JAIME PARRA

José Martínez Nuñez, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arroz de Calasparra, ha querido darle un impulso a la misma desde que en diciembre asumió el cargo, haciendo en la última semana de anfitrión en la reunión de las distintas denominaciones de origen e invitando al Consejero de Agricultura a conocer en Calasparra la problemática del arroz.

¿Qué objetivos se ha marcado?

El mantenimiento y el control de la calidad del arroz de Calasparra en sus dos variedades y la promoción. Y sobre todo intentar que el agricultor, que al final es el creador de todo esto, también obtenga sus resultados económicos. Sabemos del sufrimiento del agricultor en cualquier ámbito y este no es uno menos. Los rendimientos de nuestras variedades están bajando año a año, aunque sí que es cierto que tiene una calidad extraordinaria.

En esta primera etapa, enfocaremos todo desde el punto de vista del agricultor para motivarlo a sembrar y para que esos rendimientos se vean aumentados.

¿Por qué decide presentarse al cargo?

Hay un vínculo familiar, mis abuelos eran arroceros, mi padre tenía una pequeña parcela de arroz…; y después los contactos en la propia sociedad también me motivaron para que asumiera la responsabilidad de la presidencia. Se buscaba nuevo presidente tras la jubilación de Antonio. Y me ilusionaba aportar mi grano de arena para el proyecto más bonito del municipio.

¿Qué es para Calasparra su arroz?

Calasparra sin arroz no sería nada. Está desde 1608 en el municipio, al principio se cultivaba para sobrevivir pero con el tiempo se ha convertido en la identidad del municipio. Si Calasparra es conocida en cualquier punto del país es por la calidad de su arroz.

Recientemente tuvieron una reunión con las otras Denominaciones de Origen de la región.

Fue aquí en el Santuario. Queremos ir de la mano. No competiremos nunca por volumen pero sí por calidad; nuestros productos son de cercanía, asientan al ciudadano en su territorio, permiten que no se produzca la despoblación. Las denominaciones de origen Murcia han sido unas grandes olvidadas y son señas de identidad de la región. Queremos protagonismo, que la sociedad conozca nuestros productos: los vinos, la pera, el pimentón, el queso al vino y el arroz de Calasparra.

Estamos en Origen España y aprovechando la capitalidad gastronómica de Murcia haremos acciones conjuntas. Ya hemos tenido una reunión en el Ayuntamiento de Murcia y haremos actividades tanto en la capital como en los municpiios, de tal forma que acerquemos a la sociedad las denominaciones.

¿Sus problemas son comunes?

Cada denominación de origen tiene una idiosincrasia propia , el queso por ejemplo está en un brete porque sus exportaciones están en Estados Unidos y habrá nuevos aranceles.

Pero sí hay problemas comunes, pocas producciones, pocos recursos económicos, porque no competimos por marca, necesitamos a las administraciones -el ministerio, las consejerías, el Ayuntamiento que a nosotros siempre nos apoya, y tenemos que ser más inclusivos en la sociedad, incidir en ella para que valoren en un momento que se cuida todo lo positivo de consumir con un sello de calidad España.

También se reunieron recientemente con el Consejero de Agricultura.

Le expusimos los retos y la problemática actual del arroz. La reunión creo que fue muy interesante, pudo palpar lo que vive el sector. Con el respeto a todos los agricultores de la región, el arroz de esta calidad solo se puede cultivar en Calasparra y lleva la imagen de la región a todos los lugares del mundo.

Hicimos tres peticiones: la primera, una iniciativa con la que ya colaboró la administración el año pasado, el mantenimiento de una subvención para combatir una plaga. Solicitamos que, dado las bjadas de rendimiento y de que a pesar de que lo mucho que hemos debatido no hemos dado con la tecla, que a través del IMIDA se organizara un grupo de técnico que pueda hace un seguimiento de la siembra a la recogida para saber por qué se produce la bajada. Es un programa ambicioso, para tres o cuatro años, para sacar una serie de conclusiones para atajar la problemática de la disminución de rendimiento. El tercero, para que repercuta directamente en el agricultor, es una ayuda a la semilla en este ejercicio 2020, que la semilla no la tenga que costear el agricultor.

Pero nosotros enfocamos la reunion no solo en peticiones, sino que tratamos de trasladarle lo que significa el coto arrocero, una agricultura ancestral y artesana, puesto que hay muy poca mecanización ni fitosanitario, es el único arroz de alta montaña de España. Hablamos de la convivencia de flora y fauna en un espacio único. Con los graves problemas que nos encontramos del Mar Menor, esta agricultura nuestra hay que cuidarla.

¿Cuál fue su primera reacción?

Tendrá que analizarlo, pero la respuesta no fue negativa. Alguna conclusión sacaremos al respecto, si no es así tendremos que decirlo, no quisimos irnos por las ramas, no se trataba de hacer una carta para los reyes magos.

Hay una realidad que necesitamos revertir, ha habido una bajada de casi un millón de kilos del año pasado para este y necesitamos motivar al agricultor. Dado que se siembra en mayo, espero tener respuesta antes del 30 de abril, si no es con nuestras fórmulas con otras que el Gobierno valore.

¿Cómo están resultando las acciones de promoción?

Lo comentábamos con el consejero, el problema del arroz no sería de promoción. La estrella Michelín de Magoga con un plato de arroz de Calasparra; el concurso del mejor arroz del mundo que ganó un chico de Vigo con un arroz de Calasparra, a finales de febrero; la mejor tapa del mundo de una australiana con vínculos en Zaragoza que lo hizo con arroz de Calasparra.

Los grandes chefs nos hacen la mejor promoción. En Madrid Fusión, Estrella de Santa Ana llevó un paparajote de arroz; David de Local de Ensayo también cocinó con arroz y Salva del Borrego hizo un show cooking con arroz macerado en vino de Bullas con una repercusión importante. En la inauguración de Fitur David de Local Ensayo hizo otra show cooking con arroz de Calasparra. La experiencia ha sido muy positivas. Es un producto muy demandado por la alta cocina.

¿Cuántas personas viven del arroz?

En cuanto agricultores unos 250 agricultores,contando Hellín y Moratalla queson partel del coto arrocero de Calasparra. Pero no son solo las personas que viven del arroz, restaurantes, supermercados…, todos se benefician. Está en la economía de la sociedad, existe una feria importantísima que lleva su nombre.

El arroz lo es todo para Calasparra.