Ya en la calle el nº 1052

José Iborra (alcalde de Mula 1995-2007/2011-2015): “El castillo une a todos los muleños, nos une porque es nuestra identidad, yo creo que lo del marqués ya está olvidado”

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

MICAELA FERNÁNDEZ

.- Después de siglos sobre el cerro, un día llegaron hasta Mula sus supuestos herederos a reclamar la propiedad de la fortaleza. El Juzgado de Mula dio la razón a los herederos, la Audiencia Provincial de Murcia se lo devolvió a Mula y finalmente se perdió en el Supremo en Madrid, ¿cómo fue esta situación?

.- Fue una situación muy desagradable porque el peso que recae sobre uno, sobre todo en mi caso que era el acalde de Mula, yo te puedo decir que estuve varios días sin dormir con aquello. Después de tantos años reivindicando el castillo, que lo dábamos como nuestro y cuando teníamos la confianza de que el Tribunal Supremo iba a decidir en favor de Mula como ya había hecho el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, pues fue un jarro de agua fría que nadie se esperaba y, así fue, y nos tuvimos que aguantar. Nadie se lo esperaba, pero así fue la cosa. Después fuimos al Constitucional pero no se admitió recurso desde Estrasburgo.

.- Se habla de un documento que reconocía que eran los propietarios..

.- Fueron dos aspectos determinantes. La prueba testifical que presentaba el Ayuntamiento en su día con personas mayores de 70 años que todos decían que el castillo siempre lo habían conocido como de Mula y que era el castillo de Mula para demostrar que si tenían algún derecho de propiedad había prescrito por ‘usucapión’, el Supremo dijo que era una prueba interesada de parte y, no era ninguna prueba interesada, eran ciudadanos de Mula, y luego la carta de un alcalde que el hombre, en su buena fe, en su intento de que el castillo fuera para Mula le pidieron un dinero y aquella persona decía que si se ajustaba un precio razonable, y el demandante se aprovechó de ello para decir que el Ayuntamiento, el pueblo, daba por hecho que el castillo era de otras personas, que no es así, que realmente no es así porque aquella interpretación que hacía el alcalde no era una interpretación jurídica.

Siempre se ha pensado que el castillo era nuestro, pero hubo un fallo fundamental. El Registro de la Propiedad había quedado destruido en la Guerra Civil y el Ayuntamiento podía haber inscrito un título de propiedad por el uso del castillo que, de hecho, el castillo de Mula aparecía en el libro de patrimonio municipal donde se inscribían todas las propiedades que tenía el Ayuntamiento. Si en aquellos momentos alguien hubiera tenido la picardía o hubiese intuido que nos iban a quitar el castillo, era tan sencillo como tomar un acuerdo de Pleno y decir esto aparece en el libro de patrimonio y pertenece al Ayuntamiento y se inscribe en el Registro, se publican edictos, pasa el tiempo, nadie lo solicita y no hubiese habido ningún problema.

Aunque los herederos sabían que nunca, al menos en los últimos 50 años de esa época, habían ejercido ningún derecho de propiedad se aprovecharon de aquello con la inscripción en el Registro de la Propiedad afirmando que tenían la propiedad quieta y pacífica, aunque no era verdad, y ahí vino el fallo

.- Usted en ese momento era alcalde de Mula, y, aunque los trámites judiciales habían comenzado años antes, ¿qué supuso ver cómo nos quitaban las llaves del castillo?

.- Eso fue muy duro, pero no nos quitaron las llaves porque nunca se atrevieron a recoger las llaves del Ayuntamiento. En ningún momento solicitaron la entrega de la posesión, pero es un golpe muy fuerte, muy duro. Aquella gente sabía que no lo había hecho bien, pero la realidad es que Mula había perdido su castillo. Pedimos opinión a abogados, jueces, procuradores, a muchísima gente para ver qué camino podíamos seguir y no había ningún camino posible. Tuvimos la desgracia de que una niña murió en el castillo y consultamos con los servicios jurídicos que confirmaron que lo mejor era entregar la posesión. Como nadie se hacía cargo de eso presentando escritos desde el Ayuntamiento, un día fuimos al juzgado a hacer entrega de la posesión del castillo. Todavía hoy creo que ninguno de los herederos ha venido a recoger la pesada llave del castillo.

.- ¿Qué hicieron en ese momento?

