JAIME PARRA

La idea era conseguir una imagen de peregrinaje, y una idea minimalista que te trasladara a primera vista a Caravaca, por ello he desarrollado un poco más en panorámica los monumentos como el castillo, la plaza de toros y la torre de la Parroquía, formando una línea que pueda dar la vuelta a la botella”.


Quien así habla es Ana María Vacas Martínez-Blasco, diseñadora del etiquetado de la cerveza artesana Jubilosa, la última hija de la empresa caravaqueña Cañonita.
Jubilosa es una cerveza artesana estilo “Hefeweizen”, suave pero con un marcado carácter, elaborada a partir de malta de trigo, levadura y lúpulos alemanes, siendo Agua del Cantalar su ingrediente estrella. Las características especiales de sus minerales, como el litio o el potasio, además de su equilibrada mineralización, hace que potencie los sabores a pan, clavo, levadura, plátano y cítricos, característicos en este estilo de cerveza. A la vista tiene un color dorado y es turbia acorde al estilo, con una corona de espuma blanca de burbujas compactas y de excelente retención.
La empresa caravaqueña ha fabricado solo dos mil unidades de esta “Edición Limitada”, que en palabras de José Carlos Gozalbes, uno de los representantes de Cañonita, “queríamos hacer una cerveza que estuviera a la altura del Año Jubilar de Caravaca de la Cruz. Para ello tenía que tener un matiz de exclusividad. Lanzamos 2.000 tercios con este diseño especial “Praga 33” un estilo muy particular y que no volveremos a distribuir.”.