ANA ISABEL MARTÍNEZ

Esta semana entrevistamos a una persona a la que le tengo mucho cariño, ella es la presidenta del colectivo “Calasparra se mueve”.

¿Ah, pero no sabéis de quién hablo?

 Pues os la presento ahora mismo:

 ¿Cómo te llamas? Me llamo Juana Moya y soy de Calasparra.

¿A qué te dedicas? Antes trabajaba en un estudio de arquitectura pero en el 2015 me diagnosticaron cáncer de mama y a raíz de la enfermedad me jubilaron.  Así que ahora tengo mucho tiempo libre para hacer las cosas que realmente me gustan.

¿Cuál es tu puesto en la Asociación? Yo soy la presidenta, pero en realidad soy una más del colectivo, somos un gran equipo.  

Todos tenemos un hobby, ¿cuál es el tuyo?  Yo tengo muchísimos hobbies. Me encanta la lectura, el cine, escuchar música… Pero lo que más me gusta de todo es hacer teatro. De hecho estoy en varios grupos de teatro. Actualmente estamos representando con el grupo “Animateatro” la obra “El Síndrome de Beefeater” para recaudar fondos para la investigación del cáncer.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? Hablar con la gente,reunirme con los amigos o con las personas que me necesitan que están pasando por un mal momento… Pero sobre todo lo que más me gusta hacer en mi tiempo libre es ayudar.

 Cuéntanos sobre el colectivo

 ¿Cómo surgió la idea de hacer el colectivo de “Calasparra Se mueve”? Surgió en un grupo que teníamos de aerobic, allí sentimos la necesidad de hacer algo para poder contribuir a la lucha contra el cáncer y comenzamos a hacer cosas para recaudar dinero, más tarde se fue incorporando gente nueva y cada vez fue tomando más fuerza el colectivo.

¿Cuántos años lleva el colectivo funcionando? Unos siete años

¿Cuántos miembros del colectivo sois en total? Ahora mismo somos  doce personas. Aunque tengo que decir que hay mucha gente que aunque no está dentro del colectivo sí que colabora con nosotras en todo lo que pueden. Nos ayudan a vender calendarios, a pedir donativos, a darnos ideas….

¿Qué tipo de cosas hacéis para que este colectivo funcione así de bien? Pues hacemos muchísimas cosas: vendemos productos en los mercados semanales, hacemos un calendario solidario anual, pedimos donativos a empresas, bancos, particulares…. Pero lo mejor que hacemos es afrontar todo con actitud positiva  y ayudar en todo lo que podemos a quien lo necesita.

Sobre el covid 19

 ¿Cómo te sientes tú con todo lo que está pasando del covid 19? Triste, me parece mentira, no me gusta cómo nos ha cambiado la vida,  en Marzo apareció el covid y paralizó toda nuestra actividad.

Nos privó de libertad, de no poder hacer lo que deseábamos, de no poder salir, de no poder compartir… Es una situación que yo creo que a todo el mundo nos ha afectado y nos ha enseñado a ser mejores personas y a valorar lo que tenemos, por lo menos eso espero. No sé cómo vamos a aguantar sin darnos esos besos y esos abrazos que a veces dicen tantas cosas.

¿Cómo le afecta a las personas con esta enfermedad (cáncer)? Precisamente por ser de alto riesgo tenemos que tener más cuidado que el resto de la gente. Los que hemos tenido que seguir con tratamientos oncológicos íbamos al hospital con verdadero pánico. La verdad es que lo llevamos con un poco más de miedo creo yo que la gente que no tiene ninguna enfermedad.

¿Cómo os surgió la idea de hacer mascarillas? La verdad es que  a nosotros no nos surgió la idea directamente. Fue que me mandó un WhatsApp mi oncóloga desde el Hospital Morales Meseguer pidiéndome por favor que si podíamos hacer mascarillas porque necesitaban. Entonces yo lo consulté aquí con nuestra alcaldesa y vimos la posibilidad de poder hacerlo. El ayuntamiento puso a nuestra disposición protección civil y ellos fueron los que se encargaron de ir a recoger telas que donó otra gente de Calasparra y repartirlas. Entonces las mujeres se pusieron a hacer mascarillas, para los sitios que lo demandaban. Pero las mujeres las hacían y protección civil se encargaban de repartirlas. Así que en realidad el mérito no es nuestro.

¿Qué consejo le darías a las personas sobre esta situación? Pues yo siempre digo que hay que tirar siempre hacia delante con positividad e intentando ayudar a los demás. Espero que esta experiencia tan dura que hemos pasado nos ayude a ser mejores personas y a darnos cuenta de que hay que disfrutar cada momento de la vida porque no sabemos qué puede pasar mañana. Ahora somos conscientes de que toda nuestra vida puede cambiar de un día para otro.