María Dolores Muñoz/Presidenta de la Federación de Municipios de la Región de Murcia

Aunque parezca una obviedad, tengo la obligación de recordarlo. Porque sí, todos los municipios unidos en un frente común somos más fuertes.

La historia del municipalismo así lo viene demostrando, sobre todo en este último año en el que una grave crisis lo ha cambiado todo, el fondo y la forma, y las entidades locales han confirmado que, si siempre se dice que los ayuntamientos son la administración pública más cercana a la ciudadanía, es por algo.

Porque a veces las obviedades, hay que demostrarlas.

Y así lo hemos hecho los 45 municipios que formamos la Región de Murcia, a pesar de tener muchas cosas en contra y que las reglas del juego no nos permitan jugar. Porque jugar con desventaja no se puede considerar juego limpio.

Esta sería la explicación más abrupta de lo que nos pasa a los ayuntamientos con la financiación, o mejor dicho con la infrafinanciación.

Es por ello, por lo que estamos luchando desde la Federación de Municipios, ya que hace mucho que venimos reivindicando una Ley de Financiación Local o un Fondo incondicionado para que las entidades locales podamos manejar el presupuesto adecuado y justo, con el objetivo de llevar a cabo la gestión municipal adecuada para la ciudadanía que cada día nos demanda más y más. Y es que, de lo que estamos hablando es de participar de los ingresos del Estado y de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, porque los actuales siguen siendo muy insuficientes para los municipios.

En nuestra región, los ayuntamientos no contamos con esa participación de los ingresos de la CARM. La noticia aquí sería que no hay noticia, es decir, que la financiación es inexistente. Si los ayuntamientos hasta rozamos la “ilegalidad”, abarcando parte de competencias que no nos competen por darle respuesta a nuestros vecinos y vecinas, qué mínimo que se nos financien adecuadamente. Por lo tanto, elevo la voz una vez más a través de estas líneas, para que se MEJORE una, la del Gobierno de España, y EXISTA otra, la del Gobierno regional.

Como venía diciendo, un año de trabajo para volver a la normalidad que nunca llega del todo, una lucha de gigantes como ya conté en una ocasión.

Los ayuntamientos realizamos un arduo trabajo para dar opciones, para crear nuevas oportunidades, para hacer que pase.

Y pasa, cada día pasa.

Porque, precisamente, estamos ahí para que suceda, es nuestra labor.  Para que cada iniciativa y proyecto mejore la vida en los pueblos y ciudades, para que los ayuntamientos sean pioneros en la puesta en marcha de acciones comprometidas con el Planeta, que persigan aumentar la calidad de vida de las personas, sumándonos a la vanguardia.  Y en ello estamos,  a través de proyectos europeos que no son precisamente un paseo por las ciudades más emblemáticas del continente, sino todo lo contrario, proyectos que nos están poniendo a prueba por sus duros requisitos, pero que sin duda, al final del camino habremos hecho algo grande, y habrá pasado en los municipios de la región.

El año que dejamos ha sido extraño, ha sido inusual, pero hemos aprendido. El año que llega, debe servir para no cometer los mismos errores que en el pasado, para adaptarnos a lo nuevo de manera inteligente y continuar fortaleciendo la unidad que nos hace escalar montañas. Disfrutando de la subida, haciéndolo juntos.