Miriam Martínez García

Hacerse mayor no es tarea fácil, bajar el rendimiento laboral puede resultar complicado, por esto es importante aprender a gestionar el tiempo que nos ofrece esta nueva etapa y sentirse libre de disfrutarlo como se desee. La organización Mundial de la Salud, define el envejecimiento activo como el proceso de optimización de las oportunidades de salud, seguridad y participación, con el objetivo principal de mejorar la calidad de vida de las personas que envejecen (OMS, 2002). En la actualidad las personas con discapacidad intelectual han incrementado su expectativa de vida, y por tanto es importante contar con un alto nivel de calidad a la hora de envejecer.

El Centro de Día Mayrena crea el Grupo Senior a partir de la necesidad de los usuarios mayores de 45 años a una reducción de la jornada laboral con el deseo de crear un envejecimiento positivo. En este sentido, se ponen a disposición de los participantes del Grupo Senior, todos los recursos disponibles para afrontar la “jubilación” de manera saludable, favoreciendo tanto la participación en el entorno como las relaciones sociales.

Entre los objetivos prioritarios del Grupo Senior, es de gran importancia el de llevar a cabo un proceso de envejecimiento activo sobre los pilares del bienestar mental, físico y social. Dicho propósito, reduce al mismo tiempo el sedentarismo y la apatía que se puede producir en esta etapa de la vida. Otro aspecto fundamental de este programa es el de evitar que los usuarios se sientan desplazados por bajar su actividad laboral, por eso una de las principales motivaciones que marcan el inicio de esta  etapa es la de tener la oportunidad de crecer, cuidarse y  ejercer la libre elección de cómo invertir su tiempo.

En este sentido, el abanico de actividades que se ofrecen es muy amplio, y cuenta con una particularidad y es que las dinámicas propuestas son pactadas por ellos mismos, es decir, son ellos los que realizan la demanda y en base a sus necesidades se crean las tareas a desarrollar.  En este sentido, cabe destacar el interés de los participantes del Senior en prácticas que les ayudan a mantener su atención y reforzar su memoria mediante ejercicios de estimulación cognitiva, así como recordar tiempos pasados mediante historias, leyendas y música.

Pero en este periódo también surge la necesidad de charlar con los compañeros, expresar cuáles son sus preocupaciones, sus nuevas metas, sus intereses. Estas razones son las que crean dentro del Grupo Senior el sentido de su unión, porque aunque el envejecimiento sea un proceso individual, en el que cada persona lo vive de una manera, es importante sentirse acompañado.

Mi experiencia personal en el Grupo Senior está siendo muy enriquecedora, porque cuento con la experiencia tanto ocupacional como personal  de cada uno de los miembros, sus ganas de compartir sus historias de vida y el empeño que muestran en seguir aprendiendo y participando de forma activa en las actividades que se presentan. Son un claro ejemplo de superación y esperanza, y es que tienen algo muy valioso llamado motivación,  lo que les llevara a vivir buenos momentos por este nuevo camino. La felicidad tiene la virtud de suprimir la vejez (Kafka).

Testimonios:

Ángeles Merlos:

El grupo no solo nos aporta más tiempo de descanso, sino un bienestar general para nosotros mismos. Me siento bastante bien y a gusto dentro del programa. Los profesionales se adaptan a todas nuestras necesidades, nos ayuda y nos entiende.

Catalina Sánchez:

Me siento  muy bien porque puedo frenar mi ritmo de trabajo, puedo relajarme pintando y charlando con mis compañeros.