JAIME PARRA

La Asociación Banda de Música de Moratalla ha decidido formar parte de la Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia. Su presidenta Pilar Martínez Fernández nos explica los motivos de su decisión, así cómo está afectando esta pandemia al funcionamiento de la Banda

– ¿Qué os lleva a dar el paso de integraros en la Federación de Bandas?

Han sido varias veces, las que nuestra Asociación se ha planteado formar parte de la Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia, pero ha sido ahora, sobre todo desde que comenzó la pandemia, cuando nos hemos visto algo aislados y perdidos a la hora de tomar decisiones, tener referencias legales para saber qué podíamos o no hacer…

Y bueno, creemos que es importante pertenecer a un colectivo que entiende tus necesidades y que te va a apoyar, no sólo desde el punto de vista económico, sino desde el administrativo, el de gestión e incluso el social.

La Federación nos une y conecta para hacernos visibles unas bandas a otras, y eso es muy necesario.

– ¿Cómo os ha afectado esta crisis del coronavirus?

Pues no está siendo nada fácil.

Al principio, cuando el mundo se detuvo, teníamos la esperanza de poder volver nosotros también a la “nueva normalidad”, pero ha sido casi imposible.

A nivel de directiva, hemos hecho y seguimos haciendo reuniones virtuales y comunicaciones por Whatsapp, tratando de imaginar cómo podíamos darle forma a un proyecto de reincorporación a los ensayos, alguna actuación en la calle…

Pero como el resto del mundo, seguimos intentado avanzar con muchas dificultades y recordando a las instituciones que existimos y que la música es necesaria.

Precisamente, nuestro director Teo, tuvo una iniciativa muy bonita de presentación de unos músicos a otros, haciendo otro músico una pequeña glosa de éste.

Estas presentaciones se están publicando en nuestro Facebook y la verdad, es que es emocionante poder percibir la buena conexión que hay entre nosotros.

– ¿Seguís ensayando? ¿Habéis cambiado vuestra forma de ensayar?

Partiendo de que no hemos podido volver a nuestro local de ensayos desde el comienzo de la pandemia, hace ya casi un año, han sido muchas las fórmulas que hemos planteado (lugares alternativos, formatos distintos de ensayos…).

El verano pasado, pudimos hacer algunos ensayos en el patio del Colegio Público Juan Rodríguez. Y lo disfrutamos un montón.

Prepararlo no fue fácil, entre solicitudes, implantación de medidas de seguridad, traslado de grandes instrumentos y sillas. Pero por lo menos pudimos volver a tocar…

En Navidad, hicimos unos ensayos en la calle, tocando villancicos.

Y hasta ahora, entre ola y ola volvemos al trabajo mental de intentar que nuestra banda no pierda la ilusión y esté ahí, preparada para el día en que podamos quitarnos la mascarilla, aunque aún no podamos hacer música juntos.