E. SOLER

Con apenas 100 días de mandato, el regidor de Moratalla, Jesús Amo, retiró mediante una resolución de Alcaldía, todas las competencias a la edil de IU-Ganar Moratalla, Candi Marín,, anterior alcaldesa de la localidad durante los dos primeros años de legislatura y que actualmente ocupaba el cargo de primera teniente-alcalde y responsable de las áreas de Política Social, Transparencia y Vivienda, así como miembro de la junta de Gobierno municipal.

La medida adoptada, según explicó Amo, se argumenta en «la pérdida de confianza y sobre todo en las dificultades en la gestión diaria con el equipo de gobierno», puntualizando que «al producirse el relevo en la alcaldía se ha producido un cambio de actitud que ha dificultado la tarea del equipo de gobierno, con unas relaciones basadas en la desconfianza».

El alcalde denuncia amenazas tanto a él como al edil de Obras y Servicios. «Se me amenazó en la calle para que tomara una decisión con la restitución de un trabajador, y al negarme se me amenazó con que se acababa el gobierno», dijo Amo, a la vez que remarcó que «no vamos a permitir ese tipo de formas ni por parte de la concejala, ni de ningún miembro del equipo de Gobierno». Amo argumentó, durante su comparecencia, en la que estuvo acompañado por el resto de ediles socialistas, que la relación tanto con el resto de concejales del PSOE como con los trabajadores del consistorio es «insostenible». En este sentido explicó que «la gota que ha colmado el vaso son las constantes presiones a los trabajadores y jefes de servicio del Consistorio desde el cambio de mandato, sobre todo en lo que afecta a contrataciones y personal». También recordó una frase que le hizo a un jefe de servicio hace unos días: «Eso es lo que te ha dicho el alcalde, pero ahora harás lo que yo te mande».

Deslealtad al equipo de Gobierno
El alcalde también criticó la deslealtad hacia el equipo de Gobierno por parte de Candi Marín, explicando que «a lo largo de estos tres últimos meses hemos visto algunas reacciones, especialmente en pedanías, que creemos que no son acordes a la buena política y al buen gobierno, donde un miembro del propio equipo de gobierno ha estado criticando al alcalde del municipio». Esta aclaración la hacía respecto a las protestas que vecinos de Benízar hacían recientemente en la carretera y dónde, en presencia de Marín, se estuvo criticando al regidor, «todo nuestro respeto a las personas que libremente salía a manifestarse, pero nuestro sitio es resolver los problemas que tienen los vecinos desde las instituciones», puntualizó el regidor.

Sobre la relación con IU-Ganar Moratalla puso de manifiesto que «se han atendido todas las solicitudes que han realizado los ediles durante estos tres meses de mandato». Aunque el regido adelantó que quiere mantener el pacto de la coalición de izquierdas se mantiene.