JAIME PARRA

Entrevistamos a la fotógrafa Isa Ibáñez, ganadora del concurso del cartel anunciador de la Fiestas del Tambor y de la Semana Santa moratalleras.

¿Cuándo comenzó tu interés por la fotografía?

Durante la realización de mis estudios de Bellas Artes en la Universidad de Murcia descubrí que la fotografía podría ir más allá de una simple captura de un momento determinado sino que era mucho más, era captar la luz, complicidad, alegría y muchos sentimientos más.

Además de maestra, eres fotógrafa profesional, ¿cuál es el secreto para fotografiar a las personas en sus momentos más íntimos, como puede ser un embarazo, una comunión o una boda?

En primer lugar está siempre la comodidad de los fotografiados, puesto que se trata de captar el mejor momento, con más sentimientos. Siempre busco la sencillez puesto que en la mayoría de los casos menos es más. Otro factor muy importante es la documentación del proceso, me gusta tener una planificación de la sesión que vamos a realizar para poder sacar el máximo partido al tiempo que le vamos a dedicar y andar sin dudas.

Con los espectaculares paisajes de Moratalla, ¿también eres aficionada a la fotografía de naturaleza?

Es imposible no ser aficionada a la fotografía de la naturaleza con los bonitos entornos y lugares que tenemos en Moratalla. Un simple pajarito posado sobre una rama o una flor puede ayudarte a conseguir grandes fotos. Además de que mientras exploras encuentras paz y tranquilidad y considero que son factores imprescindibles en la fotografía.

¿Eres tamborista? ¿Es esta una fiesta que deja grandes fotografías?

La semana santa de Moratalla y su fiesta del tambor es una de mis pasiones, a pesar de que mucha gente piensa que siempre es lo mismo cada vez que pisas la calle encuentras diferentes imágenes que captar desde los diferentes lugares de nuestro bonito pueblo.

Háblanos de tu cartel y de cómo lo realizaste.

El cartel se trata de un fotomontaje con mucha carga sentimental, como se puede observar, la llave de los tambores luce una campana que se corresponde con la tradición familiar de hacer sonar las campanas para el pueblo. No es casualidad que la campana esté sobre el campanario sino que es algo intencionado para dar más énfasis a mis raíces familiares. El cartel sintetiza la tradición de Moratalla de “enfrentar” dos tambores, con el colorido de sus túnicas y sus características caras tapadas. Con la imagen de iglesia y los tambores he querido contraponer el origen de nuestra Semana Santa tanto religiosa como la parte más pagana de “la fiesta del tambor”.