MARÍA DOLORES MUÑOZ/ALCALDESA DE BULLAS

Durante mucho tiempo nos negamos a pensar que algún día escribiríamos unas palabras de esta naturaleza para nuestro compañero Juan, nuestro Juan. Nunca imaginas que algo así tengas que hacerlo por alguien a quien quieres.

Hemos compartido gestión y muchas horas de trabajo con él, pues ha sido nuestro concejal de Obras Públicas, Infraestructuras y Servicios Públicos Municipales, además de Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Bullas. También gestionó las áreas de Bienestar Animal, Agricultura y Medio Ambiente durante la legislatura anterior.

Seis años de gestión y de compromiso en el gobierno del municipio, que constituyen un legado imborrable, fruto de su abnegada vocación de servicio público.

Esa vocación, precisamente, fue la que le llevó durante años a dedicar parte de su tiempo a dinamizar la vida de su entorno, participando en la asociación vecinal AVEBAC, de la que fue un pilar fundamental, al igual que del Club Balonmano Bullense, siendo uno de sus pioneros artífices. Siempre convencido de que avanzamos cuando todos ponemos de nuestra parte, ha formado parte activa de nuestra comunidad, poniendo su granito de arena para mejorar la vida social de Bullas. Muestra de ello es la absoluta dedicación que, con total generosidad, practicó durante los últimos años de su vida en sus responsabilidades municipal.

Pero han sido precisamente sus características humanas las que han hecho que fuese un concejal completo. Optimista, valiente y dialogante. Eran cualidades que lo hacían atractivo en una lista electoral, necesario en el trabajo diario e inolvidable para todos los que hemos estado con él. Juan era, es y será un ejemplo y estará siempre en nuestra memoria.

Estos seis años han sido intensos en toda la extensión de la palabra. Intensos en preocupaciones, en planes, en trabajo duro, en compromiso, en responsabilidad, en ilusión y también en satisfacción. Juan ha vivido cada emoción hasta sus últimas consecuencias. Todo eso nos ha convertido en una familia. Familia que se trata con lealtad, con respeto, con cariño, con honestidad. Y todo eso lo hemos vivido con Juan. Hemos conseguido que sea una parte del motor de nuestras vidas y que hubiese un objetivo para darle sentido a todos y cada uno de nuestros proyectos.

A pesar de las dificultades Juan se levantaba todos los días con dos objetivos claros: Su familia y su pueblo.

Qué suerte ha tenido nuestro municipio al contar contigo y qué suerte hemos tenido todos de tenerte cerca.

Nos ha dejado demasiado pronto este compañero y amigo. Tenaz y luchador incansable en los proyectos en que se involucraba (hasta el último de sus días), coherente en su forma de vivir y pensar, defendiendo sus ideas con toda la pasión. Hemos conocido a poca gente que defienda sus convicciones con tanto ímpetu. Deja una huella imborrable en muchos proyectos, en muchas ideas y en mucha gente.

Nuestras condolencias hoy, a su familia: su mujer, sus hijos, sus padres, su familia en general, a tantos amigos y a la familia Socialista de Bullas. A todos deja, un vacío irreparable.

Con nosotros siempre Juan.