.- Pues a partir de ese momento lo primero que se perdió fueron las subvenciones para actuar sobre el castillo. Como no podíamos alegar la propiedad, previamente se hacía a través del libro de patrimonio, no podíamos actuar en obras de emergencia, sobre las murallas, talleres de restauración, se acabó. Sólo teníamos el problema gravísimo de que como esa gente no tenía la posesión, si pasaba algo podían reclamarnos los daños, y por eso optamos por entregar la posesión en el juzgado porque ningún propietario quiso hacerse cargo.

.- ¿Cómo un alcalde se presenta a su pueblo y le dice que hemos perdido el castillo?

.- Pues con la cara que se le cae de vergüenza. Hicimos pública la sentencia y convocamos un Pleno Extraordinario. Había que justificarse, que la gente lo supiera y que el pueblo fuera consciente de que si subían allí podía pasarles algo y aquello ya no era del Ayuntamiento. Fue un tiempo muy duro. Con ese Pleno decidimos reivindicar, en el interior del castillo, la propiedad para que toda España supiera lo que había pasado y tuvo su repercusión porque salimos en todos los telediarios de España y en la prensa nacional y alguna internacional que también se hizo eco. Queríamos reivindicar de alguna manera lo que había pasado y, a raíz de aquello se iniciaron conversaciones con parte de la propiedad para poder adquirir el castillo, que en principio eran donaciones, aunque alguno quería dinero. En aquel Pleno decíamos que estábamos dispuestos a defender con las armas igual que hizo el marqués para defenderse del pueblo, el pueblo estaba dispuesto a defenderse del marqués y sus sucesores por las armas. Fue muy emotivo y bonito y todos de forma unánime. Es una experiencia que hay que vivirla.

.- ¿Cuál fue la reacción de los muleños después de perder el castillo?

.- La gente del pueblo estaba muy enfadada lo que pasa es que la difusión en ese momento fue totalmente distinta. No había redes sociales, los canales eran más limitados. Si ese Pleno se celebra ahora, se hubiera liado muy gorda. La gente estaba enfadada y la conversación de la calle era únicamente el castillo.

.- A lo largo de su carrera política ha tenido varios momentos como alcalde. En su primera etapa con la pérdida del castillo y en la última etapa con el inicio de las negociaciones para su adquisición…

.- El inicio de las conversaciones para su recuperación viene como consecuencia de legislaturas anteriores donde la Comunidad Autónoma, siendo presidente Ramón Luis Valcárcel, acordó en Consejo de Gobierno comprar el castillo de Mula y el dinero estuvo presupuestado. No se pudo llevar a efecto esa compra después de muchas negociaciones con los abogados de las familias porque son muchas familias, muchos herederos, creo recordar que cerca de 80 herederos en ese momento, y no se pudo llegar a un acuerdo porque había un incapaz que judicialmente no estaba autorizado, un simple trámite administrativo, por lo que no se pudo hacer. Esto sirvió de base para luego seguir con las negociaciones y, tengo que decir, que hay parte de esa familia que han tenido mucho interés de que el castillo sea de Mula, no todos son malos. La primera fue Doña Maravillas Bertrán de Lis y Pidal, su hija Maravillas Domecq Bertrán de Lis y luego la familia Marañón que fue la primera en entregar su parte, y luego su hermano Gregorio Marañón, que se portaron fenomenal y hablaron con familiares que llegaron hasta Mula para cederle al pueblo su parte del castillo. Ha habido gente con conciencia y gente que hasta el final se ha resistido porque lo que querían era dinero.

.- El castillo es uno de los principales bastiones patrimoniales de Mula, pero ha sido nuestra asignatura pendiente…

.- Mula tiene un valor histórico y cultural muy importante, tenemos muchos monumentos, pero es que el símbolo de Mula es el castillo, está en nuestro escudo. Es el castillo de Mula y eso nadie lo olvida, desde los políticos que han pasado por el Ayuntamiento ni el ciudadano de a pie, eso no lo olvida nadie, y aunque el convento de San Francisco ha costado muchísimo adquirirlo, el castillo es el castillo y es nuestro símbolo de identidad, está en nuestro corazón. Es la identidad de Mula por mucho patrimonio que tengamos.

.- Hablábamos de lo que supuso perder el castillo, pero, ¿qué supuso llegar a Mula con esa primera donación?

