Miguel Ángel Valero | A Joaquín no le pilla por sorpresa indagar en los lugares más misteriosos de la Región de Murcia. Desde 1991 dirige y presenta cada viernes “El último peldaño” el programa de Onda Regional por el que han pasado lo más importantes investigadores y divulgadores de lo insólito, donde difícilmente quede algún misterio sin ser tratado.

Colaborador también del programa de Iker Jiménez (Cuarto Milenio). Joaquín fundó en 1976 el Centro Investigador de Fenómenos Extraños (C.I.F.E).

Este sábado a las ocho de la tarde presenta en Cehegín su último libro, “50 lugares mágicos de la Región de Murcia”, una especie de guía de viaje por lo insólito que plasma el trabajo del autor en cinco años de investigación. Tendrá lugar en la sede del colectivo Versos y Alquimia, en el Palacio Álvarez Castellanos. 

¿Ha sido difícil elegir estos 50 lugares, han quedado muchos fuera?

Cuando Ediciones Cydonia me encargó hace ya más de cinco años este libro, lo primero que hice fue hacer una lista de temas como con mi mujer. Al final sacamos una primera lista. Salían probablemente cerca de 200 lugares, lo difícil que venía luego era elegir para quedarnos con cincuenta. Tuvimos que hacer un esfuerzo tremendo dejarlo en el número de páginas necesario.

Tomé como criterio aquellos que parecían más representativos, entonces seguro que alguna otra persona puede decir que cualquier otro sitio podría estar y probablemente tenga razón, pero el problema es que teníamos que quedarnos con cincuenta. Te puedo decir que los que están merecen estar, pero no quiere decir que otros no.

¿Cuánto tiempo has dedicado para dar con este listado?

El libro lleva más de cinco años de trabajo y lo más duro ha sido la recopilación de información, porque no me he contentado con lo primero que encontraba, sino que, aparte de lo pueda saber del tema, he ido al sitio, he sacado información de todo tipo en los registros, y luego incluso hablar con personas del lugar, hacer fotografías, vídeos de cada sitio y conocer en profundidad cada uno de ellos, no he escrito de nada que no haya visto y pateado.

¿Es un top 50 como hacen los youtubers o es más bien una relación?

(Ríe) No, no hay un top 50. Cualquiera de ellos podía estar en el número uno o en el número 50. El orden fue casi un poco aleatorio, por ejemplo, cuando hablamos de Cehegín y la Magdalena templaria podía haber estado en el número uno. Es decir que, al final fui empezando a escribir según tenía acabada la recopilación de información.

Los capítulos se han ordenado más que nada en el orden que he podido acabar de recopilar y de sintetizar. El primer capitulo es sobre el Niño de Mula. A mí por razones familiares, porque mi familia materna viene de Mula, pues me tenía muy motivado, pero no está en el número uno por eso sino porque era del que más información disponía.

Nuestro ámbito es el Noroeste y Río Mula, adelántanos algunos de estos lugares de la comarca.

Es muy difícil porque el libro tiene muchas cosas de esas comarcas. Está, por ejemplo, el Salto del Usero, La Copa de Bullas, está todo lo que tiene que ver con Caravaca y el lignum crucis, con Cehegín y Begastri… Hay tantos sitios maravillosos ahí que no quiero elegir ninguno porque sería injusto. He crecido escuchando del Niño de Mula o del misterioso túnel desde el castillo hasta el pueblo, entonces no son más importantes sino más entrañables para mi. Hay un sitio que me parece muy interesante como el Monasterio de San Ginés de la Jara que podría formar parte de muchas rutas de tipo histórico-mítico si hubiera estado en otro lugar pero la Región de Murcia no está considerada como debería. Mucho se habla de Santiago y por ejemplo Caravaca también tiene ruta de peregrinación que no tiene porque ser menos importante que la ruta jacobea.

Yo creo que que la Región de Murcia tiene mérito por ser una de las más importantes tierras de España, tiene unos centros culturales e históricos de primera magnitud y a veces eso se olvida. Es algo que quiero reivindicar con este libro.

