MANUELA SEVILLA ARNAO

“Cuando salí de mi pueblo

 del pueblo de Calasparra,

yo que embarqué cierto día

Ay madre de mi vida

a tierra muy lejana”.

Juanito El Mejorano nació en 1923 entre coplas y guitarras, pues su padre, Juan El Crillas, era cantante aficionado y en su bar situado primero junto a la Posada y después en los bajos del edifico de Banesto, ya derruido, siempre había chatos de vino y alegría.

Juan desde pequeño cantaba, al igual que sus cinco hermanos, y por el bar siempre pasaron los grandes del cante jondo: Farina, Pepe Pinto, Antonio Molina… y allí fue puliendo su voz y su destino. Corria el año 1948 cuando hubo en Calasparra un acontecimiento importante: actuaron Manolo Caracol y Lola Flores en la plaza de toros con su espectáculo ZAMBRA que por aquellos años llevaban de gira por España. La actuación fue un único día pero la pareja estuvo dos días con sus dos noches encerrados en el Bar El Crillas, en el sótano, al que se accedía al fondo del bar y que solo las personas mayores recordarán, allí tuvieron su particular zambra (fiesta de origen morisco), acompañados de todos los amantes de la copla del pueblo y de los alrededores, tal vez allí Juanito fraguó su deseo de hacerse cantante profesional. Era y es la Región de Murcia cuna del cante jondo y flamenco, y Calasparra, con la proximidad de las Minas de Gilico, lugar donde se oían los cantes de los mineros, muchos de ellos de la zona de Almería y que recorrían los circuitos mineros con la Minas de la Unión, propagando sus cantes.

Era la España de los concursos, sobre todo radiofónicos, donde se presentaban los artistas noveles con la esperanza de ganar y saltar a la fama, pero no como los actuales concursos de voz: en los de aquella época estaba el deseo de salir de la pobreza de la España de posguerra y buscarse un modo de subsistencia. Grandes artistas salieron de estos concursos como Joselito, Marisol y el propio Caracol, que se presentó al Concurso de Cante Jondo de 1922, organizado por Manuel de Falla y García Lorca en La Alhambra, para dar a conocer el flamenco fuera de Andalucía, siendo premiado en la categoría infantil con 13 años.

En el año 1949 Juanito El Mejorano se presentó a un concurso de artistas noveles organizado por la Cofradía de Nuestro Señor Resucitado de Murcia en el Teatro Circo, pero no fue hasta que, realizando el servicio militar en Valencia, se presenta al concurso Decida Usted organizado por Radio Nacional de España, en el que quedó en segundo lugar, y a partir de aquí le llovieron los contratos para actuar dentro y fuera de la región (la anécdota de aquella época es que llegó a actuar en tres locales diferentes la misma noche).

En esta primera época se llamaba Juanito El soldado, ya que actuaba vestido de militar, pero a su representante no le gusta el nombre y se lo cambia por El Mejorano, influenciado por el éxito de una bailaora muy famosa de esta época Rosa Monge La Mejorana y también por el éxito de la canción Un ramito de mejorana de Juanito Valderrama.

Lo llaman de Buenos Aires, contratandolo por todo el país, donde tuvo mucha popularidad y aprendió a cantar tangos, de allí se marcha a otros países de América como Chile, Uruguay, Brasil, etc.

Estando en Argentina recibe la visita de un cantante español , no solo español, sino murciano, de Moratalla: Juan García Guirao, gran tenor afincado en Argentina y con el que hace amistad. Tras dos años de éxito se vuelve a España donde forma parte de los Circuitos Saavedra, empresa que se dedicaba a llevar espectáculos por toda España, actuando en teatros, salas de fiestas, plazas de toros y los teatros portátiles de finales de los 50, como el Cirujeda, Olimpia, Price, El Argentino y el famoso teatro chino de Manolita Chen. Es en esta época cuando comienza un gran guitarrista Antonio El Piñana hijo, con 17 años acompañando con la guitarra al Mejorano durante el mes que está el Teatro Argentino en Cartagena, realizando su debut profesional.

Forma compañía junto a su mujer Encarna Morales cantaora sevillana y recorren España, Portugal, Sur de Francia y el Protectorado Español de Marruecos,donde había mucha afición por el cante jondo llegando a ser mejor pagados que cuando actuaban en la península, teniendo mucho éxito con un espectáculo titulado “Las locas del twist”, pues El Mejorano fue el precursor del FLAMENCO-TWIST muy de moda en estos años el twist y que los españoles adaptamos a nuestro peculiar carácter. A lo largo de su carrera trabajó con los grandes del cante y le unía una gran amistad a Juanito Valderrama y Dolores Abril con los que actuó en diversas ocasiones.

Grabó cuarenta y dos discos primero con la compañía Columbia y después con la firma Belter, en ellos canta canciones de otros artistas pero también suyas destacando siempre los temas de su tierra: “De Calasparra soy”, “El santo de mi maere”, “Romance a mis padres”, “Camino del Santuario”… Otros discos de tangos.”Romance de Carlos Gardel”, “Un trago mas”, “Silencio”… Dos temas dedicados a su gran amigo El Cordobés: “El valiente Cordobés” y “Retírate Cordobés”.

Se asoció antes de fallecer con otro cantaor murciano Paquito de Jerez que, pese al nombre, era de Lorca. Distintos en el estilo de cantar, pero complementarios en el escenario; después de fallecer Juanito, su amigo le dedicó una canción “Al Mejorano”, donde destaca su filosofía de la vida, como el mismo decía en el titulo de su canción “Venga vino y alegrías”. Debido a su gran popularidad, un torero de Hellín, Ángel Flores Marín, se apodó El Mejorano. Y por su afición a los toros existe una peña taurina de Albacete que lleva su nombre y que todos los años viene a los encierros y visita el bar en procesión obligada.

Falleció el 15 de enero de 1969, regresaba de Barcelona donde había grabado, pasó por Calasparra y llegó a su casa de Sevilla donde sufrió un derrame cerebral, muriendo a los 45 años. Ya no pudo escuchar sus últimos discos ni formalizar las propuestas de dos películas con Filmax.

En Calasparra siempre es recordado en el bar de su familia, El Mejorano- Bar Crillas, también el Ayuntamiento le dedicó una calle, y el festival de jóvenes flamencos lleva su nombre, aunque en estos tiempos de presupuestos escasos, no se celebra, pero que había ganado un prestigio nacional. Este concurso recoge la tradición que había de cantar flamenco en la noche de la fiesta de los santos San Abdón y San Senén y que el propio Juan Crillas organizaba.

Terminamos con la letra de una copla:

“Existe en mi bello pueblo chiquito de Calasparra

una imagen que yo adoro, mi Virgen de la Esperanza.

Día 7 de septiembre, cuando la noche se asoma

todo el pueblo se dirige a adorar a su patrona”

NOTA: Informacion y fotografía cedida por Tomás López Alvarez