MIGUEL CABALLERO
Hace ya mas de dos meses que nos dejaste y aun sigues muy vivo en nuestras mentes y corazones de todos los que hemos tenido el placer de conocerte y compartir esta corta vida a tu lado. Esa fatídica mañana del 3 de Julio cuando regresabas deMateo Caballero, hacer lo que mas te gustaba andar/correr y sobre todo darte un baño en tu querido “Pasico Ucenda” como su cristalina y helada agua nos quedamos cuando conocimos tu accidente, una maldita casualidad del destino, por un lugar muy transitado por tí cuando regresabas a casa te fuiste para siempre.
Nunca pensamos que esto le podía pasar a alguien tan cercano y prudente pero como él muy bien nos decía “no me gustaría morir postrado en una cama sino haciendo deporte que es lo que más quiero”, pero no pensamos que seria tan pronto y de esa forma trágica.
Siempre nos quedara tu recuerdo, tu sonrisa, tu amistad… pero sobre todo tu forma de ver la vida llena de optimismo.
Dedicado más de treinta años a la enseñanza y sobre todo la educación física, empezaste en Fuente Álamo y luego en Caravaca de la Cruz para al final afincarte definitivamente en el Colegio Artero al que tanto amabas; me decías hace muy poco tiempo que conservas las fotografías y nombres de todos tus alumnos/as, casi mil cuatrocientos, algunos de los cuales son también profesores. Supiste ganarte el cariño de todos ya que además de tu labor de enseñanza eras sobre todo amigo, no te gustaba que llamaran Don Mateo pues querías sobre todo ser una persona cercana y querida, lo conseguiste….
Fuiste uno de los muchos jóvenes que desde temprana edad tuvo que trabajar muy duro con el fin de poder pagar los estudios, me acuerdo de esos días que al regresar a casa después de una dura jornada y muy cansado tenias que ponerte a estudiar muchas horas, a veces toda la noche bajo la luz tenue y con la música de fondo de Triana, The Carpenters, etc, para al final conseguir la ansiada graduación.
En esa época de joven tus pocos ratos libres los disfrutabas con los amigos en el Club Hogar de la Juventud (C.H.J) en el Camino Real, lugar de reunión y diversión de muchos de los que ahora son tus amigos. De ese lugar se forjo el equipo deportivo y sobre todo humano que hasta ahora sigue participando en las diferentes competiciones deportivas, sobre todo el campeonato de verano de fútbol en donde participamos desde hace más de treinta y cinco años al lado de tus amigos en especial de Tichos que junto contigo erais de los pocos que estaban desde el principio; decir también y que debido a los buenos ratos también nos aficionamos al baloncesto ; decir que todo este tiempo de unión y armonía entre amigos y deporte ha sido gracias a tí que siempre te has preocupado en mantener viva y unida la ilusión de muchos de nosotros.
Resaltar que siempre estabas dispuesto a ayudar a los demás, en cuantas reformas de casas familiares o de amigos no has estado?. A cuantos amigos le ayudaste en labores agrícolas (vendimia, almendras, albaricoques, etc)?. A cuantos jóvenes estudiantes les has pasado libros y apuntes para sus carreras universitarias?. En cuantas fiestas y reuniones de amigos has sido uno de los anfitriones?. Cuantas actividades extraescolares ha organizado y disfrutado en sus ratos libres lo que le ha llevado a ser muy querido por sus alumnos/as y respetado por sus compañeros de enseñanza?. También siempre dispuesto a colaborar en cuantas actividades deportivas se organizaran en la localidad de forma totalmente voluntaria y altruista.
Por último en el aspecto familiar decir que naciste en el seno de una familia humilde y trabajadora que desde siempre se ha preocupado por la educación, el respeto, etc y por mantenerla siempre unida, de hecho los días que nos juntamos todos era el mejor rato que podíamos pasar. Ahora todo eso ha cambiado desde ese día en el que nos dejaste, se ha parado el tiempo, algo se ha roto en nuestro interior. Pero tú si algo nos has enseñado es la fortaleza, la ilusión, las ganas de vivir de seguir adelante, de superar el dolor y la tristeza y te aseguro que así lo haremos aunque esta herida nunca se va a cerrar. Recuerdo que me decias tambien: “No llorar jamás por mí, al contrario sonreír y disfrutar del tiempo que hayais compartido a mi lado”
No te gustaba para nada figurar y destacar sobre el resto, al contrario siempre humilde trabajador por y para los demás hasta el final en donde tus deseos se han cumplido; no querías los funerales ostentosos y por ello rompiendo normas y siempre respetando tu ultima voluntad ahora descansas en lo más alto de la cima de El Castellar al que tanto amabas y donde pasabas mucho tiempo solo andando o corriendo por esas sendas. Ahora casi todos los días sube gente a ese lugar junto al árbol y charla un rato contigo disfrutando del aire, de las maravillosas vistas y sobre todo de la paz que allí se respira. 
Jamás te olvidaremos, siempre estarás con nosotros en nuestros corazones y mente. La vida ya no será la misma sin tí. Gracias por todo Hermano.