POR PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Como queriéndose enmarcar en su entorno natural de calendario, sin molestar y sin fastidiar a nadie, comenzó con su puntualidad anual el «XVIII Festival Internacional de Jazz de San Javier» el día 3 de Julio, para finalizar, justo cuando acababa su mes ordinario de celebración, es decir el pasado viernes, día 31, una edición que ha estado dedicada a la memoria de los «siempre grandes» B. B. King, Joe Sample, Charlie Haden, Jimmy Scott, Johnny Winter y Tim Hauser, además de algún otro «grande» que, por combinación de fechas u óbito posterior alaimpresión de los programas, seguro, también se lo merezca, como el inolvidable e insustituible Ornette Coleman. Nosdecía el director del certamen, en una de susúltimas veladas, en su afán de mejorar, progresar y modernizar, que quiere abrirlo un poquito más para que nunca, jamás, se puedan contabilizar, en ninguna sesión, escaños sin ocupar. Es admirable su incansable e inagotable ánimo de superación del ciclo, pero queremos decirle, en estas mismas páginas, a Alberto Nieto Meca, como ya lo hicimos personalmente, que puede estarbien orgulloso delacalidad de un festival que ofrece primeras figuras del panorama musical mundial con estilos que caminan desde el jazz más puro y auténtico a los grandes intérpretes del soul, blues, rock, folk, flamenco, rumba, funk, boogiue-woogie y una amalgama de géneros y estilos que dan cobertura plena al espectro musical completo.

Our Spanish Heart Featuring: Carles Benavent Trío + Antonio Serrano y Tomasito

Yendo ya con lo que configuró la última velada del ciclo, apresurémonos a decir que la lluvia, caprichosa, unas veces, e inoportuna, otras, hizo amago de aparición y demostró su ánimo de estropear el fin de fiesta del festival, en esta edición de 2015. Pero, afortunadamente, al final, no tuvo la fuerza suficiente para privar a los entusiastas asistentes de dos conciertos verdaderamente memorables. «Ha llovido pero no ha remitido el calor», fueron las inicialespalabras de un Carles Benavent deseoso de que su formación pudiera brindar toda su maestría, que no es poca. Y es que estábamos ante un homenaje del festival y de un grupo de músicos de primera dimensión del jazz nacional, liderado por el genial y siempre creativo Carles Benavent, quien, indudablemente, se ha convertido en el mejor bajista eléctrico español de todos los tiempos, algo que queda facilitado con la incorporación, junto a su indescifrable maestría, de su trío, así como laintervención del inconmensurable armonicista Antonio Serrano y Tomás Moreno Romero «Tomasito». No en vano, Benavent participó en algunos de los más importantes discos del maestro Corea, con quien ha realizado diversas y muy importantes giras internacionales. Según indicó el propio director del festival, Alberto Nieto Meca, tenían la intención de queel mencionado Chick Corea ofreciera un concierto de piano en solitario, pero no fue posible, algo muy entendible por lo solicitado que siempre está el mítico artista. La verdad, en todo caso, es que el concierto ofrecido por este grupo de músicos fue realmente excepcional y lleno de agradable confort y gloria para los oídos de los asistentes. Comenzó con la interpretación de un tema por parte de Benavent y el baterista para, posteriormente, irse incorporando, uno a uno, el resto de los componentes de la banda. Chick Corea es un amante de la música española y el primer fan declarado del maestro Paco de Lucía, con el que, según palabras del mismo Benavent, también han colaborado, en diversas ocasiones, tanto el propio Benavent como Antonio Serrano, no faltando, por lo tanto, la interpretación de temas del genial guitarrista algecireño, como»Plaza de San Juan» (por bulerías) y el monumental e inimitable tema «Ziryab». En la introducción de esta última pieza, Antonio Serrano hizo una sentida y sublime interpretación del inicio del «Concierto de Aranjuez», algo que nos transmutó la piel en «carne de gallina» a todos los asistentes. Finalizaron su actuación con la interpretación del tema «Spain», del disco de Chick Corea titulado «Spanish Heart». También se incorporó al grupo un excelso trompetista que no figuraba anunciado en el cartel, cuyas notas destilaron calidad a raudales e indescriptible sentimiento. Mención especial merece la colaboración del inclasificable gitano jerezano Tomasito, el «Iggy Pop» del flamenco, quien llevaba el ritmo de forma exultante con sus palmas, su forma de moverse, su energía, sus zapatos de charol, su rap, sus bailes y su magistral gracia. Carles Benavent (bajo), Antonio Serrano (armónica), Tomás Moreno Romero «Tomasito» (baile, percusión y cante), Roger Mas (piano) y Roger Blavia (baterista y percusión), responsables únicos y exclusivos de proporcionarnos un concierto verdaderamente sublime.

