Ya en la calle el nº 1047

Honorio Pérez Picazo (Piccasso), un vecino de Cehegín adelantado a su tiempo

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

ANTONIO MARÍN SANDOVAL | Leía hace unos días en el digital de Europa Press que, “Investigadores del Massachusetts Institute of Technology, han desarrollado un sensor autoalimentado y sin batería que puede recolectar energía magnética de su entorno. (Enlace de la noticia https://www.europapress.es/ciencia/laboratorio/noticia-sensor-baterias-funciona-energia-ambiental-20240118131930.html )

En ese momento y sin tener idea alguna en la materia, me acordé de que una persona que residía en Cehegín hace ya bastantes años, puede que se adelantara a estos investigadores que en nuestros días venden el logro de haber construido un dispositivo que recolecta energía del campo magnético generado al aire libre alrededor de un cable, pues algo parecido hizo nuestro vecino Honorio Pérez Picazo (Piccasso).

Honorio Pérez Picazo (Piccasso), un vecino de Cehegín adelantado a su tiempo
Honorio Pérez Picazo (Piccasso), un vecino de Cehegín adelantado a su tiempo

Para quienes nos sepan quién era Honorio, fue el constructor de un helicóptero que había en el paraje La Marrá, poco antes de entrar a Cehegín. Un helicóptero que a los que por entonces éramos críos nos sorprendía ver en ese lugar de la carretera de Caravaca y que en mi caso pregunté a mi padre en muchas ocasiones, si había volado alguna vez, la respuesta siempre fue la misma, nunca voló. Eso sí, los rotores funcionaban y además con energía eléctrica. Este helicóptero no fue su única construcción aeronáutica, pues años atrás en Torrejón de Ardoz construyó una avioneta con un motor de coche, la cual no volaba, pero sí que corría mucho.

Pero en su casa de Cehegín, no sólo tenía un helicóptero Honorio, había aparcado un autobús que él modificó y que llegó a funcionar con un motor eléctrico, que alimentaba con un aparato invención suya y que producía electricidad “recogiendo las partículas eléctricas existentes en la atmósfera”, el cual carencia de baterías industriales y ausencia de conexiones a redes eléctricas, aparato que inventó en los años 60 del pasado siglo y lo fue perfeccionando a lo largo de su vida.

Honorio, por unos tratado como un loco y por otros como un genio, puede que inventase hace 80 años lo “descubierto” hoy día en Massachusetts, pero Honorio era un hombre sin estudios, que aprendió a base de trabajar y calambrazos, Honorio es posible que fuese un adelantado a su tiempo, intentó montar una planta desalinizadora de bajo coste a la que el Gobierno de la Región de Murcia, subvencionó con más de 500.000 pesetas, además fue un inventor protegido por el ex Presidente de la CARM Andrés Hernández Ros. También inventó un coche eléctrico, por el qué según contaba él se interesó FORD, y hasta llegó a inventar un teléfono móvil con el que se podían hacer llamadas, pero no recibir.
Pero el más sonado de sus inventos fue su aparato que generaba electricidad, al que antes hice referencia y sobre todo cuando en el año 2002 viajó a Cuba con el expresidente Hernández Ros para vender y construir su invento al Gobierno de Fidel Castro, al cual pidió 90.000 millones de dólares por su invento, negocio que no llegó a fraguar pues Honorio no se fiaba del Gobierno Cubano y casi de nadie en este mundo, así que con una excusa barata se largó de vuelta a España.

Honorio Pérez Picazo (Piccasso), un vecino de Cehegín adelantado a su tiempo
Honorio en un vídeo grabado en 1995

Honorio nació en La Bóveda de Toro, un pueblo de Zamora, fue un trotamundos estando viviendo e inventado en Torrejón de Ardoz, en La Unión, en Beniel, en Espinardo, en La Ñora, en Alcantarilla, en Ceutí, en Cehegín y según cuentan terminó sus días en La Herradura (Granada), fue muy desconfiado y por ello nunca contó a nadie cual era el secreto de su invento, de ahí que antes o después quienes confiaron en él le dieran la espalda, nunca quiso patentar sus inventos, por si le robaban la idea en el transcurso de la patente y como dice el refrán “la desconfianza mata al hombre”. Alguien que lo conoció muy bien y confió en él durante un tiempo, fue César Herrero, jefe de Mantenimiento del HU Virgen de la Arrixaca entre los años 70 a 90, el cual terminó describiéndolo como “una persona insolidaria, muy desconfiado, con la autoestima fuera de lo común, dedicando sus energías a su hallazgo y a él mismo, olvidándose de todo lo demás que le rodeaba”. En su descripción César Herrero contó como anécdota que “el día que llegó su jubilación no tenía el DNI actualizado y tampoco consiguió renovarlo, pues para ello la policía le pidió una partida de nacimiento, pero en La Bóveda de Toro, Zamora no existía la inscripción de Honorio Pérez Picazo y sí de Caterine Pérez Picazo, así pues “en su jubilación Honorio tomó la identidad de Caterine Pérez Picazo”.

Honorio Pérez Picazo a buen seguro no pasará a la historia como un gran inventor, pues seguro que casi nadie se acuerda de él por sus inventos, de los cuales no hay publicaciones científicas ni nada que se le parezca, es incluso probable que los pocos recuerdos de él sean de “un inventor loco”, (nunca se ha escrito nada de un cuerdo), pero lo que si tengo claro es que “inventó un aparato que recogía las partículas eléctricas de la atmósfera” y qué hoy se ha descubierto algo parecido, que a buen seguro si eso funciona los honores no serán para Honorio y si para el Massachusetts Institute of Technology.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE