CARM

La adecuación de los puntos de vigilancia forestal, por su carácter estratégico en la prevención y lucha contra los incendios forestales, dotándolos de mejor equipación y mayores comodidades para el ejercicio eficaz de su labor por parte de la dotación humana que los sirve, es el objetivo de los trabajos que desarrolla la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente en estas instalaciones.

El director general del Medio Natural, Fulgencio Perona, visitó hoy el punto de vigilancia forestal situado en La Rogativa (Moratalla), donde se han practicado obras de remodelación y mejora que han supuesto una inversión de 108.210 euros.

Perona recordó que los incendios forestales “constituyen actualmente la causa más importante de destrucción del medio natural en los países de la cuenca mediterránea”. La Región de Murcia, con más de 500.000 hectáreas de superficie forestal y una flora excepcionalmente rica, con más de 2.000 especies presentes, veranos muy secos y un elevado grado de antropización del entorno del medio natural, presenta un caldo de cultivo propicio para los incendios forestales. En el último decenio, se vieron afectadas por el fuego más de 5.000 hectáreas, 615 de ellas en 2020.

“Evitar los incendios forestales, y extinguirlos si se producen, constituye una prioridad para el Gobierno regional, para lo que se llevan a cabo tratamientos selvícolas, acciones de detección y extinción, investigación de causas y educación ambiental, además de un gran esfuerzo, a través de la Dirección General del Medio Natural, para actualizar las condiciones de las instalaciones de trabajo de los vigilantes fijos contra incendios forestales”, precisó.

El Plan Infomur da una importancia primordial a la tarea de detección de un posible incendio en sus primeros minutos, fundamental para una extinción eficaz, rápida y segura. Por eso, durante la época de peligro alto, los recursos habituales asociados a la Dirección General del Medio Natural se ven reforzados por 20 puestos fijos de vigilancia y detección, donde prácticos del terreno, formados para la detección del incendio vigilan de forma ininterrumpida. En total, se destinan 60 personas exclusivamente a tareas de detección, complementadas con 90 agentes medioambientales.

La Consejería gestiona 20 puntos de vigilancia fija repartidos por el territorio regional, y ahora ha finalizado la mejora de las instalaciones del de La Rogativa, en las inmediaciones de la pedanía moratallense de El Sabinar y dentro del complejo de la Sierra de Villafuerte, Zona de Especial Conservación y declarada Zona de Alto Riesgo de Incendios, con el objetivo principal de mejorar la red de vigilancia actual, como parte del dispositivo de prevención y defensa contra incendios forestales.

En este puesto trabajan tres vigilantes forestales durante los meses de época de peligro alto y medio del Plan Infomur. A la instalación se la ha dotado de aseo, red de saneamiento, zonas de descanso y comedor con mayor salubridad y confort, y torre de vigilancia con recorrido perimetral, que permite realizar diagnósticos completos del entorno del puesto de vigilancia. También, se ha sustituido la envolvente de la planta superior para mejorar las condiciones térmicas, evitando temperaturas extremas para el personal que presta este servicio.