JAIME PARRA

La pandemia impidió que Jesús Boluda del Toro presentase el año pasado “Minuto 116” en Calasparra.

Unos mese más tarde, y con motivo del Día del Libro, el autor muleño, acompañado de la alcaldesa Teresa García y del escritor Fulgencio Caballero, presentará al fin su obra. Será hoy 23 de abril a las 20:30 horas en el Auditorio Municipal.

¿Para qué escribe Jesús Boluda del Toro?

Jesús Boluda del Toro escribe para sacar las historias que siempre le bullen en la mente, para lograr parar el cerebro y concentrarlo en una sola tarea, pero, sobre todo, para divertirse en el proceso de escritura.

Brevemente, ¿podría hablarnos de Minuto 116?

Minuto 116 es una novela de humor con tintes policiacos que narra la historia de un fanático del cine a quien una noche llaman desde el hospital comarcal para contarle que su padre ha ingresado de urgencia, aquejado de un infarto. Y allí que se presenta, con la idea de cuidar de su progenitor, hasta que una noche escucha una conversación entre dos enfermeros y cree que el cometido de estos es hacerle daño a su padre, e intenta evitarlo a toda costa. Además, la historia está encuadrada en la semana previa a la final del Mundial de fútbol de Sudáfrica, donde ocurrió el famoso gol de Iniesta en el minuto 116, de ahí el nombre de la novela.

¿Qué le parece la celebración de fechas como esta del Día del Libro?

¡Qué me va a parecer a mí, un amante de la literatura! Creo que son iniciativas geniales y necesarias. Por suerte o por desgracia, en el oscurantismo en el que nos hemos visto inmersos durante el último año nos hemos dado cuenta del poder de la cultura en general, y de la necesidad de leer para evadir la mente y poder viajar sin movernos del sofá.

Además de escribir, ha creado una web literaria, ¿cuánto de su tiempo le absorbe la literatura?

Sonará a tópico, pero ocupa las 24 horas al día. La web de El quinto libro, una página dedicada a la literatura donde escribimos reseñas de libros, entrevistamos a autores y compartimos noticias del mundo literario; la lectura, que necesito a diario; la escritura, que necesita de la práctica como rutina para seguir engrasando los mecanismos de creación; y ahora, además, me atrevo a estudiar un Grado de Lengua y Literatura Españolas…

Por si faltaba poco, es rara la noche en la que no me despierto a apuntar alguna idea que se me ha ocurrido mientras “dormía”.

¿Le ha sido provechoso el confinamiento para escribir?

Lo cierto y verdad es que el confinamiento no me afectó prácticamente a mi vida habitual, ya que mi puesto de trabajo era dentro de un sector de primera necesidad y trabajé de forma habitual durante el tiempo que duró. Si tuviera que inclinar la balanza, diría que más que provechoso para escribir ha sido perjudicial, ya que mis hijos estaban todo el tiempo en casa, y para ellos era el tiempo restante cuando no estaba trabajando.

¿En qué está trabajando?

Actualmente, encima de mi escritorio, pugnan dos historias en las que estoy definiendo las tramas y la escaleta. Una de ellas está mucho más avanzada que la otra, así que, con casi toda seguridad, será la ganadora. Vuelvo a los orígenes: Novela negra en su máxima expresión.