ANA MARÍA VACAS

Cuando iniciamos la conversación aun desconocidos la educación prima, pero al poco tiempo la conexión es increíble. La capacidad de desnudar su vida delante de un extraño sin cortapisa alguna consigue sin ningún esfuerzo comunicarnos como si siempre hubiera existido amistad. Creo que son tan puras, tan verdad las conversaciones, que son ingentes experiencias de vida tanto para el que relata como para el que escucha; es sin ninguna duda una simbiosis de humanidad.

Jesús tuvo mucha suerte ya que su generación fue muy atrevida para innovar en otros frentes no habituales donde experimentar, así sin preámbulos se juntaron varios amigos de clase interesados por la música, (sobre todo el rock) y tuvieron la osadía sin tener ninguna noción musical de comprarse instrumentos para posteriormente sortearlos entre ellos. A Jesús que estaba interesado en la guitarra le toco el bajo eléctrico, pero acepto su destino sin imaginarse en ningún momento que esta decisión le llevaría de manera irremediable a su futura profesión. Una enorme coincidencia en 2007 ayudo a su desarrollo musical, el nacimiento en Bullas de una Escuela de Música Moderna “Jamming”, de la mano de varios profesionales que habían estudiado en Barcelona, el bateria Pedro Vázquez y el guitarrista Francisco Javier Molina, fueron los responsables de la iniciación en diferentes estilos, Jazz, Blues. No era una enseñanza reglada, disponían de enorme libertad para desarrollar su creatividad, gracias a ello empezaron a conocer la improvisación y a entender el trabajo en equipo el cual desarrollaron durante cuatro años. Recibiendo masterclass de numerosos profesores, entre ellos Marcial Pico, profesor de flauta travesera, al que recuerda con enorme cariño y respeto.

La música era un proceso natural que siempre había estado en su vida como aficionado, Jesús tenía un bagaje musical importante por la gran afición de sus padres; había escuchado muchas obras que le aportaron seguridad a la hora de interpretar posteriormente en el escenario. También le sirvió como inicio en su trayectoria docente dando clase durante tres años en dicha Escuela, de bajo eléctrico, armonía y combo, y clases particulares durante siete años. En 2011 con 19 años se anima junto con sus dos amigos a iniciar la carrera Superior de Jazz en el Conservatorio Superior del País Vasco, Musikene, en San Sebastián, donde estudia con músicos de renombre nacional e internacional como Víctor Merlo, Joaquín Chacón, Mariano Díaz, Roger Mas, Guillermo Mcgill, Miguel Blanco, Bob Sands, entre otros. Su talento, la naturalidad para la interpretación y sobre todo su compromiso con la música le acompañan a terminar con una formación impecable, como después ha demostrado.

El arte te pone cara a cara contigo mismo, con la necesidad de buscar respuestas de la vida; es un ejercicio continuo de introspección que se necesita para evolucionar en cualquier disciplina artística; hace que te entregues mirando hacia dentro con sinceridad, para Jesús no fue diferente y por ello decide quedarse durante un tiempo en un caserío en la montaña, con la necesidad de asentar sus ideas y buscar algo más personal, su primer disco. A finales de 2016 lo publica con música original, con la banda The Red Capa. En este álbum por primera vez se puede escuchar a Jesús también como cantante además de destacar su labor en la composición, las letras y la producción. En este momento se plantea la investigación musical como camino personal.

Cuando piensas en un músico bajista, generalmente tienes una idea preconcebida de potencia, fuerza, intensidad, pero en el caso de Jesús no es que carezca de esos valores para la interpretación, pero sin embargo la impresión que produce es totalmente distinta; emana una enorme paz, y puedes sentir que estas cerca de una persona equilibrada, con enorme sensibilidad y humildad. Esta sensación se hace evidente con mucha intensidad a pesar de su corta edad, es un músico con una madurez extraordinaria.

Ha Trabajado como bajista profesional desde el año 2013 en colaboraciones grabando 10 discos “-Bidaia, Garob Band” (2015, autoeditado de estudio), “Choice “(2015, autoeditado), “-NewFace, Garob Band” (2016, Neoduction), – “Neuronal Odd World,” Daniel Juárez (2017, autoeditado),” I could see from mile” s, Maxi Caballero (2018, autoeditado) etc.

En el año 2017 su carrera musical da un giro cuando entra a formar parte de la banda del cantaor y saxofonista de Flamenco-Jazz Antonio Lizana (Sony Music). Con esta banda ha llevado a cabo más de 150 conciertos por todo el mundo en los últimos dos años. El cantaor lo vio tocar a través de otro proyecto con un saxofonista Daniel Juárez, y lo llamo para ver si podía tocar flamenco con ellos, a las dos semanas comenzó las giras con dicha banda. La música siempre le hace sentir, dependiendo del ambiente creado puede ser de una manera más intensa ,pero nunca lo deja indiferente; si toca con sus músicos, o en casa o en los distintos escenarios, cada actuación tiene un color, pero en realidad es una conexión muy fuerte con la vida que le ayuda a trascender la mente del día a día, elevándole a otro plano durante el tiempo que dura la interpretación, inmerso en un estado que es único y no se puede volver recrear.

Siempre suele reencontrarse con sus amigos iniciáticos musicales, Maxi Caballero, Alfonso Miguel López, Marcos García, y Pablo Martínez dedicando tiempo a poder colaborar con ellos y con otros compañeros para tocar cada una de las derivaciones o especialidades propias de su instrumento; -Choice (Pop-Rock), -Marcos García & The Bubba Gump (Rock), Maxi Caballero Trio (Jazz fusión), -Daniel Juárez Quintet (Jazz Contemporáneo), -Haitzama Taldea (Folklore Vasco), -Antonio Lizana group (Flamenco Jazz), -The Red Capa (Rock progresivo).

En 2018 decide retomar su labor compositiva y empieza a crear el universo de lo que será su primer álbum en solitario ‘Imperio Cósmico’ (publicado en enero de 2019), un disco totalmente producido en casa y entre horas y horas de viajes, dónde se puede ver una cara más electrónica de su música. Actualmente sigue compaginando su trabajo en el grupo de Antonio Lizana con su proyecto personal y otras aficiones, como la escritura y el dibujo. Ya proyectando nuevos trabajos que mantengan una conexión temática.

Jesús fuente inagotable de buen hacer, nos conmueve intensamente. Agradecida por encontrarlo en nuestro camino por considerar que es todo un prodigio puro dentro de la música. Bienvenido Jesús.