MICAELA FERNÁNDEZ

Noelia Montoro. ha pasado la mayor parte de su vida pegado a un balón de fútbol. Inicio sus pasos en el fútbol sala en el PDM Mula y, tras dar el salto al UCAM-El Pozo ha tenido la oportunidad de disputar cuatro partidos internacionales con la Selección Española Femenina de Fútbol Sala, los dos últimos el pasado 15 y 16 de noviembre frente a Rusia.

Noelia Montoro, jugadora del Pozo Fútbol Sala

Noelia Montoro, jugadora del Pozo Fútbol Sala

¿Qué ha supuesto para ti jugar en la Selección Española de Fútbol Sala?

La sensación es increible, tanto en la primera convocatoria como la de ahora. Escuchar el himno de España me supuso una gran emoción por dentro. Estaba muy feliz y a la hora de poder disputar el máximo nivel de fútbol sala me ha hecho también aprender muchísimo. He estado también muy apoyada por mis compañeros. Es como una experiencia que te marca.

¿Cómo ha sido tu adaptación a jugar en otro equipo al tuyo?

Yo tenía esa incertidumbre a la hora de tener nuevas compañeras, nuevo entrenador, nuevos sistemas de juego… pero la verdad que allí todo ha sido muy fácil, todas me han apoyado, también la entrenadora me ha ayudado mucho a aprender, han estado muy pendientes de mi, de que yo me adaptara lo máximo posible y estoy muy contenta por esa parte también.

¿Qué se siente al marcar con la Selección?

Mi posición es cierre y aunque meter goles no es mi objetivo, pero sí es verdad que siempre tienes que estar puesta para ayudar lo máximo posible al equipo y si puedes ayudar marcando goles, pues la verdad que mucho mejor.

¿Tienes nueva convocatoria para jugar con ellos?

El 9 de diciembre sale otra convocatoria pero todavía no se si me van a llamar. Hay que esperar.

¿Cómo fueron tus inicios en el fútbol sala?

Yo siempre he estado con una pelota en mis pies, siempre jugando con mis primos, mis amigos en el colegio, hasta que llegó el momento que le dije a mi madre que yo quería de verdad jugar al fútbol sala pero en un equipo. siempre he querido aprender más y fue así como llegué al UCAM-El Pozo.

Me adapté superbien al equipo, teníamos una entrenadora que era increíble y me hizo aprender muchísimo e hizo que el fútbol sala me gustara mucho más.

¿Cómo ves tu futuro dentro del mundo del deporte?

Desde pequeña siempre he practicado deporte, principalmente fútbol sala, pero me gustan todos los deportes. En estos momentos estudio Fisioterapia por lo que en un futuro, de una manera o de otra, estaré ligada a este mundo. Lo que sí espero del futuro es que se iguale el fútbol sala femenino al masculino y que tengamos los mismos derechos y nos reconozcan igual.

¿Cómo te sientes cuando te reconocen y felicitan por la calle?

Siempre es gratificante que se valore el esfuerzo que haces en tu día a día. Tener que irte lejos, no poder salir con tus amigas, dedicarle tiempo a tu familia… Que te lo valoren siempre es gratificante, me ayuda a seguir trabajando, me motivan. Muy feliz la verdad.

Además no estaría aquí si no es gracias al apoyo de mi familia, al gran esfuerzo de mi padre, que ha sido como mi entrenador personal, y que ha dedicado gran parte de su tiempo en que yo pudiera alcanzar esta meta.

De hecho animo a todas aquellas niñas que quieran dedicarse a este mundo o practicar algún tipo de deporte que se lancen y que logren sus metas porque es posible. Me encantaría tener la oportunidad de poder entrenar a algún equipo infantil de la localidad o hacer algo con ellas, poder transmitir lo que ha sido para mí el fútbol sala, los valores que te puede enseñar a nivel personal y a nivel deportivo y para mí eso supondría, me apasionaría.

¿Hay diferencias a la hora de hablar de fútbol sala femenino y masculino?

Yo creo que antes había más diferencias pero conforme la gente va viendo el fútbol sala femenino se da cuenta que las chicas también damos guerra. Ahora mismo yo creo que a la gente le está gustando el fútbol sala femenino, que también disfrutan. A lo mejor no jugamos como los chicos pero sí disfrutan y nos animan un montón, eso sí que es verdad.

¿Cuál es el partido que quedará marcado en tu vida para siempre?

Sin duda yo creo que fue cuando debuté con mi equipo en Primera División que yo creo que fue un gran salto y la verdad que fue muy emocionante. Tampoco olvidaré nunca el hecho de que yo siempre había soñado con llevar espinilleras, calcetas… por lo que nunca olvidaré mi primer partido como federada con el PDM. Me vi con mis calcetas y dije… ahora sí, era mi sueño jugar y fue en ese momento cuando supe que se había hecho realidad.