FELIPA GEA/Psicóloga, Sexóloga y Neuropsicóloga/

ESPACIO DE ALCOBA

Bienvenidos/as lectores/as, hoy vamos a desentrañar un poco los pasos para conocer nuestro “yo sexual” y terminar de responder a la pregunta “¿cómo hago para mejorar mi vida sexual?”, la última pregunta respondida y que se quedó pendiente el dar pautas. Mi función en este artículo va a consistir en llevaros de la mano, a través de una serie de pasos, para que conozcáis y desarrolléis uno de los componentes cruciales para llegar a ser Inteligentes Sexuales.

El objetivo principal va a ser desarrollar “la conciencia sexual”. Es uno de los grandes pasos y el más importante: el conocerse a sí mismo/a en el aspecto sexual del ser humano. Es decir, conocer qué nos excita, qué nos atrae, qué nos perturba, qué nos extraña, qué nos resulta difícil de hacer o de pensar, etc. Es una ardua tarea, lo sé. Pero esta tarea es la más placentera de todas, ¡os lo puedo asegurar!

Es aquí donde, yo, como profesional de la Sexología, os puedo encaminar. Recordad que no estáis solos/as en este camino y que, en caso de necesitar profundizar más en el tema, la terapia sexológica también sirve para entender bien nuestro yo sexual, las pautas de nuestros deseos, necesidades, preferencias, temores, fines, traumas, etc. ¡Y esto es fundamental para generar el maravilloso paso hacia el éxtasis!

Nuestro yo sexual es una parte extraordinariamente valiosa de nuestra personalidad. Por lo tanto, es un tremendo error negarla, obviarla o descuidarla. Tenemos la obligación de cuidar de ella porque forma parte de nosotros y de nosotras, además de acompañarnos desde que nacemos hasta que morimos. Sí, ¡nos acompañará el resto de nuestra vida!, así que hay que aprender a cuidarlo. Y desde aquí, hoy, pretendo daros las pinceladas con los pasos a seguir para conseguirlo.

Paso 1: Analizar. El primer paso es analizar nuestra sexualidad, ya que nos va a ayudar a eliminar obstáculos para conseguir nuestra propia felicidad sexual y, de esta manera, revelar lo que de verdad deseamos y lo que de verdad preferimos. Es la clave para que podamos adquirir las habilidades interpersonales necesarias que nos hacen relacionarnos con las demás personas. Pues si nos conocemos a nosotros/as mismos/as, podremos compartir nuestra sexualidad con nuestra pareja y forjar relaciones satisfactorias. Y, por supuesto, ¡llegar al Edén de los placeres!

Paso 2: Conocer y aceptar. La clave de todo ello está en el conocimiento y la aceptación de nuestro “yo sexual”, algo que también mejora nuestra autoestima. Pues el sexo es divertido y liberador, pero también es una cuestión muy personal. Nuestro “yo sexual” es tan único como nuestra huella dactilar (o nuestro ADN). Y es que a lo largo de la vida todos hemos tejido nuestra propia historia formada por relaciones que han condicionado nuestros deseos, que han originado miedo, inseguridades, creencias y expectativas, y que al mismo tiempo han generado residuos de culpa y vergüenza. Todos estos factores configuran nuestros deseos sexuales y determinan nuestra propia conducta. Un entresijo de redes que se influyen entre sí y las cuales no son nada fáciles de analizar, aunque el esfuerzo merece la pena. Bueno, en realidad ¡merece el gusto!

Paso 3: Derogar mitos y falsas creencias. Gran parte de la confusión que impera en nuestra sociedad sobre la manera de conseguir una vida sexual sana y plena, deriva de habernos centrado (como sociedad y como individuos), en relación al sexo, sólo en nuestra conducta. Hemos obviado nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, los cuales acompañan siempre a esta conducta. Y esto es un… ¡error! En realidad, el factor clave para conseguir una buena vida sexual no es lo que hacemos en la cama, sino lo que pensamos en ella. Es decir, aquello que pasa por nuestra cabeza cuando estamos desarrollando la actividad sexual (o, como se dice más coloquialmente, estamos en plena faena) y que, a menudo, no somos conscientes de ello.

¡Ahora es vuestro turno! Recordad que la verdad nos liberará y nos permitirá descubrir lo que nos gusta y lo que preferimos. Así que, como seres sexuales (y sexuados), debemos comprobar con regularidad si respetamos y cultivamos nuestro propio “yo sexual”. De esta manera, seréis capaces de encontrar una vida sexual más auténtica, plena y placentera. Y, yo, sigo esperando y recibiendo de buena gana vuestras experiencias, sugerencias, dudas, preguntas, incertidumbres… a través de los medios disponibles:

– Correo electrónico: espaciodealcoba@gmail.com / felipagea@gmail.com

Página web: www.espaciodealcoba.com

Redes sociales: Facebook (@espaciodealcoba / @felipagea), Instagram (@espaciodealcoba) y Twitter (@espaciodealcoba)

Carta tradicional: Avenida de Murcia, 87. Bullas (Murcia), 30180.