JAIME PARRA

Por su trabajo desinteresado a favor del buen funcionamiento del Año Jubilar, colaborando en las celebraciones religiosas y en la atención a los peregrinos, la Cofradía de la Vera Cruz, el pasado 22 de noviembre, nombró a los Voluntarios, Cofrades del Año.

Peregrinación Cofradía

Peregrinación Cofradía

Juan Fernández Robles, vocal de Caridad y Voluntariado, explica su trabajo durante el año 2017 (en el que se triplicaron las visitas respecto a 2010) y qué ha supuesto este reconocimiento para los más de cien caravaqueños que lo han recibido.

         ¿Qué ha supuesto para los voluntarios el reconocimiento como Cofrades del Año?

–         Alegría compartida con todos los grupos que formamos este colectivo, tanto los que iban con el chaleco acompañando a los peregrinos, los que han ayudado en todos los temas relacionados con la liturgia y los que ayudan en la preparación de los ornamentos para las celebraciones. Hemos hecho este trabajo por amor a la Santísima Cruz y sin esperar nada a cambio, después la Cofradía ha tomado esta decisión que nos llena de alegría y también nos anima a seguir colaborando en aquellas actividades en las que se nos pida ayuda.

         Aproximadamente, ¿cuántos voluntarios de la Cruz hubo durante el Año Santo? ¿Responden a algún tipo de perfil completo?

–         Más de un centenar de personas agrupadas en torno a tres vocalías. En la de voluntariado, el perfil ha sido muy variado; hay personas ya jubiladas que disponen de más tiempo, jóvenes estudiantes que han reforzado durante los fines de semana y otros adultos que han compatibilizado sus trabajos con su presencia para ayudar a los grupos de peregrinos, cuando sus responsabilidades laborales se lo han permitido. En el grupo de Liturgia han colaborado los ministros extraordinarios de la Eucaristía, un grupo de lectores y las personas que se han dedicado de la colecta.

         ¿Qué labor cumple?

–         Cada uno de los grupos tiene sus tareas determinadas; los de chaleco rojo han estado en contacto directo con los peregrinos, les han recibido en El Salvador, les han acompañado hasta la basílica, han estado atentos a las necesidades en las celebraciones y han organizado la Adoración de la Sagrada Reliquia; los de Liturgia y apoyo a las celebraciones, se han encargado de la colecta, las lecturas y, los que están preparados para poder hacerlo, han ayudado a los sacerdotes para distribuir la comunión.

         ¿Sigue siendo necesario su trabajo en los años que no son jubilares?

–         En los meses que han transcurrido desde la clausura del Año Jubilar se sigue ayudando; habrá que replantear las tareas y la periodicidad y para ello ya nos hemos ofrecido a seguir colaborando con el rector de la basílica que será quien vaya determinando las necesidades en cada momento.

         Un deseo para estas Fiestas.

–         Que no olvidemos que tenemos que divertirnos sin dejar de ser aquello que somos: cofrades de la Vera Cruz, tenemos que mirar siempre hacia la basílica y orientar nuestro corazón y nuestras acciones a la Sagrada Reliquia. También quisiéramos agradecer este nombramiento a quienes lo han hecho posible y desear a todos unas felices