Nos quedamos solamente con la playa, que está muy bien, pero aparte de eso, que está estupendo y yo no lo voy a menospreciar, tenemos un patrimonio histórico, cultural, milenario que ya quisieran otras regiones tener y sin embargo parece que pasan desapercibidas.

Yo con el libro lo que he intentado ha sido poner en evidencia todo eso y además también atraer a un turismo del misterio que viene por el misterio y se queda por la historia.

Como ingeniero, supongo que te harás también preguntas desde la perspectiva científica, ¿Recoges la explicación de estos fenómenos?

Bueno, yo siempre lo paso por el tamiz de la ciencia. Soy ingeniero, pero no solamente lo soy por titulación. Mi trabajo como ingeniero lo compaginó con mi afición al mundo del misterio y de la Historia.

Evidentemente cuando yo ataco un tema no me puedo disociar, no puedo decir que soy otra cosa diferente a lo que soy y lo primero que hago es analizar desde el punto de vista científico técnico todos aquellos fenómenos con los que me encuentro. Y te puedo decir que es la primera criba que hago, si luego no soy capaz de explicarlo con la ciencia y con la tecnología, tomo nota de todo eso y lo dejo como un misterio. Eso no quiere decir que dentro de unos años no vaya a tener solución.

Hay un tema que yo he investigado mucho, que ha sido los lugares telúricos. Por ejemplo, hay un lugar en Yecla, el Monte Arabí, que cuando he ido por allí me pasa siempre lo mismo. Yo no soy un deportista, no soy muy ducho en todo esto del ejercicio físico y por tanto, cuando tengo que subir escaleras o tengo que hacer alguna cosa ya con la edad me cuesta un poco. Pero llego al Arabí, subo a la cima y no me canso lo más mínimo. ¿Qué sucede en ese sitio? Yo estoy convencido de que hay algún tipo de energía y no es detectable. De alguna manera nos estimula. No sé si el sistema nervioso o el sistema motor, no lo sé. Y es interesante que eso pasa al contrario en otras personas que han tenido que darse la vuelta porque se han sentido mal, porque se sentían sin fuerzas.

Creo que que en esos sitios sí que hay algo de eso, como por ejemplo puede haber creado el Cristo de Moratalla, donde tenemos una aparición muy extraña y en general en todos aquellos sitios donde hay apariciones, bien sean marianas o de otras figuras religiosas.

Algún día estoy convencido de que se podrán medir y se podrán explicar. Hoy por hoy, con la de conocimiento que tenemos, no llegamos a eso. Y yo siempre digo antes de dar por misterio algo, te aseguro que intento por todos los medios de darle una explicación. Algunas veces lo consigo y muchas veces no lo consigo.


Este libro que presentas forma parte de una colección que distintos autores habéis realizado a lo largo de la geografía española, estamos hablando por tanto de un listado de unos 850 lugares contando con las 17 comunidades autónomas.

Hay alguno que falta, todavía está por terminar. Pero si, la idea es que todas las comunidades autónomas tengan su libro sobre los 50 lugares mágicos. Empecé entrevistando a muchos de los autores que habían escrito de otras comunidades y yo sentía que necesitaba hacerlo en mi provincia y para mí fue una gran alegría cuando cuando me llamaron, no me lo esperaba. Me llamaron diciendo “queremos que seas tú el que lo escriba”. Para mí fue un honor porque yo estaba deseando de que ese libro se escribiese.

Si me decías que han quedado fuera algunos, supongo que podría haber mínimo una segunda edición.

Es un criterio que tiene que decidir la editorial. Yo podría hacerlo, evidentemente tengo toda la documentación, a lo mejor no exactamente como como “50 lugares mágicos”, pero estoy convencido de que Ediciones Cydonia estaría dispuesto a sacarlo.

Propongo al lector que continúe la investigación, yo les doy lo básico en el libro y le digo dónde está, el lector que tenga espíritu de investigación y espíritu aventurero, puede ir al sitio, conocerlo y por su cuenta intentar averiguar más cosas incluso. Estoy encantado de recibir información de cosas que a lo mejor a mí se me han escapado.