MICAELA FERNÁNDEZ

Solemnidad en la Semana Santa Muleña. La riqueza de sus pasos, la tradición e historia de sus cofradías y la juventud de los nuevos actos que engrandecen la Semana de Pasión. En la Semana Santa muleña se dan cita dos grandes pasiones, por un lado, los desfiles pasionales y, por otro, la Tamborada. La belleza de las procesiones en Mula se realza no solo por las imágenes que nos han dejado escultores como José Sánchez Lozano y González Moreno, continuadores de la escuela salzillesca, sino también por las calles por las que se procesiona, calles llenas de historia y de arte.

Las angostas calles empinadas, estrechas, muestran con mayor fuerza la pasión y el sufrimiento de la muerte de Cristo. Pasión desmedida, silencio y respeto se mezclan con el estruendo, la exaltación que en el muleño produce la tamborada. Este antagonismo hace que la Semana Santa en Mula sea distinta, diferente, única.

Domingo de Ramos, en la Parroquia de Santo Domingo, Bendición de las Palmas y salida del cortejo pasional con la Procesión de Ramos y Jesús Triunfante de la Cofradía de Jesús Triunfante y Santiago Apóstol. El Martes Santo, a las 12 de la noche y tras el toque de cornetín desde la plaza del Ayuntamiento, miles de muleños harán tronar los tambores durante 16 horas ininterrumpidas.

Lo que en un principio nació del pueblo como protesta, hoy en día está íntimamente ligado a esta semana, de tal manera que no se puede hablar de Semana Santa sin hablar de tambores, ni de tambores sin hablar de Semana Santa.

El Miércoles, La Procesión de la Samaritana organizada por la Hermandad del Carmen. Esta Hermandad es la más antigua de todas. El origen de esta procesión se remonta a la fundación de la hermandad, su salida ha sido siempre de la Ermita del Carmen. El recorrido de este desfile es único, la dificultad de la salida de la procesión así como el regreso por las grandas del Carmen, embellecen el Cortejo. Jueves Santo, Nuestro Padre Jesús Nazareno, organizada por la Cofradía Titular.

A la 1 de la madrugada, desde la Parroquia de San Miguel Arcángel, Procesión del Silencio, organizada por la Hermandad del Cristo del Asilo desde el año 1965.

Viernes Santo, Procesión del Santo Entierro, organizada por la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Las marchas triunfales sustituyen a las pasionales y fúnebres. Atrás quedaron los días de la Pasión. Domingo de Resurrección, Procesión del Resucitado. Organizada por la Cofradía de Jesús Resucitado, ésta se constituyó en la primavera de 1984 con cofrades muy jóvenes.

De gran belleza es el Encuentro que tendrá lugar a las 10.00 de la mañana en la plaza del Ayuntamiento. Allí, con movimientos de vaivén que sorprenden y emocionan a un tiempo, todos reverencian al Vencedor de la Muerte. La entrada al templo de Jesús Resucitado es triunfal, los anderos de rodillas con el paso en alto lo suben y bajan con signos de gloria hasta el agotamiento.