JESÚS SÁNCHEZ/Concejal socialista en el Ayuntamiento de Caravaca

Es un hecho incuestionable que casi todas las pedanías que conforman el término municipal de Caravaca de la Cruz están perdiendo población, algunas de forma alarmante  y casi todas de forma continua.

Las causas son complejas y muy variadas. Así, entre otras, podemos reseñar: las condiciones urbanísticas de las zonas rurales, las infraestructuras de carreteras y caminos inexistentes o en malas condiciones, el no poder acceder a servicios básicos,  la falta de oferta en ocio y cultura ya que en la mayoría de los pueblos no podemos encontrar cines, teatros, estadios y otras alternativas y falta de asesoramiento, formación y acompañamiento para los emprendedores durante el desarrollo de su negocio. Todo lo anterior determina una  falta de dinamismo y desarrollo económico y social que genera despoblamiento.

El Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz tendría que apostar para que nadie del medio rural tenga que abandonar su casa y mucho menos las personas mayores al volverse más dependientes. Si se apuesta por él, el campo tiene mucho futuro. Su potencial de desarrollo sostenible es enorme. Y esto sería  una buena noticia para todos.

Los diversos tratados sobre este tema ponen de manifiesto que hay razones del despoblamiento rural que superan las competencias municipales o regionales pero hay otras muchas acciones regionales y municipales que podrían ayudar de forma determinante a mitigar el problema.

Veamos algunas de las claves en las que se debería actuar desde la administración regional y local:

Caravaca tiene un Plan de Ordenación Urbana que dificulta el desarrollo de las pedanías, cualquier persona lo tiene difícil para construirse una vivienda y mucho más todavía para la instalación de pequeñas actividades artesanales  e industriales  que supondrían un complemento importante a las economías familiares. Sería necesario revisarlo con urgencia para corregir los defectos graves de los que adolece desde su aprobación y para adaptarlo a las nuevas necesidades del municipio. No tenemos conocimiento que el Ayuntamiento esté trabajando en este tema.

La red de caminos rurales es deficiente en todo el término municipal pero especialmente en las pedanías altas, la situación en este sentido no es muy esperanzadora ya que se encuentran sin ejecutar las inversiones aprobadas para arreglar dos lotes de caminos y con la retirada reciente, por el gobierno regional,  de una partida de 5.1 millones de euros destinada al arreglo de caminos rurales para asignarla a otros conceptos y la no previsión de fondos nuevos para este concepto, nos da unas expectativas poco optimistas.

Mucho más preocupante es la suspensión de servicios básicos esenciales como son los consultorios médicos en las pedanías. En el mes de diciembre de 2020 faltaban por reabrir tres consultorios médicos, de los que se habían cerrado al principio de la pandemia del COVID-19. En el Pleno de diciembre de 2020 se aprobó, por unanimidad, una moción del grupo municipal del PSOE, añadiendo la propuesta de inclusión de PP, en la que se instaba al Ayuntamiento de Caravaca de Cruz a adecuar los locales destinados a consultorio en las pedanías de Caneja, Benablón, Los Praos y Pinilla, que estaban cerrados, y gestionar ante la Consejería de Sanidad de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia para que se volvieran abrir y a poner en funcionamiento en el plazo más breve posible. Tres meses después ni se han abierto ni sabemos cuándo abrirán. En estos momentos de pandemia es cuando más los necesitan los vecinos, especialmente los más vulnerables.

Una vez solucionados los problemas básicos e importantes se podría estimular el dinamismo de las zonas rurales incorporando las nuevas tecnologías y soluciones asistenciales que permitieran el desarrollo de proyectos agrícolas, ganaderos, apícolas, artesanales e industriales que permitirían, no solo que no se despoblaran las zonas rurales si no que volvieran a ellas personas a las que les gusta este medio.