MICAELA FERNÁNDEZ

El compositor, guitarrista y productor musical Javier Salvador (Castellón) formará parte del jurado del I Festival y Concurso Internacional de Guitarra Ciudad de Mula que se celebrará en la localidad del 27 al 31 de julio próximos. Para la ocasión ha compuesto la obra dedicada a Mula ‘Escenas sobre el Castillo de Mula’ que será la protagonista en la final del concurso.

¿Qué ha supuesto para usted componer esta obra coincidiendo con el V aniversario de la construcción del castillo?

Ha supuesto un viaje en la historia. Cuando Ramón Vergara, el organizador del evento me lo pidió, empecé a documentarme y ha supuesto acercarme a Mula, un enriquecimiento muy interesante. Mi intención era haber visitado el castillo pero, por la pandemia ha sido imposible. Es como sentir que hay algo de ti en un sitio que todavía no has visitado.

¿Cómo es una obra de guitarra para algo tan concreto como un monumento?

Había dos variables. Por un lado es una obra de concierto para un concurso que será interpretada por los cuatro finalistas. Precisa de unos requerimientos como envergadura, cierto nivel y complejidad musical para que los interpretes puedan mostrar sus capacidades y comprensión de la obra, y por otro es buscar aquello que te inspire sinceramente.

Para mí, lo principal ha sido la historia, recurrir a las melodías de esa época y sentir el apego y cariño por las personas que pertenecen al lugar y tienen aprecio y cariño hacia lo suyo.

¿Sonará por primera vez durante el festival?

Vamos a intentar hacer un preestreno pero, como es tan cambiante de momento es sólo una idea. Lo que sí está claro es que los cuatro finalistas la interpretarán en la final en el Teatro Lope de Vega.

¿Cómo será su participación en el festival?

Además de compositor soy ingeniero de sonido, estoy especializado en grabación de guitarra clásica. Ramón me pidió estar como miembro del jurado y, aprovechando que estaba allí hacer un taller, una ponencia sobre el sonido relacionado con la guitarra enfocado a la grabación.

Una propuesta muy ambiciosa en tiempos de pandemia, ¿la cultura debe ser el motor de la sociedad ahora más que nunca?

Para mí la cultura es el motor, será porque me dedico a esto pero, es el motor, lo que crea paradigmas, filosofía, diseña y moldea la mentalidad y las aspiraciones de las personas en su esencia más íntima.

Vivimos en una sociedad donde esto no es lo que prevalece, pero en estos momentos es más que necesario porque la cultura enriquece, nutre, te aporta cosas que a nivel interno son fundamentales y, en este momento, además de la crisis sanitaria hay otra crisis que es emocional.

La cultura y la música están ahí para ayudar. Habría que tomarse muy en serio reabrir los espacios culturales.

¿Qué le parece la organización del festival?

Ramón es un tipo muy apto. Creo que es una suerte que contéis con una persona como él. Un festival así nace de una mente que es capaz de idearlo y de verse capaz de tirar hacia adelante. Cuenta con los recursos, sabe cómo funciona y está en el ambiente, creo que es magnífico, una suerte que haya tomado esta iniciativa.

Es increíble para mí ver el apoyo que ha recibido porque normalmente cuando te planteas hacer algo así es un no detrás de un no y esa pieza es fundamental también. Es una persona que tiene la capacidad para hacerlo, llevarlo a cabo, diseñarlo, idearlo y, por otro lado ver como un municipio como Mula puede entender que éste tiene un valor y que lo haga.

Considero que este festival, si lo apoyan, puede convertirse en una referencia dentro del mapa de la guitarra a nivel mundial. La guitarra es España y todos los guitarristas, sean de dónde sean miran hacia España y, un festival, sólo por el hecho de estar en España ya tiene repercusión internacional en el mundo de la guitarra.

¿Qué sintió cuando le propusieron formar parte de este proyecto?

Primero alegría porque te confíen la composición de una obra para un concurso en el que se aspira vengan grandes concursantes, el hecho de que sea en su primera edición, es de agradecer la confianza. Luego vino la parte de la responsabilidad pero Ramón me lo puso muy fácil, el trabajo ha sido muy fluido.

Al principio alegría, el respeto a tu trabajo te halaga, y por otro lado la responsabilidad. Escribir para guitarra es muy difícil, es un instrumento muy limitado, pero una vez supe lo que quería transmitir, una vez tuve el germen, el resto fue sólo ponerle música y para mí esa es la parte fácil, cuando supe que tenía la inspiración fue sólo ponerme a escribir.

¿Qué proyectos tiene actualmente?

Recientemente he adquirido un local anexo al estudio donde trabajo y hago las producciones con la intención de hacer un espacio donde canalizar todo el talento que viene por mi estudio en Castellón.

Un espacio donde puedan hacerse master clases, micro conciertos, presentaciones de discos, grabarse entrevistas, un proyecto personal que me hace mucha ilusión y estamos bastante volcados en eso y seguir escribiendo música y seguir mejorando mi trabajo como ingeniero y mi sello discográfico, crecer y ofrecer mejores alternativas a los guitarristas con los que trabajo.

¿Qué le diría a las personas que les gusta tocar este instrumento?

Lo grande y lo importante de la guitarra es tenerla entre las manos. Lo que hagas con ella da un poco igual, lo importante no es lo que hacemos sino lo que sentimos cuando lo hacemos. Depende más de la actitud que de la capacidad. Es cuestión de actitud, enamorarte de la guitarra y cuando estés con ella, disfrutarla.