Asociación CARALLUMA.

Hace nada menos que treiPropietario colaborador de Carallumanta y tres años que comenzaron los conservacionistas con el, entonces novedoso, proyecto de reintroducción del buitre leonado en la Región de Murcia. El primer comedero de buitres lo instalaron en el campo de Caravaca, en la finca de Las Aguzaderas, propiedad de la familia Chico de Guzmán, muy sensibilizada con los problemas ambientales de la comarca. Una vez conseguido el éxito del proyecto, los descendientes del Duque de Ahumada recibieron en 1996 el Premio CARALLUMA de Medio Ambiente por su colaboración en la recuperación de los buitres. Ahora nuevamente se vuelcan todos en la conservación de una especie protegida, el Cernícalo primilla, una pequeña rapaz insectívora que estuvo a punto de desaparecer en la década de los 80 y que desde entonces CARALLUMA no ceja en su empeño de seguir con el proyecto de recuperación de la especie en la Comarca Noroeste de la Región de Murcia y el extremo noreste de la provincia de Granada.
Antes de iniciarse el ciclo reproductor de los primillas, componentes de la asociación conservacionista han instalado en unos tejados del caserío de La Junquera, propiedad de la familia Chico de Guzmán, diez tejas de cañón con un diseño especial que permite a estas beneficiosas rapaces introducirse bajo el tejado y hacer sus nidos en un cubil que previamente ha sido adaptado por los conservacionistas y preparado con una base de arena para posibilitar la puesta y reproducción de las parejas de cernícalos. Así, la próxima rehabilitación de los tejados prevista por los dueños en varias construcciones rurales, no limita el número de nidos en un futuro.
La colaboración de la familia Chico de Guzmán con CARALLUMA se enmarca en un proyecto global de recuperación del entorno rural de La Junquera, donde ya existe producción de agricultura ecológica y trabajan en la recuperación ambiental del nacimiento del río Quipar así como la creación de una ecoaldea, entre otros proyectos.