Ya en la calle el nº 1052

Juan Ramón Calero: “Me indigna que algunos dirigentes políticos inciten al radicalismo”

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Mientras Juan Ramón Calero García ejercía de anfitrión en el remodelado salón de actos del centro cultural Las Claras, los empleados de la Fundación Cajamurcia se afanaban en disponer de más sillas al superar el número de asistentes todas las expectativas.

Acompañado por su hijo, el abogado Juan Ramón Calero García, el editor de Gollarín Francisco Marín y el médico Gabriel Motos Lajara, Juan Ramón fue desgranando anécdotas de su larga etapa política que recoge en “Memoria selectiva. Algunos recuerdos de la política”.

Rodeado de amigos, al concluir la presentación muchos de ellos quisieron compartir con el resto de los presentes algún recuerdo o anécdota con Juan Ramón Calero. Fue el caso de las populares Pilar Barreiro y Adela Martínez-Cachá o del socialista José Salvador Fuentes Zorita.

También intervino el secretario general de los socialistas murcianos, Pepe Vélez, que emplazó a Juan Ramón Calero a quedar para charlar largo y tendido. Del gobierno regional acudió el consejero Marcos Ortuño. Y a los políticos en activo como el Consejero de Presidencia o el secretario general del PSOE lo que les pidió Juan Ramón, en un discurso que mezclaba con habilidad pasado y presente, en estos tiempos populistas, fue “moderación”, una palabra que repitió varias veces como clave del éxito de la Transición y los primeros años de democracia, tiempo que él vivió en primera persona.

¿Por qué decide escribir sus memorias?

Hay una razón vital, y es que voy a cumplir 77 años en junio. Cuando en el año 2007 murió mi madre -mi padre había muerto veinte años antes-, me tocó ordenar los papeles de mi padre y encontré documentos del año 40, del año 36, muy importantes para explicar su biografía. Y me hubiera gustado que mi padre hubiera escrito unas memorias. Tengo tres hijos, y quería que mis nietos supieran lo que su abuelo hizo en su vida. Y esa fue una razón: que la familia y algunos amigos vean el punto de vista tuyo del tiempo y del ambiente que te ha tocado vivir.

También es autor de una novela.

Cuando me jubilé empecé a desarrollar una vieja vocación de escritor y escribí una novela “La sombra que habita en nosotros”, que publiqué en el año 2020.

Cuenta la vida de dos familias, una de derechas y otra de izquierdas, de 1914 a 1975. Meses antes de que muriera Franco, termina la novela.

Quería hacer una especie de reflejo histórico de mi época a través de unos personajes, pero me sentí incapaz de escribir el siguiente episodio nacional porque ya tenía que hablar en primera persona, ya que a partir del año 75 empecé a participar en la vida pública.

Estas memorias por lo tanto significan un intento de decir “a partir de ahora ya puedo escribir lo que quiera sobre esta época”. Liberado, puedo escribir de personajes de ficción que vivan en esa época y hagan más amena la lectura. He escrito muchas cosas relacionadas con mi profesión. Pero a mí lo que más me divierte es escribir novelas.

¿Piensa ya en su siguiente libro?

Aún es muy prematuro. Pero sí, estoy pensándolo. Precisamente porque puedo empezar en el 75 esa novela desde la perspectiva del 2024. Son personajes que están implicados en la vida pública y unos se mantienen bien, otros se corrompen.  Incluso hay crímenes por medio, pero algo que sea divertido, porque yo no quiero abrumar a la gente, aunque sí que al mismo tiempo refleje lo que ha sido la España en este tiempo.

¿Cómo vivió el día de su presentación rodeado de familiares y de amigos?

Fue un día muy emocionante, porque yo no sabía que iba a ir tanta gente. Cuando se llena un salón de ese tipo, piensas en lo siguiente. Primero, se trata de un libro que habla de una persona que va a cumplir 77 años y que fue aniquilado de la política hace más de treinta. Cuando empecé a oír las intervenciones, me dije a mí mismo: “esto es todo lo que se va a decir en mi funeral”, porque tan bien de una persona no se habla cuando está vivo, se habla cuando ya se ha muerto.

La vejez y la muerte las tengo asumidas, lo que no tengo asumido es la dependencia, causarle molestias a lo demás. Eso no me gustaría. Preferiría morirme antes.

Quienes compraban su libro, lo abrían primero por el índice onomástico, ¿cómo decide quién va a aparecer citado y quién no en sus memorias?

En el índice onomástico están todos los que cito a lo largo del libro.

Pero hay personas de quienes habla, pero sin citarlas.

Decidí que hay personas a las que no merece la pena inmortalizar, aunque sea una inmortalidad relativa. Solamente he puesto nombres y apellidos a las personas que de verdad intervinieron decisivamente en mi caída política. Los enemigos que tenía Murcia no los he citado por sus nombres y apellidos, porque eran gente molesta, conspirando, malmetiendo, pero no fueron determinantes en mi caída.

Manuel Fraga, José María Aznar, Paco Álvarez Cascos y Arturo García Tizón hicieron que no pudiera seguir en política. Yo en el año 89 tendría que haberme ido a casa, porque le dije a Fraga: “mentiroso” en público.Pero aguanté hasta el 93, cuatro años, lo cual era bastante notable, porque tenía el apoyo de las bases del partido. En el 93 ya le dijeron a la gente: “el que esté con Calero está contra Aznar. Y si queréis tener carrera política tenéis que dejarlo. Y en el congreso del partido me quedé en el 43% a pesar de las presiones. Tuve una salida estética del partido.

En las primeras páginas sobresale la figura de su padre a quien no le hizo caso cuando le pidió que no se involucrara en política.

Mi padre me dijo que no me metiera en política, pero no podía. Él no se creía en serio que yo fuera a seguir su consejo, porque toda su vida estuvo hablándome de política. Él me mandó a formarme en Francia, y estuve en París dos veranos con la tontuna esa de estudiar francés, pero mi padre lo que quería es que conociera gente, que conociera mundo. Me decía: “tienes que aprender que hay algo más allá de la Venta del Olivo”.

Además, la profesión mía de abogado del Estado predispone a meterse en política. Estudiamos mucho derecho constitucional y estudiamos mucho derecho administrativo, que es el control del poder, lo que intenta esa creación cultural, que es el derecho, es evitar los abusos de poder en todos los ámbitos.

Usted votó a Adolfo Suarez en las primeras elecciones, pero ya desde las primeras páginas deja claro que no le acababa de convencer.

No, pero no podía votar en la Alianza Popular, porque Alianza Popular entonces era el franquismo sociológico. Luego Fraga me propuso que me afiliara. Había un montón de gente, pero no fundaban un partido, fundaban plataformas electorales. Y Fraga sí tenía intención de constituir un partido, como yo entendía que debe ser un partido, que era una organización integradora de la gente que tuviera un pensamiento político común, o sea, una asociación de personas unidas por unas afinidades ideológicas y que se extendiera a la última aldea de España.

Mi tesis sobre la construcción de la derecha española, que es un libro que presentó Fraga en el año 84, es que los grandes pilares del estado del bienestar: la educación pública, la sanidad pública, el sistema de pensiones… y ahora ya la dependencia y el ecologismo no son bandera ya del partido socialista, es una bandera de la derecha también.

El centro no existe, es un punto en el que converge la moderación de la izquierda y la moderación de la derecha. Entonces, de centro es el PSOE y debe ser el PP, si no hay demasiados tirones de Ayuso o de la de Sumar, que son las que tiran para los extremos.

¿Cómo ve al Partido Popular en la actualidad?

Me indigna que algunos de los dirigentes actuales de algunos partidos, por ejemplo, del Partido Popular inciten a la gente al radicalismo. El partido que construimos era para convivir unos con otros. Mis discrepancias ya empezaron con Aznar. Cuando yo era portavoz del grupo parlamentario en el Congreso, teníamos unos temas que eran tabúes, que no lo podíamos tocar. El terrorismo y la política exterior, por ejemplo. El terrorismo era una cuestión de Estado y nosotros apoyábamos al Gobierno siempre. Y no utilizábamos el terrorismo como arma electoral. Y la política exterior tampoco.

Juan Ramón Calero: "Me indigna que algunos dirigentes políticos inciten al radicalismo"
Juan Ramón Calero durante la entrevista

Tanto en sus memorias como en la presentación del libro, critica que durante la Transición no quedara definido el Estado de las Autonomías.

El estado de las autonomías, tal y como está actualmente, es ingobernable. Yo no estoy en contra del Estado de las autonomías. Pero el estado del bienestar, que es lo que de verdad cimenta nuestra constitución como estado social y democrático de derecho, es muy caro. A lo mejor no nos podemos permitir el lujo en el futuro de tener estado del bienestar y el actual estado autonómico. Quizás el Estado debería recuperar las competencias en sanidad, educación y justicia.

¿Por qué eligió Gollarín como editorial para publicar sus memorias?

Por mi respeto y por mi amistad con Paco Marín. Y porque he apreciado la calidad de sus ediciones. Cuando le dije a Paco, “éstas son mis memorias” y le di el manuscrito, me respondió que las publicaba. Le insistí en que las leyera antes y parece que le gustaron y que está contento de haberlas publicado. Yo desde luego estoy muy contento con la editorial.

Cuando aparece el libro por primera vez y lo ves, es como el nacimiento de una criatura, pero a partir de eso ya no le pertenece. Un libro, decía Tolstoi, solo se desaparece de la cabeza cuando desaparece de tu escritorio.

Puedes ver la entrevista completa en vídeo:

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco