grupo de gente interesada en el patrimonio con varias líneas de trabajo. Una de ellas es la investigación del arte rupestre y otra la educación patrimonial. Estas dos líneas en realidad van unidas porque el fin de todas ellas es la difusión y el conocimiento del patrimonio, no solo a la comunidad escolar, sino a la sociedad en general.

Y sobre todo para dar conciencia a la gente del entorno rural de que tienen un elemento con el que poder aprovechar el darse a conocer y el no perderse. Dentro de las sociedades rurales tenemos una entidad propia creada con nuestra gastronomía, arte…, hay que conocer cómo se ha llegado a generar esa tradición, esa cultural, y tratamos de aportar que la gente de los espacios rurales conozca su patrimonio para seguir dando a conocer sus costumbres y tradiciones y no dejar que muera el medio rural, sino que resurja.

¿Dónde trabaja la Sociedad?

Por todo el Noroeste estamos trabajando pero también a localidades de la costa como Águilas; en Totana; en el Castillo de Lorca; en Murcia también en museos y centros de interpretación. Generalmente donde nos llaman y piden asesoramiento y colaboraciones.

¿En qué trabajan actualmente?

Ahora mismo hemos acabado el proyecto del Abrigo de Justo en la pedanía de Yéchar. Hemos contado con el apoyo de Integral.Nuestro proyecto va con un audiovisual, un folleto de forma digital para poder descargar y la realización de unas visitas al propio Abrigo. Pero nuestro proyecto no termina con Integral, sino que ese elemento lo trabajamos con el Ayuntamiento de Mula para crear unas visitas y un espacio en el museo para el conocimiento del arte rupestre, entre ellos el Abrigo de Justo. Va a ser aprovechable para el municipio de Mula.

¿Qué aprendió del resto de premiadas?

Sobre todo lo que aportamos al hablar de nuestras experiencias, nuestro trabajo y esfuerzo, son proyectos con mucho esfuerzo,  el dar todo por un sueño. Se puede generar una unión. Hablamos con la chica de la hospedería, me comentaba que venía gente y le gustaría que pudiera informar de todo en Caravaca del entorno para que fueran las visitas más larga, sabes que suelen ser de una pernoctación, comentamos en quedar con ellos para tener opción de excursiones a Archivel, Barranda, La Encarnación…

Sería un poco esa unión entre todas del conocimiento de cada una para generar algo más grande y aportar a las zonas ruarles más fuerza.

¿Quiere hacer algún agradecimiento por este premio?

Quiero resaltar que este proyecto lo llevamos junto a la Federación de Espeleología Quiero agradecer a la gente de Yéchar, que se ha volcado en nuestras actividades y están ojos avizor pendientes de su patrimonio. Es un reconocimiento a la mujer rural, y en este caso me toca a mí poner la cara, pero es el trabajo y el esfuerzo de un equipo. De Pedro Lucas Salcedo, Juan Quero, Marta Sánchez, y Vicente Banegas.

Ana María Baena, hotel-hospedería La Vera Cruz

¿Qué le ha supuesto este reconocimiento?

Me hace muchísima ilusión, jamás me lo hubiera pensado, más viniendo de un ámbito urbano.

¿Qué le pareció el acto?

Fue muy interesante el acto porque nos juntamos ocho mujeres de distintos ámbitos: turismo de bodegas de vino, patrimonio, cultura… no pudimos hablar mucho entre nosotras, pero en el acto estuvo hablando la Presidenta de Veterinarios, contó su experiencia como mujer en este ámbito; otra mujer presidenta de una cooperativa expuso su opinión de cómo había sido la evolución de la mujer en el mundo rural.

¿Habló con la otra premiada de Caravaca, Teresa Fernández?

Con ella estuvimos hablando, tanto cuando nos hicieron la entrevista previa, como en el acto. Hemos quedado en vernos para ver si podemos hacer algo conjuntamente, ya que son un grupo de arqueólogos y se puede organizar alguna ruta de patrimonio, gastronomía… es interesante ir cogido de la mano.

¿Qué les ha supuesto el apoyo de Integral?

Nosotros vinimos con la idea de este proyecto sin saber de Integral. Pero gracias a esta ayuda hemos podido hacer algo de mayor calidad. Entre que esté Integral o no lo que cambia es la calidad del establecimiento. Si no hubiera sido algo mucho más sencillo.

¿Cómo fue montar su negocio en Caravaca?

Venimos de Barcelona. Decidimos poner un alojamiento; allí en Barcelona es muy difícil. Buscamos varios sitios donde poder montar nuestro negocio y uno de ellos fue Caravaca, que es muy importante tanto a nivel cultural como religioso. Tiene mucho potencial. Tras hacer estudios de mercado decidimos apostar por Caravaca y creo que no nos hemos equivocado.

¿Le ha supuesto un choque el venir de la ciudad a un entorno rural?

Creo que el concepto rural está cambiando y debe cambiar aún más. Hay que dejar de asociarlo simplemente con agricultura o ganadería. Con todo lo que está pasando, debemos entender el concepto como una desmasificación pero teniendo trabajos de calidad y lugares de calidad. Con la tecnología puedes tener cualquier profesión y disfrutar de una calidad de vida mayor en el ámbito rural. Se necesita eso sí una mejor infraestructura, mayores comunicaciones, una formación.

Como mujer empresaria, ¿lo ha tenido más difícil?

No he sufrido nunca discriminación. Me han educado en la igualdad y nunca he tenido que sufrir por ser mujer. Yo también educo desde la igualdad a mi hijo e hija. Y en el negocio creo que han dado facilidades también por ser mujer porque somos el sector que necesita ese apoyo que la mujer salga y se vea, porque trabajar en el ámbito rural, y en todos, siempre ha trabajado, pero faltaba reconocimiento. Integral y la Consejería están por ayudar.

¿Le gustaría dedicar este premio?

Quisiera dedicar este premio a Estefanía, que ya nos ha dejado, me dio ánimos para este proyecto, ha sido avanzada en su época, ella nos descubrió Caravaca, nos dijo que aquí había luz. Me ha apoyado y abierto el camino para llegar aquí.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *