JAIME PARRA

Caravaca de la Cruz acoge del 15 al 17 de octubre la Feria de Caravaca, un evento en el que el sector de la automoción y la maquinaria agrícola tienen su principal escaparate.

Hablamos con José de la Cruz López, presidente de ASACAR, asociación del sector de la Automoción de Caravaca. Nos cuenta cómo se encuentra actualmente el sector y lo que supone esta Feria.

¿Cómo está siendo el año tras la pandemia?

Pues la verdad que el año iba bien hasta hace un par de meses que empezamos con los problemas de los microchip. Respecto a España, con nivel al año pasado, están bajando las ventas. Posiblemente sea provocado por el tema del chip porque coches hay, pero se ha reducido el catálogo. Es más complicado lanzar un coche a fábrica y, a la hora de elegir, el cliente tiene menos posibilidades.

¿Qué se deriva de esta falta de microchip?

No hay suficientes microchip o semiconductores. La falta de microchip, no sólo en automoción, sino también en otros sectores como el del teléfono móvil, está provocando paros alternativos en algunas fábricas, algunas de ellas incluso por dos meses. Esto está provocando que el catálogo sea menos amplio. Es decir, los fabricantes siguen fabricando pero la flexibilidad que tenían las fábricas anteriormente se ha reducido. Ahora el que quiera comprar un coche nuevo tiene que centrarse en los coches que ya hay fabricados.

Hubo una temporada que tuvieron problemas con los recambios, ¿cómo está la situación respecto a esto actualmente?

Ahora mismo, a lo mejor hay ciertas dificultades en ciertos componentes pero, en taller no hay falta de recambios.

¿Cómo se encuentra la situación respecto a los ‘talleres pirata’?

En nuestro sector es la pelea histórica. Hay mucho aventurero que se atreve a que le toque su coche cualquiera. Ahora mismo hay mucha gente que se está dedicando a mirar coches a pesar de no tener preparación. También tengo que decir que esta situación es muy cambiante según los municipios. En Caravaca podríamos decir que no hay tantos casos pero en otras zonas hay mucha gente que se dedica a reparar los coches debajo de la higuera. Las autoridades están controlando, están saliendo denuncias a través de la FREMM, pero la pelea sigue y es complicada porque en muchos casos son gente que llevan las herramientas en el maletero del coche.

No entiendo como hay gente que se atreve, en un aparato como es el coche, si no va en condiciones y con las situaciones que pueden producirse, que después no tengan miedo de montar a sus familias sin las garantías de una buena reparación. Y al final sale más caro pero la gente va buscando esos clandestinos, creyendo que se ahorra un duro pero, en este sector, la formación es vital.

En cuanto a las ayudas por la adquisición de vehículos, ¿qué es lo realmente beneficiaría a la venta de coches?

En este momento en la Región de Murcia ya tenemos en marcha el Plan Move3 fundamentado principalmente en coches ecológicos, híbridos enchufables o híbridos cien por cien. Nosotros vemos una laguna en esta cuestión y no es otro que el hecho de que todavía quedan coches de baja contaminación que se han quedado fuera sin derecho a subvenciones.

El Gobierno debería ampliar el abanico y, cuando se da de baja un coche de 2008 o 2007 que contamina tres veces más que un coche nuevo, también pudiera acogerse a ayudas. No se consigue la reducción del eléctrico, esta claro, pero sí hay un paso intermedio y con ayudas también para estos casos se conseguiría reducir mucho los niveles de contaminación. Europa y el Gobierno Central están centrados sólamente en apoyar los coches híbridos enchufables y los enchufables cien por cien.

Son temas muy a largo plazo y a los clientes les está generando una indefensión porque la gente se está esperando aunque se llega a hablar de 2033-2035 que es la fecha límite para fabricar coches que no sean eléctricos cien por cien. Paulatinamente acabaremos conduciendo todos coches eléctricos pero, de aquí al 2035 quedan todavía muchos coches por vender.

¿Qué significado tiene para vosotros esta feria?

Somos la asociación de Vendedores de Automóviles y Talleres de Caravaca y desde hace varios años venimos organizando la Feria del Automóvil y Maquinaria Agrícola coincidiendo con las fechas de la Feria de Caravaca. Lo que nosotros intentamos es vender y enseñar el producto.

Queremos reafirmar a Caravaca como centro de la automoción donde hay muchos coches a la venta, donde hay mucho profesional, donde hay concesionarios de todas las marcas y de alguna manera decirle a la gente que estamos aquí, que damos atención al cliente.

Un coche, que lleva 14.000 piezas distintas en algunos casos, tienes que tocarlo, verlo y conducirlo antes de comprarlo, sobre todo si es un coche de segunda mano para tener todas las garantías. Que tengas siempre alguien disponible para atenderte ante cualquier duda.

Por eso, la viabilidad está en acudir a los talleres oficiales y apostar por dar continuidad a los talleres en los pueblos más pequeños.

El sector de la automoción en la comarca del Noroeste genera muchísimos puestos de trabajo, puestos de trabajo sólidos, formados y gente con un futuro seguro, no son puestos esporádicos, son puestos solventes.

¿Cómo se ha organizado la Feria este año?

Mantiene su ubicación habitual desde Dulcinea hasta la plaza de Paco Pim y a partir de ahí está la Feria Agrícola. Vamos a tener eventos organizados por el Ayuntamiento y también vamos a organizar actividades desde la asociación, entre ellas una concentración de coches antiguos.

Me gustaría eso sí insistir mucho que el que quiera coche en la zona del Noroeste en Caravaca tiene traje a su medida y que no crea que lo va a pagar más caro, ni mucho menos, tenemos un sector muy competitivo, muy profesional, llevamos aquí más de 40 años y somos gente que se nos puede tocar, estamos aquí presentes y prestando servicio a la gente.

¿Volveréis a repetir la jornada de puertas abiertas?

La verdad que funcionó y funcionó muy bien. Este año sí queremos repetir una jornada de puertas abiertas pero, nuestro objetivo ahora es apostar por esta feria.