Joe Louis Walker

La segunda parte de la noche estuvo reservada para el genial músico de blues Joe Louis Walker, sin lugar a dudas el mejor intérprete de este género en la actualidad y al que podemos calificar como un verdadero «fuera de serie».El gran cantante y excepcional guitarrista norteamericano presentó su último disco titulado «Hornet’s Nest», en el que se aúnan los sonidos del blues, el funk, el rock más electrizante y diversos elementos de la música negra norteamericana.Sin presentación previa de ningún tipo, todo el grupo se incorporó al escenario durante el cambio de instrumentos y de forma continuada surgió un sonido atronador que levantó los cimientos del vetusto y siempre concurrido y acomodaticio «ParqueAlmansa». Walker comenzó interpretando el tema que da título al disco, adornado del más puro estilo Funky. Hizo alarde, a lo largo de todo el concierto, de su extraordinario manejo de la guitarra eléctrica, demostrando estar a la altura de los más grandes de este tipo de instrumentación.Le acompañan tres fantásticos músicos, destacando Phillip Young, quien hizo gala de un magistral manejo del Órgano Hammond B3, ese maravilloso instrumento que tanto juego ofrece cuando se domina, el piano, teclados, coros y saxofón. Tan sorpresiva como inesperada fue la aparición en el escenario de Antonio Serrano, quien formaba parte del primer concierto de la velada. Su armónica sonó a música celestial y se escuchó «como a los propios ángeles», pues no olvidemos que Serrano comenzó su carrera interpretando blues, principalmente.Y se «fundió» con el resto delaformación como si se hallara integrado enlabanda «de toda la vida». Los norteamericanos quedaron boquiabiertos ante la maestría del español, quien fue «puesto a prueba» con diversos y nada sencillos acordes de Walker, extremos que nuestro patriota asimiló con una pureza bellísima y una soltura inenarrable. Participó en tres temas, uno de ellos el maravilloso «Eyesight to the blind» del gran Sonny Boy Williamson, durante el cual Serrano se permitió la licencia de introducir unos acordes de otro tema del referido Williamson,como el mítico «Bye Buy Bird». El propio Walker le rindió un homenaje con las palabras que le dedicó: «Eres todo blues» y «Has llegado a la cima de la montaña». El público vibró, sin duda, dando gracias por haber tenido la oportunidad de ver actuar en directo, en su segunda visita a San Javier, al monstruo de la música en general que es Joe Louis Walker.Lenny Bardfor (bajo y coros) y Byron Cage (baterista y coros) son los otros músicos que completan tan lujosa banda. Y, ciertamente, ni ensayándolo, podía encontrarse mejor colofón, como el de estos dos conciertos, para un festival que toca el cielo cada noche y puede presumir de ser una de la citas musicales más importantes y distinguidas del panorama musical internacional en el que se encuadra.

Infraestructura impecable y coincidencia de fechas a superar

Y no queremos terminar sin hacer dos apreciaciones. La primera para todas la personas que hacen posible este festival, con nuestras disculpas, de antemano, para quienes puedan olvidársenos yque, seguro, será un fallo de la memoria, pero no del corazón. Nos referimos al ímprobo trabajo detaquilleros, porteros, vigilantes deseguridad, esas guapas acomodadoras que, consu indumentaria identificativa roja, se prestan incansables a ayudar a los asistentes a localizar su butaca dela forma más simpática y sin ánimo de agobiar, pero sí de atender, servir y colaborar. Encargados de la distribución de folletos, cartelería, personal de cantina, montadores, limpieza y mantenimiento, sin olvidarnos de nuestro amigo Fulgencio Gómez Fernández, delafirma Klavier, quien se ocupa demantener los pianos perfectamente afinados,cada noche, con su incuestionable maestría, así como nuestros colaboradores fotográficos, a quienes nunca podremos, ni sabremos, compensarles su gentileza, dedicación y amabilidad, comenzando por Óscar Sánchez Domingo, dela»Oficina de Festivales», quien nos puso en contacto con dos monstruos delainstantánea como son Goio Villanueva y Rafael J. Mellado, todos ellos grandes profesionales, sencillos y cercanos como nadie y, sobre todo y por encima detodo,excelentes personas. Y cerramos con el director de este ciclo anual, Alberto Nieto Meca,que atesora una ilusión que mueve montañas, una amabilidad desbordaba y un corazón que no le cabe en elpecho. A todosellos, deverdad y muy sentidamente… ¡¡¡enhorabuena!!!. Y la otra cuestión que no queremos dejar en el tintero es la necesidady conveniencia de que, entre responsables de unos y otros festivales, pudiéramos conseguir, algún día y sabiendo que noes fácil, evitar la coincidencia de fechas con «La Mar de Músicas», el Festival Flamenco de Lo Ferro u otras actividadesmusicales de semejantenaturaleza. Esverdad que alguien pensará que son públicos diferentes, pero no es menos ciertoque existe gente para todo y que a algunas personas, seguro, leshabría encantado asistir a algunos conciertos del certamen cartagenero, al igual que alainversa con respecto a los acontecimientos del «Parque Almansa». Nosotros, porejemplo, con buenas ganas nos quedamos de ver la actuación del incomparable Jimmy Cliff y algún otro artista, tal como nos ha sucedido en ediciones anteriores. Que no es fácil, lo sabemos. Que no es imposible, también es cierto. Depende todo de voluntades colectivas, denegociaciones conjuntas y de estudio defechas, sabiendo, insistimos, que nada tiene de sencillo. Buenos días.

Pedro Antonio Hurtado García
es Director de Zona de CAJAMURCIA-BMN
en el Noroeste murciano