JAIME PARRA

Fotografía: ALBERTO PORRAS

Andrea Romera, Elisa y Yolanda Cobos, Juan Antonio Ros, Francisco Javier García, María Pérez, Ángel Navarro y Leticia López forman el grupo In Tempo, que actúa este sábado 18 de febrero en el Teatro Thuillier a partir de las 19:30 horas en el festival Zambra Mora, junto a otros músicos caravaqueños como Mario Matallana, Smoking Mondays y Doble Sentido. Organizado por el Bando Moro, la cabila femenina Abul Khatar y el Ayuntamiento, los beneficios del concierto irán destinados a la asociación Teayuda.

La historia de In Tempo se remonta varios años, cuando una de las componentes, Leticia, formó el grupo junto a otras dos personas. Pero la formación que actuará en el Thuillier lo hizo por primera vez en el ciclo Música en la Plaza organizado por el Ayuntamiento el pasado verano.

A las dos flautas, el violín y el piano, se les suma primero una voz femenina y por último las guitarras. Las componentes femeninas de In Tempo actúan sobre todo en celebraciones como bodas, bautizos y cocktails donde alternan clásicos del pop con conocidas bandas sonoras y canciones propias de ceremonias religiosas, pero siempre tratando de llevarlas a su estilo y darles su toque personal haciendo sus propios arreglos. “Nos dicen lo que quieren y nosotros lo adaptamos”, explican y hablan de uno de los encargos más llamativos que han tenido: una boda heavy en el Castillo de Caravaca con adaptaciones de Scorpions y Iron Maiden. O la adaptación de una “Salve Rociera” que ahora les han encargado. También han actuado en las dos últimas ediciones de Movember.

Algunos en Caravaca y otros en Murcia, ensayar todos juntos resulta complicado, aunque van a tratar de hacerlo regularmente, no solo cuando tienen una actuación en el horizonte… y en el futuro cercano se están planteando escribir y tocar sus propios temas.

De momento, este sábado actúan en el Teatro Thuillier un concierto más rockero que sus actuaciones habituales. In Tempo espera que los caravaqueños se animen a acudir al concierto, tanto por ser una causa benéfica, como para apoyar a los grupos caravaqueños ahora que creen que la música está haciéndose un hueco en esta ciudad.