AYUNTAMIENTO DE CEHEGÍN

El alcalde, José Rafael Rocamora, acompañado de familiares del homenajeado, inauguró el sábado 8 de diciembre la plaza en honor a Luis Martínez Gironés, ‘El Sacristán’, que está situada entre las calles Regino Lorencio, Polo de Medina y Estafeta del casco antiguo de Cehegín.

Placa en honor a Luis Martínez Gironés ‘El Sacristán’En un sencillo y emotivo acto, que congregó a un buen número de vecinos y vecinas, Rocamora elogió la figura del que fuera sacristán de la Iglesia de Santa María Magdalena y expresó que la concesión de su nombre a la plaza “era un clamor popular de la ciudadanía” que permitirá que la labor desarrollada por El Sacristán “perdure en el tiempo y su ejecutoria sea conocida por futuras generaciones cuando vean el nombre de la plaza y pregunten por su persona”.

El primer edil descubrió la placa junto a dos hijas de Luis después de que una de ellas y uno de sus nietos tuvieran unas palabras de recuerdo para el homenajeado.

La concesión del nombre para la plaza lo decidió por unanimidad el Pleno del Ayuntamiento celebrado el día 27 de abril de 2018.Los trámites de esta iniciativa, a propuesta de la concejala de Cultura, Maravillas Fernández, según el Reglamento de Honores y Distinciones del Ayuntamiento, tuvieron curso en diciembre de 2017 gracias a un escrito firmado por Javier de Maya de Paco, también presente en la inauguración, en el que solicitaba al Consistorio  que se hicieran “las labores necesarias para que se dedique una calle o plaza a nuestro queridísimo Luis”.

Javier de Maya argumentaba esta petición en que se habían cumplido 50 años “de la muerte de un ceheginero de pro, humilde como ninguno, trabajador como el que más y, sobre todo, humanitario y piadoso como siempre lo hemos recordado todos en el pueblo”.

La edil, en su propuesta argumentó que “han sido muchas las personas las que siempre han manifestado la posibilidad de que, de alguna manera, el Ayuntamiento tuviera algún gesto para que se recordara en nuestra ciudad a esta persona, como símbolo de otras muchas que vivieron y se dieron a las demás”.

Tras esta propuesta, y por Resolución del alcalde de Cehegín, José Rafael Rocamora, se dispuso un  plazo de exposición pública de 15 días en los cuales, todas las personas que así lo quisieran, pudieran adherirse a esta distinción. A la misma se adhirieron multitud de firmas y, tras este procedimiento, la edil de cultura, también Instructora del expediente,  propuso la idoneidad a la alcaldía de que esta persona tuviera el reconocimiento público que se le solicitaba.