AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

Impulsan la creación en Caravaca de la Cruz del Centro Logístico de Biomasa de la Región de Murcia, que pretende ser punto de encuentro de empresas forestales y fomentar el desarrollo rural a través del aprovechamiento eficaz de los deshechos de la masa forestal que generan energía limpia y renovable.

El alcalde, José Francisco García, ha acompañado al consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, en la presentación del proyecto, que cuenta con una ayuda inicial de 100.000 euros por parte de la Comunidad Autónoma y del Fondo Europeo de Desarrollo Rural. La ubicación prevista para el desarrollo del centro es el Polígono Industrial de Cavila y, en concreto, una parte de las instalaciones del antiguo mercado de ganado, desde hace décadas en desuso.

Los trabajos los viene desarrollando el Grupo Operativo Biomasmur, constituido para la dinamización y el fomento de la bioeconomía y la economía circular mediante la introducción de aspectos innovadores en el sector de la biomasa.

El consejero Luengo ha destacado que “el uso de herramientas innovadoras, como son la implantación de un sistema de certificación forestal regional propio y el fomento de la biomasa, contribuye a la pervivencia de las zonas rurales frente al cambio climático”.

Por su parte, el alcalde, José Francisco García, ha destacado que “Caravaca se considera la ubicación geográfica estratégica para este centro regional logístico de recursos forestales, ya que, además de cercanía a la biomasa, cuenta con espacios y comunicaciones adecuadas”. En este sentido, ha subrayado, que “supone una importante apuesta por el medio rural y su supervivencia con modelos innovadores, que fomentan la bioeconomía, la economía circular y, por tanto, la fijación de población”.

“Hablamos de medio ambiente y desarrollo, de empleo y de apuesta por la energía limpia, a través de una gestión forestal sostenible y de los valores socieconómicos del medio rural”, ha subrayado José Francisco García, quien ha señalado que, “aunque queda trabajo por delante, el punto de partida han sido meses de estudio que se traducen en la presentación de este proyecto”.

La Región de Murcia cuenta con 511.294 hectáreas de superficie forestal, lo que supone un 45 por ciento de la superficie total regional. Buena parte de esta superficie forestal arbolada se localiza en la Comarca del Noroeste, integrada por los municipios de Calasparra, Cehegín, Caravaca de la Cruz, Moratalla y Bullas. En esta comarca la superficie forestal asciende a 141.331 hectáreas, un 28 por ciento de la superficie forestal de la Región. Y dentro de esta comarca, destaca Caravaca de la Cruz, con una superficie forestal de 39.703 hectáreas.

Luengo destacó que esta importante superficie regional forestal, “además de ofrecer unos relevantes servicios ecosistémicos, como son la corrección hidrológica o la función de sumidero de carbono, puede producir unos importantes beneficios económicos y un fomento del desarrollo rural y la socioeconomía de zonas rurales, muy afectadas por el desempleo y la despoblación, mediante la valorización de los productos forestales obtenidos de dichas superficies”.

Para la realización de estas actividades, el Grupo Operativo Biomasmur está desarrollando el proyecto de un Centro Logístico de Biomasa, que sirva como punto de encuentro de empresas forestales regionales y de maquinaria innovadora para la producción de biomasa normalizada y certificada.

Los socios del Grupo Operativo son Ingeniería del Entorno Natural SLU, empresa consultora de ingeniería forestal y medioambiental, con más de 10 años de experiencia en el sector forestal de la Región; Profomur, la Asociación de Propietarios Forestales más importante de la Región de Murcia, formada por 219 propietarios forestales privados, con un total de 62.000 hectáreas forestales asociadas, que fue fundada en 2005; e Ingeniería Quipons SL, con una amplia trayectoria profesional dentro del sector forestal, cuya actividad se desarrolla principalmente en la gestión forestal sostenible.

La biomasa alude a toda materia orgánica procedente de plantas y desechos de animales susceptible de transformarse en energía, así como residuos provenientes de la actividad agrícola, desechos de origen forestal en aserraderos como aserrín, cortezas, podas, ramas y otros de carácter urbano aprovechables.

 

 

Mejoras en Caminos Rurales

El alcalde ha agradecido la inversión de 800.000 euros en caminos rurales por parte de la Comunidad Autónoma y la próxima convocatoria de 177.000 euros. Sin embargo, ha acordado con el consejero que hay que encontrar nuevas fórmulas de financiación para la mejora de estas vías rurales porque son muchas las necesidades y deficiencias en esta materia en un municipio de tanta extensión.

“Los caminos rurales son fundamentales para movilidad de la población y para el desarrollo de la actividad agrícola y ganadera”, ha señalado.

La Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente llevará a cabo el acondicionamiento de dos caminos rurales en el municipio de Caravaca de la Cruz, con un presupuesto de 800.000 euros, distribuido en las anualidades de 2020 y 2021 y con un plazo de ejecución de las obras de cuatro meses. En este caso se acondicionarán los caminos Casa del Pino (2.364 metros) y Casa Grande (4.252 metros).

Dichos caminos presentan daños o deficiencias que no son compatibles con la prestación de un nivel de servicio adecuado, por lo que se acometerán las actuaciones necesarias para su acondicionamiento, de manera que permitan el tránsito normal de vehículos por su trazado actual, descartando la construcción de nuevos recorridos.

Además, se ha decidido agrupar los caminos en un solo proyecto, lo que lleva aparejado beneficios medioambientales y económicos, puesto que se han tenido en cuenta condiciones de proximidad geográfica y similar solución técnica. Con ello, se consigue una optimización del transporte y empleo de diversa maquinaria pesada necesaria para el aglomerado de los caminos.

El proyecto se enmarca en el Programa de Desarrollo Rural de la Región de Murcia y está financiado en un 63 por ciento por el fondo europeo Feader, un 11,1 por ciento por la Administración central y un 25,90 por ciento por la Comunidad Autónoma, correspondiendo a la Fase VII de adjudicaciones.