.- El sentimiento de perder el castillo, eso no se puede comparar con nada, es muy difícil primero digerirlo tu como alcalde de Mula y luego explicarlo, pero la primera vez que firmé una de las escrituras de la donación de las primeras partes, fue una emoción muy grande. A mí me emocionó mucho la primera que firmé. Para un muleño es muy importante.

.- ¿Cree que se conseguirá la titularidad total del castillo?

.- Estoy totalmente seguro de que sí. Tardará más o menos tiempo, pero al final tiene que llegar. El problema es que nosotros nunca pudimos hacer lo que habíamos planteado y pensado, porque si hubiésemos podido ponerle impuestos al castillo, otro gallo nos hubiera cantando, pero, al ser un Bien de Interés Cultural no podíamos hacerlo. Decíamos esto es un lujo, una familia que tiene un castillo y que encima se lo estoy manteniendo lo tendrá que pagar, pero no pudimos hacerlo. Intentamos aplicar la ley de Patrimonio y se llegó a abrir expediente, unos contestaron, otros no, caducó por el tiempo y se volvió a abrir otro… El tiempo siempre ha estado en nuestra contra, cosas que se podían haber hecho pero la administración no ha sido ágil a la hora de tramitar esto, y eso que hemos puesto empeño, pero siempre hemos chocado contra el muro.

.- ¿Qué es para usted como muleño el castillo de mula?

.- Para la gente de mi edad y mayores que yo, el castillo, además del símbolo de Mula y que siempre hemos tenido como nuestro ha sido nuestro patio de juegos, allí íbamos a jugar, a hacer nuestras batallas entre barrios, a tirarnos piedras, y conforme vas siendo más mayor te das cuenta de la importancia que tiene. Llegas a la política y como alcalde de Mula, la importancia, además de los recuerdos de la infancia y los recuerdos históricos y te hayan contado sobre el castillo, realmente ya es como una responsabilidad tuya y eso es muy importante. Siempre he tenido mucho cariño al castillo, he jugado, lo he conocido y a raíz de aquel Pleno para mí ha sido una cosa distinta, lo he visto con otros ojos, y así lo sigo viendo.

.- Durante su última etapa como alcalde ha sido la temporada que más candados se ha puesto a las puertas del castillo…

.- La irresponsabilidad de las personas es difícil de valorar. En el castillo, cuando se arreglaba la puerta, se ha cambiado en infinidad de ocasiones, se han cambiado cerraduras, se han hecho mil cosas, se llegó hasta a tabicar. El puente de obra que daba acceso al castillo se rompió y, aun así, seguían haciendo actos vandálicos. Con un añadido que es que la responsabilidad era del Ayuntamiento y si además de los actos vandálicos, porque tú no te imaginas lo bien que estaba el castillo, y cómo podemos llegar a esa degradación, pintadas por dentro, llevarse piedras, ensuciar, romper, estar el castillo restaurado y después hacer barbaridades, romper las pasarelas de una torre a otra… disparates que piensas cómo puede haber gente que haga esto tanto de Mula como de fuera de ella. Hubo una época, no sé si era por inconformismo, pero aquello fue de pena y se llenaba de porquería el castillo y después vinieron las pintadas. Había una en la fachada de delante, no recuerdo el nombre, pero decía fulana ‘te quiero’. Estabas en la puerta del Ayuntamiento y desde abajo veías fulana ‘te quiero’… y porque el Ayuntamiento ha actuado, recuerdo a personas como Cayetano que él sabrá los viajes que echó al castillo. Hay mucha gente que ha luchado y ha trabajado mucho por el castillo.

.- ¿Qué suponen los quinientos años de este edificio?

.- El castillo era una fortaleza según la historia y luego el marqués lo rehízo para defenderse del pueblo por las subidas de impuestos pero, cualquier muleño que se precie ha olvidado esa historia. El castillo estaría por lo que fuera, pero todos hemos mirado el castillo como nuestro, como el castillo de Mula y como nuestra identidad como muleños. ¿Qué seríamos sin castillo? Cuando nos acercábamos a Mula estábamos deseando llegar a La Puebla para ver el castillo, si era de noche iluminado y si era de día el castillo, y eso, muchos muleños lo tenemos como sentimiento y lo llevamos dentro. El castillo une a todos los muleños, nos une a todos porque es nuestra identidad, ahora y de nuestros padres, nuestros abuelos… yo creo que lo del marqués está olvidado y que el castillo es de Mula.

 

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco