JAIME PARRA

COAG-IR eligió a finales de septiembre a su nuevo presidente, el caravaqueño José Miguel Marín, que liderará esta organización durante los próximos cuatro años, etapa en la que velará por los intereses de los agricultores y ganaderos de la Región de Murciasobre la base de la ponencia de política agraria que ha aprobado también la Organización en este mismo Congreso.

¿Qué supone para usted acceder a la presidencia de COAG?

Asumir una gran responsabilidad, COAG es una  Organización que representa a miles de familias de agricultores y ganaderos profesionales de la Región de Murcia, con implantación en todo el territorio regional y por tanto con una amplia diversidad de producciones.

¿Qué objetivos se marca?

En primer lugar decir que cuento con un gran equipo, la Comisión Ejecutiva, y que nos proponemos dar un nuevo impulso a la Organización. Reforzar el papel de la mujer, dar protagonismo a los jóvenes y la digitalización del sector, son algunos de nuestros objetivos.

¿Qué implantación tienen en las comarcas del Noroeste y Río Mula?

COAG mantiene afiliados en todos los municipios de la Región. Es una constante para nosotros que los socios tengan cerca alguna de las 20 oficinas que mantenemos en el territorio regional. La oficina de Caravaca es la principal de la Comarca, con siete técnicos y más de 400 explotaciones asociadas, además mantenemos oficinas en Cehegín y Bullas.

¿Cuáles son las principales preocupaciones de agricultores y ganaderos en la región?

El sector agrario se enfrenta a retos muy importantes en el futuro inmediato, la reforma de la Política Agraria Común, la Directiva Marco del Agua, la Estrategia Comunitaria de la Granja a la Mesa, son algunos de éstos retos, que sin duda traerán cambios estructurales a  los sectores agrícola y ganadero.

Además estamos inmersos en una escalada de costes de producción que de continuar en el tiempo, pondrá al tejido productivo en una difícil situación.

¿Qué le piden al Ministerio y a la Consejería de Agricultura?

Son muchos los aspectos que están en pleno debate, la reforma de la Pac, de terminar como está planteada en cuanto a las ayudas directas,  traerá un mal resultado para los secanos de la Región de Murcia , así como para  la ganadería extensiva. Por tanto pedimos que se destinen las políticas de desarrollo rural a éstos sectores. Por otra parte, y por la gran afección a las producciones de regadío, solicitamos el eficaz cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, y más concretamente en lo referente a la prohibición de la venta a pérdidas.

¿Valora el consumidor el papel de los agricultores y ganaderos murcianos, sobre todo a raíz de la pandemia?

Nuestra impresión es que sí, el productor y el consumidor es un binomio muy sólido, entre ambos se encuentra el mercado mayorista y la distribución, pero desde COAG siempre hemos mantenido una excelente relación con los consumidores y sus Asociaciones.

¿Qué expectativas tienen para 2022?

Estamos obligados a ser optimistas, no se deben lanzar mensajes negativos a la sociedad, esperemos que la situación de los costes de producción sea algo coyuntural, que los mercados vuelvan a estabilizarse, y por supuesto que la climatología nos trate bien.