MICAELA FERNÁNDEZ

El pasado sábado día 25, coincidiendo con la Presentación del Año Musical 2020 de la Agrupación Musical Nuestra Señora Virgen de los Remedios de Pliego, se presentaba oficialmente a Francisco Espín como nuevo director de la agrupación. Músico licenciado en Flauta travesera lleva años ligado a la agrupación pleguera.

¿Cómo ha sido su trayectoria dentro de la Agrupación Nuestra Señora Virgen de los Remedios de Pliego?

Llegué a este municipio en 2016 para dar clases de flauta travesera. Empecé solo una tarde y los días y las tardes se han multiplicado. Permítame decirle, que, desde el primer día me quedé enamorado de este pueblo, y no solo por lo bello qué es, que también, sino por los grandes corazones y almas que tiene su gente y muy especialmente esta agrupación. En estos cuatro años siempre se ha tenido confianza en mi forma de trabajar, y cada vez esta escuela ha creído más en mí para ofrecer diferentes clases. Son ya dos años los que a las clases de instrumento le tengo que sumar clases de lenguaje musical, las cuales imparto junto a las profesoras María Teresa y Alba, dos grandes compañeras y profesionales. Si le tengo que definir mi trayectoria con la Agrupación Musical de Pliego, la palabra elegida sería Confianza. Desde que llegué hasta ahora siempre he tenido apoyo y respaldo de esta gran banda.

Como director, ¿qué opina de la Banda?

Qué difícil pregunta, es muy complejo definir una banda, porque son varios los aspectos que debemos tratar. Pero le voy a responder honestamente y sinceramente. Creo que es una banda que va a más y en esto tiene parte de culpa el gran trabajo y apuesta que ha realizado y realiza esta directiva por mantener, sostener y mejorar nuestra Escuela de Música, que para mí es el gran tesoro de esta agrupación. Pero, sobre todo, esta sensación de ir a más con esta banda es posible también gracias al gran trabajo que realizó José Manuel, anterior director.

He visto crecer personalmente y musicalmente a los componentes de la Banda, un grupo de personas que ahora tengo la oportunidad y el privilegio de ayudar a continuar con esta progresión. Una banda con ganas, ambición, ilusión y principalmente respeto hacia el director y hacia la agrupación en sí. Creo que esta banda va en crescendo, hablando musicalmente, y las características que yo veo en sus músicos son muy sencillas y a la vez muy difíciles de encontrar, pero con el trabajo, la ilusión y la motivación que me transmiten en cada ensayo, es muy fácil montar conciertos.

¿Qué proyectos ha iniciado con los músicos?

Bueno, pues tengo que decirle que desde que se me comunicó que sería el director de esta agrupación, la palabra proyecto fue la que no paraba de dar vueltas por mi cabeza y que el pasado sábado por fin se cumplió. Esta temporada es el principal proyecto pero seguir creciendo junto a ellos es nuestro objetivo. Hablando de nuestro año musical 2020 son 14 actuaciones las que formarán nuestra temporada, teniendo en cuenta las dos agrupaciones, la banda juvenil y la banda titular. Dos festivales en nuestra localidad que para mí junto al concierto en honor a nuestros socios son los conciertos más complejos y productivos de montar. La temporada de este año es todo un proyecto ambicioso y solo tenemos el objetivo de trasladar a todo aquel que asista a escucharnos a los lugares que en ese concierto toquen, lugares que abarcan desde la Región de Murcia hacia otros lugares de nuestro país. Pero no solo viajaremos por nuestra España, sino que si asisten a nuestras actuaciones, que desde aquí aprovecho para invitar a todo aquel que nos lea, podrán viajar y dar la vuelta al mundo.

¿Qué espera de sus componentes?

Muy sencillo, lo mismo que me ofrecieron cuando se me invito a preparar y dirigir el concierto de Navidad del pasado año. Es muy difícil llegar a una banda en la que todos te conocen, ya que has sido incluso profesor de alguno de ellos, y que, desde el primer instante en el que llegas al ensayo, te vean como su director. Es pasar de ser su amigo o colega, que siempre lo voy a seguir siendo, a que te vean como el que manda. Y como le he dicho antes, desde el primer segundo toda esta agrupación me ofreció ese respeto y más. Seguir esta línea de respeto, ilusión y motivación por parte de ellos a mí y viceversa, es lo único que espero y que sé que ellos me van a seguir ofreciendo.

La tradición musical siempre ha estado presente en Pliego, prueba de ello es la gran cantera de jóvenes músicos, ¿qué significado tiene esto para una agrupación musical?

Muy grande, la escuela de música como le he dicho antes es el principal pulmón de esta banda. Que un pueblo como Pliego tenga una escuela de Música con más de 100 alumnos es algo muy especial y que debe enorgullecer a cualquier ciudadano de este municipio. No podríamos hablar de temporada ni de año musical sin el trabajo que la escuela y el equipo de profesores realiza. La música en Pliego está muy expandida y eso es algo que me alegra siempre comunicar y que ahora como director de su banda me satisface enormemente. Aquí es bienvenido cualquiera, tenemos clases desde Jardín musical con niños de 3 años a Lenguaje Musical para adultos, así que quien en Pliego no quiere estudiar música es porque no quiere.

Músico, director, ¿qué proyectos tiene en su carrera musical?

En la música nunca se para, terminé mis estudios musicales hace tres años ya y nada más concluí mi formación musical me aventuré en el mundo de la dirección y de la investigación. El año pasado obtuve el título de Máster de Investigación Musical y en él me dediqué a estudiar la temida ansiedad escénica, es algo que quiero seguir y poder ayudar a cualquier persona que la padezca. Pero ahora tengo que confesarle que la dirección me está llamando mucho la atención y mi principal proyecto ahora es aprender cada vez más de esta nueva especialidad musical y en ello, tanto la academia de dirección Diesis en la cual estoy estudiando, y la Agrupación Musical de Pliego me va a ayudar.

No quiero terminar la entrevista sin decirle que las bandas de música son muy importantes, en ellas se consigue un vínculo social muy grande, son una familia de la que se aprende todos los días. La Asociación Banda de Música de Calasparra fue mi escuela tanto personal como musicalmente, a ellos les debo estudiar música. Y a ellos y principalmente a su director Julián Andreo les debo ahora dedicarme a la dirección. Con mi banda de Calasparra y la dirección de Julián, descubrí que en cada ensayo se aprende y eso es lo que quiero seguir haciendo en Pliego, aprender de los músicos de esta agrupación en cada ensayo y que mis conocimientos les puedan ayudar a ellos también, y el día que esto no se cumpla será el momento en el que seguro no seguiré, que espero que nunca se cumpla.