JAIME PARRA

No ha sido este un año fácil para ocupar un cargo institucional, menos si este requiere un contacto directo con los vecinos para conocer mejor sus preocupaciones. Pero José Francisco García asegura que en ningún momento se ha arrepentido de presentarse para Alcalde.

“En política no hay cargo más bonito que ser alcalde, Nos hemos encontrado muchísimos problemas enquistados que hay que ir solventando para transformarlo en un ayuntamiento moderno que ayude a solucionar la vida de los vecinos, porque ésta es la casa de todos”.

Por fortuna, el final del año de la pandemia ha terminado con dos noticias de gran relevancia para los caravaqueños y por las que se conocerán sus años de mandato: la elección de los Caballos del Vino como Patrimonio Inmaterial de la Umanidad por parte de la Unesco y la compra del convento de San José por la Comunidad Autónoma.

¿Qué supone para Caravaca el nombramiento de la UNESCO?

Es un reconocimiento de los valores que surgen de la fiesta, del pueblo, elevándolos a universales. Pero tenemos que ir más allá, somos la quinta ciudad santa, tenemos unas fiestas declaradas de interés turístico internacional y todo eso lo tenemos que transformar en oportunidades económicas para los caravaqueños.

¿Han tenido que aparcar muchos proyectos por culpa de la pandemia?

Aparcar, no, algunos los hemos postergado, pero nuestro compromiso es realizarlos, para ello utilizamos todas las herramientas que tenemos a mano, como los Fondos Europeos para los que hemos presentado proyectos valorados en torno a los cien millones; hemos llamado a todas las puertas de la Comunidad Autónoma, que han entendido perfectamente que hay que acabar con el centralismo murciano. Nos hemos servido de leyes como la de Patrimonio para que se arregle la Casa de San Juan de la Cruz, que es privada pero no podiamos consentir que se nos cayera…

Decía que el Gobierno regional había entendido que la región es más que Murcia.

Buena prueba de ello es la compra del convento de San José, que por fin es público, y la decisión del Presidente de convertirlo en el epicentro del próximo Año Santo.

Pero destacaría que por fin se hayan puesto de acuerdo con el Gobierno de Andalucía para reivindicar la necesidad de una autovía que pasara por aquí de camino a Levante. Se ha presentado por ambos gobiernos como un proyecto a realizar con Fondos Europeos.

Descongestionaría el tráfico del centro de Murcia y nos convertiría a nosotros en un nudo logístico que atraería grandes inversiones.

¿Cuentan también con la complicidad del Gobierno de España?

Yo le bajé al Delegado del Gobierno varios proyectos, uno era este que él conoce perfectamente como Alcalde de Calasparra que fue, y le pedí que lo impulsara también desde el Gobierno de España.

También apostó el Gobierno de España por los Caballos del Vino; y tocamos las puertas del Ministerio de Hacienda, quienes al estar incumpliendo cuatro o cinco años sus requisitos, nos decía que teníamos que rebajar nuestro presupuesto municipal en siete millones de euros. Entendieron la seriedad de nuestro compromiso y rebajaron sus condiciones. Pero nos toca pasar unos años difíciles, por eso nos toca como te decía llamar a todas las puertas.

Una de las que no se nos abrió fue la de los incentivos fiscales, que no nos han concedido, algo en lo que el PSOE de Caravaca, con un partido en el Gobierno de su signo y con un delegado del Gobierno de Caravaca podía habernos echado una mano, pero no ha sido así.

¿Qué le pediría a la oposición?

Entiendo lo complejo y desagradecido que es ser oposición porque yo lo he sido. Yo siempre tuve claro que entre colaboración y obstrucción siempre iba a optar por lo primero. Y así se lo planteaba a mis compañeros de partido en el Gobierno regional, porque de lo que se trataba era de lograr mejoras para Caravaca.

Por eso me ha entristecido lo de los incentivos fiscales, podían haberlo logrado y luego vender su gestión. La oposición tiene que ser crítica pero no destructiva.

¿Qué más destacaría en su balance de este 2020?

Nuestros recursos son escasos porque los gobiernos de España siempre han tratado a los ayuntamientos como el hermano pobre, pero somos pobres porque no nos dotan de medios económicos. Sin embargo, los ayuntamientos somos la mejor herramienta para llegar a los ciudadanos, para hacerles la vida más fácil. Y cómo se hace. Pues nosOtros, tras muchos años de abandono en el casco urbano y pedanías, nos hemos centrado en el día a día de los vecinos; en arreglar ese bacheado, las limpiezas de las calles, arreglos de rotondas.

Seguimos con grandes proyectos como las obras en el Castillo con el uno por ciento Cultural; el nuevo Plan de Obras y Servicios de la Comunidad, pero nos hemos centrado en tener una ciudad más habitable y una administración más eficiente y cercana a los caravaqueños.

¿La UCI para el Hospital Comarcal verá la luz en 2021?

Quizá en Sanidad hayamos obtenido la mayor inversión de los últimos años, por encima de los diez millones de euros. Algunas obras ya se están ejecutando, como las del servicio de urgencias. Y otras comenzarán en el primer trimestre de 2021 como la reforma del centro de salud de Caravaca, el más antiguo de la región, y la UCI, que no sé si funcionará como talo como Unidad de Críticos, eso lo tienen que decidir los expertos, pero espero que en el primer semestre de 2021 comenzarán las obras.

Caravaca necesita inversiones en este área porque hace tiempo que no se hacen y ya hemos visto todos la importancia de la sanidad y de la ciencia.

¿Cómo está funcionando el Gobierno entre PP y Ciudadanos?

Es un pacto que no da que hablar porque funciona perfectamnte. No somos dos núcleos diferentes, sino un equipo de Gobierno, a veces molesta en los partidos porque puedes pensar que como partido me falta visibilidad, pero nuestro trabajo como coalición es trabajar por el bien del pueblo, no buscar réditos políticos.

¿Qué le gustaría transmitir a la ciudadanía?

Le daría las gracias por su paciencia y por su entereza durante estos meses. Afrontamos la recta final pero debemos continuar siendo responsables. También que hay que mantener la esperanza en nuetro futuro, juntos crearemos un municipio con muchas más posibilidades y entre todos crearemos oportunidades de empleo para que nuestos hijos no tengan que marcharse. Porque el empleo es a mejor política social.