JAIME PARRA

Isabel Franco, vicepresidenta del Gobierno regional y consejera de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias Y Política Social, nos atiende vía telefónica.

Durante la entrevista resalta el trabajo de los funcionarios de sus consejerías que “se han volcado y no miran ni horario ni día de la semana o la hora en que desempeñan su labor o todas aquellas horas añadidas ante el escenario que nos ha planteado el Covid-19”.

¿Cuál es su principal preocupación en estos momentos?

Es seguir las noticias que nos va ofreciendo el Consejero de Sanidad, el señor Villegas, a diario para ir conociendo el contagio en la región, comprobar que va descendiendo el número de personas enfermas  y sobre todo tratar de contener al máximo la pérdida de vidas humanas.

¿En qué situación se encuentran las residencias de las comarcas del Noroeste y Río Mula y centros como Apcom e Intedis?

Son bastante buenas, pero en todo lo que se refiere al Covid-19 tenemos que ser prudentes. Las primeras cifras de contagio en las residencias se detectaron la semana del 23 de marzo: 5 residencias con casos positivos. Esas cifras se han mantenido durante semanas sin incremento. Y desde esta semana ya hablamos de cuatro.

Respecto al Noroeste, el IMAS cuenta con el Virgen de la Esperanza en Calasparra y la Real Piedad de Cehegín, son residencias donde se alojan más de cien personas a través de plazas concertadas. No se ha registrado ningún positivo a día de hoy. En la comarca del Río Mula tenemos una residencia en Campos con 41 usuarios. Tampoco ha habido ningún positivo entre los usuarios, sí es cierto que se puso a un profesional en cuarentena por precaución, eso es lo más cerca que hemos estado hasta hoy.

Las residencias y viviendas tuteladas de Apcom e Intedis están bajo la supervisión de la Dirección General de Personas con Discapacidad, se les está sometiendo a un seguimiento y no hay casos.

Su Consejería ha puesto en marcha la campaña, “Si la oyes, llama”,  ¿el confinamiento ha aumentado la violencia machista?

El número de llamadas ha descendido significativamente. ¿Por qué? Porque la mujer que convive con su maltratador bajo el mismo techo veinticuatro horas al día tiene muy difícil hacer una llamada, por eso hemos creído que ha llegado la hora de pedir la colaboración y solidaridad del vecindario. Es verdad que una mujer tienen más difícil en esta situación denunciar, pero también es verdad que todos nosotros estamos viviendo más tiempo en casa y pared con pared con nuestros vecinos. Por eso en la campaña pedimos que “si la oyes, llama” a los cuerpos de seguridad para que ellos intervengan y determinen si se está dando esa violencia.

Necesitamos esa llamada porque se ha convertido en el único escudo de protección de las víctimas de violencia machista.

Desde su Consejería de Política Social, ¿qué se está haciendo por los más desfavorecidos en esta crisis?

Quisiera resaltar la labor con las personas sin hogar. Cuando se decretó el confinamiento nos encontramos con que había muchísimas personas que vivían en la calle que eran especialmente vulnerables al contagio. Lo que hicimos fue gestionar unos recursos que nunca antes se habían gestionado porque se trataba de confinar a personas sin hogar acostumbradas a estar fuera todo el tiempo y por tanto también a que fueran un factor de contagio. Esta iniciativa de la Dirección General de Servicios Sociales ha funcionado muy bien y ha permitido confinar a más de doscientas personas que estaban durmiendo en la calle en nuestra región y entre los que no hemos registrado ni un positivo. Además de atender sus necesidades básicas muchos han detectado que quizá sea este el momento de darle un giro a sus vidas.

Educación nos transmitió la tarea de gestionar las becas de comedor para que las familias que lo necesitaran pudieran en un momento dado recibir el ingreso en sus cuentas bancarias. No era fácil porque las becas comedor se ofrecen a los niños en los centros educativos.

También hemos trabajado muchísimo en la renta básica de inserción, aquí no hay una lista de espera, todo el que la necesita y cumple los requisitos la cobra directamente. Hemos acabado con trámites burocráticos.

Hemos pedido a los profesionales de los centros de día que sustituyeran la atención presencial por atención telefónica. Hemos reforzado los servicios de ayuda a domicilio en los casos en que los ayuntamientos nos dijeron que era prioritario.

Nos parece fundamental que todas las familias tengan claro que vamos a estar a su lado para que puedan pagar la luz, la comida y el agua, eso nos parece fundamental.

¿Contará Política Social con el presupuesto suficiente para afrontar las secuelas de la pandemia?

Sí, cuando nos dimos cuenta de que detrás de la crisis sanitaria venía una crisis económica y también una crisis social, lo que hicimos fue mirar un poco a lo lejos y tratar de vislumbrar cómo podíamos ponernos a trabajar lo antes posible para tratar de contener todos los efectos de esta situación, por eso propusimos en el Consejo de Gobierno la formación de una comisión que se encargara de desarrollar las líneas presupuestarias para poder atender esta situación excepcional.

Entendemos que la primera beneficiaria debe ser la Consejería de Sanidad, pues esta es una crisis sanitaria, pero Política Social es un área que debe verse reforzada a través de actuaciones concretas como por ejemplo duplicar la renta básica de inserción y reorientar y dotar de mayor presupuesto las subvenciones para la lucha contra la pobreza, flexibilizar los criterios para la asignación de los proyectos con cargo al 0’7 al IRPF y por supuesto trabajar en líneas como apoyo a la familia, a los desempleados, programas de empleabilidad, seguir con la vista muy centrada en las ciento siete residencias que hay en la Región de Murcia…

¿Necesita la región de algún acuerdo entre partidos y agentes sociales para encarar la crisis?

Creo que la sociedad demanda a los políticos en este momento que estemos a la altura y que seamos capaces de alcanzar acuerdos, y desde luego te puedo asegurar que el trabajo que se desarrolla desde la Consejería de Política Social va a ser bajo esa premisa: la de convocar para trabajar a todos aquellos que estén dispuestos a aportar de cara a salir juntos de esta situación.

¿Quiere dirigir algún mensaje a los ciudadanos de las comarcas del Noroeste y Río Mula?

Darles las gracias una y mil veces porque sabemos que las indicaciones que comenzamos a dar a los municipios en el mes de marzo no han sido sencillas; sabemos que requieren de una gran dosis de confianza, y eso es siempre de agradecer por el sacrificio que tantísimas familias están haciendo en este momento.

Trasladarles que la misma inquietud, el miedo que ellos padecen también lo tenemos nosotros y estamos absolutamente al lado de ellos, y también trasladarles que sigan confiando en las autoridades municipales, en sus alcaldes, sus concejales, su policía local, sus voluntarios… Ellos son los primeros, los más cercanos, pero junto a ellos les puedo asegurar que está el Gobierno Regional totalmente pendiente, dándolo todo por nuestra parte para que esta situación la superemos juntos. Por eso les pido que sigan realizando ese esfuerzo, que sigan atendiendo las indicaciones que les hacemos llegar y que sigan con confianza.