JOSÉ LUIS ÁLVAREZ CASTELLANOS/COORDINADOR @IUVRM

Transcurrido ya el periodo transitorio para la entrada en vigor de la “ley de medidas urgentes para la reforma laboral, la garantía de la estabilidad en el empleo y la transformación del mercado de trabajo”, más conocida abreviadamente como “Reforma Laboral”, podemos hacer una primera evaluación del impacto que está teniendo sobre uno de sus principales objetivos: establecer un nuevo paradigma en el mercado de trabajo en el que el contrato indefinido pasa a ser lo ordinario y habitual y el contrato temporal la excepción.

No es este su único objetivo, como es obvio, pero si que este cambio de planteamiento, que convierte en prioritario al contrato indefinido, sienta las bases de unas relaciones laborales diferentes a las que han venido imponiéndose en nuestro país desde hace décadas y más intensamente desde la última reforma laboral del PP en el año 2012, a consecuencia de la cual en el periodo de mayor recuperación económica de la crisis financiera (2014-18) la contratación indefinida apenas llegó al 7% en nuestra región.

¿Qué ha ocurrido en estos primeros meses de aplicación de la nueva Reforma Laboral que ha impulsado la ministra de Trabajo Yolanda Díaz? Lo más significativo es que en el mes de abril, por primera vez en la serie histórica de datos, los contratos indefinidos han superado a la contratación temporal. Se partía en la Región de Murcia en el mes de diciembre pasado de una proporción 9,7%-90,3% en contra, situándose en este mes de abril en 55,4%-44,6% a favor, con un acumulado desde enero del 22%.

Pero si nos fijamos en el impacto en el ámbito de la comarca del Noroeste, los datos son todavía más espectaculares. A falta de conocer los datos desagregados por municipios del mes de abril, que todavía tardarán algunos días en publicarse, los del trimestre enero-marzo nos dejan datos como los siguientes: un acumulado del 69% de contratos indefinidos en Pliego, del 49% en Bullas, del 47% en Cehegín, del 45% en Caravaca y del 42% en Mula. Los datos de Calasparra y Moratalla distan de la tendencia del resto de localidades situándose en el 27,4% y el 16,8% respectivamente. El dato medio acumulado de la comarca del Noroeste en este primer trimestre se sitúa en el 39%, diecisiete puntos por encima de la media regional.

Algunos datos desagregados del mes de marzo son realmente sorprendentes, por ejemplo, el 85% de Pliego, el 65% de Bullas, el 61% de Caravaca y Cehegín, el 51% de Mula o el 48% de Calasparra, datos muy superiores al 30% regional para este mes de marzo e incluso algunos de ellos ya superiores al dato regional de abril que ha alcanzado el 55% de contratos indefinidos.

Estos datos de nuestros municipios que, a buen seguro, serán superados por los datos del mes de abril a tenor de lo ocurrido en el conjunto de la Región, apuntan a una consecución en el corto del plazo del objetivo de la Reforma anteriormente expuesto: saber que cuando se opta a un trabajo la oferta será, por lo general, de un contrato indefinido y solo excepcionalmente de un contrato temporal.

Las ventajas que ello supone son obvias, desde mayores derechos, como la indemnización por despido, de la que carece el contrato temporal, hasta la incidencia en la vida cotidiana de un trabajador/a en cosas como, por ejemplo, solicitar un préstamo bancario.

No obstante, la reforma laboral abre otras muchas ventanas hacia la mejora de las condiciones laborales, de la negociación colectiva y de los salarios, aunque la principal tarea será la de no retroceder.