Ya en la calle el nº 1051

Barranda en nuestras raíces

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Barranda en nuestras raíces
Barranda en nuestras raíces

Ignacio Ramos

Barranda es como un oasis en el Noroeste pobre de la Murcia sedienta, que estalla en verde cuando recibe el consuelo de una gota de agua y, agradecida, multiplica por mil cada semilla que se entierra en su seno. Sus fértiles cañadas, sus lomas pedregosas, conocen bien la presencia del almendro, el dulce fruto del albaricoquero y del manzano, la acidez del olivo; la hortaliza, el maíz o la patata aún se resisten a la invasión del cultivo industrial de la lechuga, la coliflor o el brócoli.

Esta aldea, una más de las que salpican muestro campo caravaqueño, también conoce la hermosura de la nieve sobre las montañas y llora en los barrancos, el oro de la aliaga florecida, el aroma de tomillo, de espliego, de romero, que fluye del ribazo y la ladera; conoce bien la oveja bondadosa, o la cabra que escala los peñascos, el ruiseñor que trina en el zarzal o el gorrión casi doméstico…

Y conoce también la mirada larga, gris, incierta, de gentes que anhelan desesperadamente la esperanza. De gentes que se niegan a perder sus raíces; que aún sienten en su sangre el aleteo de sus tradiciones más hermosas. Algunas, como la de los Aguilanderos, que ha sabido conservar a través de los siglos, y que ha cristalizado en la Fiesta de las Cuadrillas. Una fiesta que congrega ríos de gente gozosa en Barranda, cada final de enero; miles de personas que llegan de toda España a saborear sus raíces culturales en “el encuentro más paradigmático de cuantos se celebran en relación con la música de tradición oral”, según el etnólogo Manuel Luna.

Barranda en nuestras raíces
Fiesta de las Cuadrillas de Barranda

Comenta Javier Orrico, que, en el regreso de una cultura campesina que se resiste a desaparecer, “sólo nos quedan Barranda y su Fiesta de las Cuadrillas”. Yo añadiría, parodiando el recuerdo de “Casablanca”, que cuando las tendencias modernas amenazan con borrar el acervo de la cultura rural, siempre nos quedará Barranda. Para cantar la esencia, bailar la alegría y percatarse de que los siglos y las máquinas no mejoran los modos de disfrutar la vida.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco