Ana María Vacas

Cuando conocí a Julián quede impresionada por su sencillez, su manera pausada y contenida de expresar sus ideas y sobre todo por corroborarme una vez más que cada persona necesita un tiempo para centrarse en lo que verdaderamente será su destino, en su caso, la fotografía.  En los viajes familiares era siempre el encargado de  llevar  la cámara para grabar, a su  vez relataba todos los momentos y experiencias transcurridas durante el trayecto, pero entonces todavía no sabía lo que se implicaría posteriormente  con ella.

 

Julian Abellán Sánchez

Julian Abellán Sánchez

Realizó su estudios en Caravaca, eligiendo la opción de Bachiller de Ciencias, pero de inmediato  se dio cuenta de que su camino estaba en el mundo de la artes, por sus preferencias, por su carácter, decidiendo iniciar la opción del Bachillerato de Arte. A los quince años le regalaron una cámara compacta de fotografía, que cambio la concepción de ser una afición a verlo como una futura profesión. Empezó en serio a los dieciséis años, visitando Fotogenio la mayor concentración de fotógrafos en España para aficionados y profesionales; dado el interés que despertó en él este evento, decidió  realizar un curso en la Universidad de Murcia de Fotografía que marcaría definitivamente su vocación al sumergirse en los secretos de esta especialidad. . Julián es  un artista de la imagen, abordando varios campos como la fotografía su primera pasión e incluso  dirección en el ámbito del Cine con la realización de varios Cortometrajes como “Olías tan bien mi amor”, “la llave de la locura”,  y Video Clips.

Además de los conocimientos técnicos, cada fotógrafo tiene un sello personal e intransferible que lo identifica, por ello  Julián decide crear una página web, www. capturalafoto, es donde pueda plasmar el concepto de sus obras. Entiende que las bases de la fotografía vienen derivadas  de la pintura, es un mundo paralelo en la concepción  de su enfoque, sus contrastes. A pesar de que fotografía no es difícil en esta época, por la calidad de las máquinas fotográficas, tienes que tener conocimientos para realizar un trabajo diferente, innovador que impresione en un mundo tan estudiado en este campo y una evolución que aporta sinceridad en el trayecto.

Julián es muy consciente de los problemas de la sociedad actual, por ello  considera que la fotografía es un vehículo preciso y directo para la divulgación expresiva  en el ámbito de la imagen.

Consecuencia del conocimiento de todas las opciones que tenemos en la sociedad actual, no sentimos la necesidad de renunciar a nada,  manifiesto absoluto del consumismo extremo que nos absorbe;  la transmisión de los valores,  la defensa ecológica, las evidencias de crímenes de la humanidad que con la ayuda del reporterismo de guerra y gracias a éste mantiene un registro fotográfico importantísimo como referente humano, que ayuda a mantener fresca y actualizada la consciencia social. Respeta mucho a reporteros como  Manu Bravo y Javier Arcenilla, y reconoce que en algún momento pensó en ello como una alternativa de trabajo, pero  la dureza de esta profesión, no es sólo por las condiciones adversas, sino por  la necesidad de una formación psicológica muy profunda.

Cree fehacientemente en las personas que tiene la  capacidad para ver el arte con sensibilidad,  les hace considerar que existe arte en todo lo que nos rodea; tiene esa visión artística que quiere compartir y utiliza un vehículo que puede ser cualquiera de las disciplinas. Todo lo aprendido en un instante determinado te puede servir posteriormente para utilizarlo en el camino, por ello es valorable el interés por el conocimiento  que se pueda asimilar sin ser pretencioso, todo aporta. Le ocurre con frecuencia que observando escenas cotidianas a pie de calle encuentra excepcionales encuadres o montajes de video clips fugaces que alimentan su mente para expresarse posteriormente.

Concibe el mundo de la fotografía futuro como un mundo de compañeros y colaboración, aunque a veces se aparte de la realidad esta concepción. Ha realizado  fotografía  y videos de eventos, informativos, etc.… y siempre ha considerado a las personas que han participado con él como compañeros no adversarios, creando una simbiosis de equipo que puede reportar beneficio mutuo. Si te dedicas al arte profesionalmente cada uno tiene su estilo de trabajar y eso hace que sea único en ese sentido, por ello no teme porque aun fotografiando el mismo encuadre cada uno capta de manera diferente el mismo motivo. Convencido de que cualquier artista siempre pone un poco de sí mismo en su trabajo,  intentando dar un toque personal a sus fotos. Eso diferencia a un fotógrafo amateur de un profesional; el amateur realiza la fotografía de una manera más fortuita casi inconscientemente, pero el profesional intenta buscar su estilo en esa fotografía estudiando su encuadre, esperando horas, incluso días para conseguir lo que persigue.

Piensa que el ámbito expositivo es algo muy personal y hay que disfrutar con ello, por ello no arriesga, seguro y humilde en sus metas, volcándose absolutamente en cada proyecto que comienza con una implicación total.

A Julián le gusta todo el mundo de la imagen, conoció a fondo el video cuando estuvo en informativos en Madrid durante un año, donde posteriormente estudio en el Centro de Estudios del Video; independientemente ha realizado muchos proyectos personales de cortometraje, video clips, porque hoy día es en lo que se encuentra cómodo. Del mundo del cine conoce algunas personas que están empezando como él, tanto en la dirección como en la composición.  Ha tenido mucha suerte encontrando en su camino a  su compositor oficial, que es el que realiza los arreglos de la música de sus trabajos, persona a fin a sus gustos. Este año va a intentar centrarse en realizar un Master de Dirección de Fotografía enfocado al Cine, cree que es muy necesario para su evolución dentro de esta parcela donde le queda mucho que aprender, pero con la edad de veinte años tiene tiempo para  establecer sus metas de una manera cómoda, pero con un potencial de seguridad y moderación que seguro le llevará a ser un profesional en este ámbito reconocido, dado su carácter exigente y por su enorme vocación, donde ahora mismo no entiende situarse en otro mundo que no sea el artístico de imagen.

Considera el  arte  se ha metido mucho en política, como precursor social. Las corrientes artísticas han conseguido que  la sociedad en la que vivimos  haya sufrido muchos cambios beneficiosos. Se siente orgulloso de que el arte pueda tener esta capacidad de renovación tan necesaria para nuestro entorno.

Ha participado en varios concursos, Concurso Regional de Imágenes y Sonidos de nuestra Región, llevándose el segundo premio; también en el Concurso  Sonia Word de Londres adquiriendo mucha experiencia por su exigencia personal. Su proyecto  más inmediato como director de fotografía y operador, ha sido la realización  de un video del cantante Julio Ponce, con la colaboración de Osel Elejabeitia Molleda, Pablo Bejarano Martín, Adán M Rodríguez Cardinal, Álvaro Berlanga, María Villar Martínez y Pedro Alcázar Algaba.  Titulado “ Hoyuelos”

Deseemos que  en este presente tan completo de formación no le falten oportunidad de mostrarnos  el talento innato que tiene Julián, después de ver su trabajo tanto fotográfico con  publicitario como Ultravioleta Paco Rabane, Ángel Schllesser, Airberlin, Elvive,  carteles como la película “La llave de la locura”, o la obra de “Oliver Twis”; en videoclip o en la gran pantalla con cortometrajes llenos de consciencia social sobre temas que lo requieren. Estaremos esperando para ver siempre tu trabajo.