Por Mar Abenza, CEO de Green CO2 Consulting y Marevents Comunicación Global.

MURCIA – 28/08/2020.- Durante los últimos meses hemos visto asentarse un nuevo complemento diario que acompaña, de manera obligatoria a la mayoría de ciudadanos españoles y del resto del planeta. La mascarilla se ha impuesto en nuestro día a día como una prenda de vestir más,  una primera barrera frente al virus que no podemos olvidar.

Existen multitud de mascarillas (quirúrgicas, FPP, médicas, artesanas, tela… etc.) que podemos clasificar en esencia como mascarillas reutilizables y no reutilizables. Alargar la vida útil de un producto siempre resulta beneficioso para el medio ambiente y el general para el comprador, ahorrándose los costes derivados de adquirir de nuevo el producto.

De esta forma se contribuye a fomentar un modelo de consumo que reduce el uso de materias primas, lo que englobamos dentro de los principios de la Economía Circular que tan a la orden del día están en materia ambiental.

A simple vista, si tenemos en cuenta todo el Análisis de Ciclo de Vida de estos productos, es decir, la evaluación de los impactos ambientales durante todas las etapas de su existencia, desde extracción, producción y distribución, uso y fin de vida, parece menos pernicioso para el medio ambiente el hecho de tener mascarillas reutilizables.

Para llegar a afirmar esto tenemos que tener en cuenta todas las etapas del ACV, la procedencia de los materiales que forman las mascarillas y el modo de extracción y recursos empleados para las mismas, la distancia y los métodos de transporte y finalmente el destino que se les encuentra una vez finalicen su vida útil. Bajo esta premisa parece lógico pensar que, las mascarillas reutilizables de elaboración nacional debidamente desechadas son la alternativa menos agresiva para el medio ambiente. Y es que todos estamos viendo lo dramática que se está volviendo la situación de la gestión de los residuos de laCOVID19. Según las últimas cifras si el 50% de la población española usara una nueva mascarilla quirúrgica diariamente, se utilizarían alrededor de 705 millones de mascarillas por mes. Estas cantidades son abrumadoras y más aún si tenemos en cuenta que, si no se eliminan de manera correcta, estas mascarillas pueden acabar en nuestros mares, provocando una situación dramática desde el punto de vista biológico para las especies que en él habitan.

¿Qué deberíamos hacer entonces?
Lo primero que deberíamos plantearnos es el impacto ambiental que tienen nuestras acciones. Buscar siempre alternativas locales o nacionales a la compra de productos, ya que se presupone un menor impacto medio ambiental ligado al transporte y la extracción y la huella de carbono (indicador de la cantidad total de gases de efecto invernadero expresada en CO2 equivalente) también será más baja.

Lo segundo es cambiar la mentalidad a los productos de un solo uso. En esta época que nos ha tocado vivir debemos conservar, mantener y alargar la vida útil de todos los productos y procesos de los que nos servimos para reducir la carga a la que sometemos al planeta.

El tercer paso sería hacer una disposición final adecuada a nuestros residuos. Muchos de ellos pueden tener una segunda vida si los reciclamos correctamente y otros, requeridos por su naturaleza o por su potencial contaminante, han de ser depositados en el contenedor adecuado para su incineración o disposición en vertedero. No debemos dejar que el día a día nos lleve al abandono de residuos en zonas rurales o urbanas ya que su presencia incide de manera directa en el medio ambiente y muchos acaban contaminando nuestras aguas o en el propio mar.

Hoy día existen multitud de opciones que sustituyen a las mascarillas higiénicas de uno solo uso, las cuales tardan entre 300 y 400 años en degradarse, algunas de ellas tan innovadoras como mascarillas biodegradables o compostables y otras que, con el debido cuidado, aguantan casi 100 lavados. Te recomendamos que antes de adquirirlas de manera mecánica pienses un segundo en el medio ambiente y en las consecuencias que tiene nuestra actividad.

¿Tienes una empresa y estás interesado en aprender y aplicar modalidades de ACV y Huella de Carbono en la misma para reducir tus costes y aplicar los nuevos requisitos ambientales? Visita nuestra web e infórmate de los servicios y proyectos de Green CO2. Nuestros profesionales están a su disposición para ayudarles.

Visita http://www.greenco2.es o envíanos un correo a info@greenco2.es. ¡Estamos a tu disposición!