JESÚS AMO PÉREZ

Francisco José Quiñero Muñoz nació en Águilas (Murcia), estudió Biotecnología en la Universidad de Murcia y actualmente se encuentra investigando acerca del cáncer en la Universidad de Granada.

  1. ¿En qué momento decides dedicar tu vida laboral a la ciencia? Desde pequeño siempre me llamó la atención la naturaleza, nuestro entorno… y la posibilidad de estudiarlo durante mi formación universitaria me apasionaba. Así, tras terminar mis estudios de Bachillerato, comencé la carrera de Biotecnología. Durante los cuatro años de formación el mundo del laboratorio comenzó a apasionarme, especialmente durante la realización de las prácticas curriculares en el IMIB (Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria). En concreto, me llamó la atención el estudio del cáncer.
  2. Desde siempre has orientado tu vocación científica a estudiar los asuntos relacionados con el cáncer ¿Por qué escogió esta enfermedad como pilar fundamental de sus estudios? ¿En qué tipos de cáncer se centra? La base de escoger el cáncer como una enfermedad a estudiar se basa en el gran porcentaje de población a la que esta enfermedad afecta en nuestra sociedad actual, datos muy negativos que van a ir incrementándose a lo largo de los años.

Aunque con anterioridad estuve investigando acerca del carcinoma epitelial de células escamosas, actualmente me encuentro trabajando en cáncer de páncreas, la cuarta causa de muerte por cáncer en España.

  1. Va a dedicar los próximos años a estudiar una enfermedad para la que hoy en día la esperanza de vida es muy reducida ¿Qué espera conseguir con sus investigaciones? Como se indica, el cáncer de páncreas posee actualmente una esperanza de vida muy reducida ya que únicamente el 5% de los pacientes sobreviven a los cinco años tras ser diagnosticados.

Mi línea de investigación actual pretende encontrar una manera de mejorar la actual terapia empleada frente a este tipo de cáncer con la esperanza de incrementar la esperanza y calidad de vida de sus pacientes.

  1. Recientemente, su grupo de investigación ha saltado a la luz gracias a la síntesis de nuevos nanofármacos con mayor efecto contra los tumores. ¿En qué consiste un nanofármaco? ¿Cómo pueden estos nuevos fármacos revolucionar el tratamiento de estas enfermedades? El término nanofármaco se emplea actualmente para definir a aquellos fármacos que son encapsulados en distintos tipos de nanopartículas (cada una con sus características individuales) con el objetivo de mejorar la terapia frente a un tipo de enfermedad.

Estos fármacos pretenden incrementar la tasa de eficacia de los quimioterapéuticos actuales a base de emplear estas partículas nanométricas capaces de dirigirse específicamente al tejido cancerígeno y de penetrar con una mayor facilidad en las células cancerígenas, incrementando la cantidad de fármaco que llega a estas y, por lo tanto, aumentando la eficacia del tratamiento.

  1. Recientementeha participado en el I Congreso de Investigadores del PTS donde se han tratado temas de gran actualidad ¿Qué novedades podemos esperar en los próximos años en el campo de la biomedicina? No hay duda de que los próximos años van a ser bastante productivos en uno de los campos que más crecimiento está poseyendo durante estos últimos años, como es la biomedicina. Actualmente se está investigando en varias rutas moleculares que se encuentran implicadas en enfermedades que afectan a nuestra sociedad (como el Alzheimer, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer). Además, se sigue tratando de descubrir nuevos biomarcadores en sangre que permitan el diagnóstico rápido, eficaz y precoz de varias enfermedades, entre ellas el cáncer. Otro de los campos en los que creo que más se avanzará es en la implementación del diagnóstico genético desde nuestra infancia y la posibilidad de solucionar enfermedades genéticas desde la formación del feto, a través de innovadoras técnicas de modificación genética.
  2. Para finalizar, ¿Cree que la ciencia en España alcanzará el nivel de la media Europea? Me gustaría creer que esto es posible dado que la calidad y el nivel de publicaciones de nuestros científicos es bastante alta en comparación con varios países. Sin embargo, actualmente parece complicado observando el bajo porcentaje del PIB destinado a la investigación científica, dado que la cuantía de las ayudas que reciben nuestros grupos de investigación es escasa en comparación con la cantidad de recursos necesarios que hacen falta para llevar las investigaciones hacia delante. Hay que tener claro que invertir en ciencia es invertir en el futuro de nuestro país.