JAIME PARRA

En esta ocasión la revista «Náyades», de cuya dirección forma parte el investigador moratallero Jesús Navarro Egea, se centra en un aspecto importante de la vida cotidiana del murciano a lo largo de la historia, el vino.

Jesús Navarro Egea escribe “Aromas del ayer, afamados vinos
y anises al “estilo Moratalla”“, mientras que  Ricardo Montes Bernárdez estudia el vino en las ciudades de Murcia, Cartagena, Lorca, Cieza, Mula,
Pliego, Cehegín, Caravaca y Bullas.

La revista se puede descargar gratuitamente en regmurcia.com.

¿Qué objetivo se marca la revista “Náyades”?

Como ya indicábamos en la presentación del primer número, Náyades busca desde su génesis centrarse en las costumbres, tradiciones e historias de nuestro territorio en un intento de escrutar a través de una nueva puerta la prosecución de la labor de investigadores pioneros en estos campos, e ir atesorando desde ese secular cofre el legado murciano en general y del Noroeste en particular.

¿Por qué el título de “Náyades”?

Náyades son las ninfas del agua tan escasa, ansiada y vital para la provincia, la revista persigue en parte calmar la sed de conocimiento, y subrayamos el aforismo del vetusto filósofo griego Tales de Mileto en que señala que el agua es el origen de todas las cosas.

¿Dónde podemos encontrarla?

La revista detenta un ámbito de difusión básicamente mediante las redes, Región de Murcia Digital, regmurcia. com y otras plataformas, además es publicada en formato papel y se entrega gratuitamente en presentaciones ahora reestructuradas por la pandemia, se distribuye a bibliotecas públicas, personas y entidades que tengan que ver o estén interesadas en las materias expuestas.

¿Qué temática trata este cuarto número?

Un aspecto relevante de la vida cotidiana, el consumo de vino en la Región a lo largo de los tiempos, y en ese empeño las comarcas norteñas manifiestan especial protagonismo por su pasado y presente, esperemos que también futuro, en semejante faceta de la vida cotidiana.

Según su investigación, ¿ha sido Moratalla tierra de vinos?

Sí, al igual que ha sucedido en grandes zonas de Murcia en donde ya se constata el gasto de alcohol en los íberos. Moratalla tuvo su apogeo al respecto en el último tercio del siglo XIX y primero del XX, aunque la producción se documenta al menos en 1430.

¿Cómo era el “estilo Moratalla”?

   Consistió en adoptar algunas pautas de calidad específica por suelo de secano y condiciones climáticas de montaña, si bien no hubo consenso total sobre la causa de la excelente calidad de los caldos. De estas tierras encumbradas gustaron sus vinos, se exportaron a Hispanoamérica donde tocaban las campanas al llegar el barco cargado con los licores y fueron galardonados en España o fuera de ella, así que no fue casualidad que Bullas tomara, al menos en parte, el modelo y etiqueta comentada a partir de 1803.

¿En qué está trabajando ahora?

Un grupo de estudiosos en distintas disciplinas vela hasta donde puede por enriquecer en lo posible la cultura murciana, ya hay tres números casi terminados que saldrán si las complicaciones derivadas de la pandemia lo permiten, son los siguientes: Nº 5. El modernismo en Cartagena y Murcia, Nº 6. Miscelánea y Nº 6. La esclavitud en Murcia siglos XVI-XVIII.