Antonio Luis Terrones Rodríguez/Investigador postdoctoral en la Universitat de Valencia y en el Instituto de Filosofía-CSIC

De aquellos polvos estos lodos. Transcurría el año 2008 cuando el Ayuntamiento de Cehegín, gobernado por el PP, colocaba la primera piedra de lo que posteriormente sería el fallido y oscuro proyecto de un auditorio. Debido al poco espacio del que dispongo, no puedo hacer un recorrido detallado por la pésima gestión del dinero público llevada a cabo por José Soria y Francisco Abril, mayormente. No obstante, invito al pueblo de Cehegín a realizar un ejercicio memorístico, puesto que recordar es de sabios.

El día 17 de octubre, el actual Alcalde de Cehegín, Jerónimo Moya, de Ciudadanos, participó en una rueda de prensa para manifestar la alta traición acaecida en el municipio: el PP de Cehegín se había opuesto a las últimas medidas fiscales propuestas por Ciudadanos y esta jugada ocasionaba la ruptura del pacto de gobierno. El motivo argüido por el PP es su negativa a la subida de impuestos municipales, sin embargo, el pueblo de Cehegín conoce el verdadero motivo. Es evidente que el matrimonio entre PP y Ciudadanos estuvo mal avenido desde el comienzo. La derecha tradicional, representada en las últimas elecciones por Alicia del Amor, ya había demostrado la nefasta gestión del dinero público en el municipio y no soportaba que aquellos que consideraban “su gente” montaran otro partido para disputar la Alcaldía. Lo que mal empieza, mal acaba. La experiencia de las últimas décadas en Cehegín ha puesto de relieve que la derecha no debe gestionar ni un céntimo del dinero público.

Si la derecha política de Cehegín está como pollo sin cabeza, ¿estará preparada para gobernar el Ayuntamiento con responsabilidad? Habrá que ver si este es el último intento de Alicia del Amor para lograr la alcaldía del municipio. Sería su segundo intento y con pocas opciones. En el primer intento perdió frente a José Rafael Rocamora, obteniendo uno de los peores resultados para el PP de Cehegín. A pesar de los malos resultados y haciendo caso omiso al mensaje lanzado por la ciudadanía, se empeñó en agarrar el bastón de mando con el apoyo de Jerónimo Moya, que este dato no se olvide. De aquellos polvos estos lodos… La herencia de José Soria y Francisco Abril pesa como una losa sobre las espaldas de Alicia, que no consigue desprenderse de un pasado turbio y del sambenito de expresiones sorianas de escaso talante como “no es despilfarro, sino gestionar de otra manera”, “viviendo bien, como se merece el Concejal y el Alcalde de Cehegín”, entre otras. En lo que respecta a Jerónimo Moya, ha intentado diferenciarse de las maneras más chabacanas del PP, aunque no lo ha conseguido, pues el lobo muda los dientes, pero no las mientes.

El pacto de gobierno se ha roto en Cehegín por la avaricia de una derecha bicéfala que no merece ni debe estar gestionando el Ayuntamiento, como así expresaron los cehegineros y cehegineras en las urnas en 2019. Está prohibido olvidar.