Ya en la calle el nº 1047

Fulgencio Caballero: “El reto es conseguir que el lector no distinga entre la realidad y la ficción”

El novelista ficciona en “Sietetiros” un asesinato ocurrido en Calasparra

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Fulgencio Caballero

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

El autor calasparreño Fulgencio Caballero presentó el pasado sábado su último trabajo literario, “Sietetiros”.

Con el aforo completo en el Auditorio Municipal de Calasparra, se presentaba esta nueva obra en un acto que contó con la presencia de la alcaldesa de Calasparra, Teresa García, el editor de Doblecé Ediciones, Pedro Castillo, Gabriel Álvarez, maestro jubilado, y el autor, Fulgencio Caballero.

Quisieron también acompañar al novelista el concejal de Cultura Antonio Merino, así como familiares y lectores venidos desde varios puntos de España.

En sus novelas suele darse una mirada al pasado, ¿qué es lo que le atrae de sumergir al lector en otras épocas?

Nuestro pasado está lleno de luces y de sombras que lo hacen idóneo para novelar hechos que, por nuestra facilidad para el olvido, han pasado casi desapercibidos. Sacarlos a la luz es, para mí, un ejercicio sumamente enriquecedor. Investigar, preguntar y descubrir de dónde venimos se convierte en una gratificante tarea que me empuja a sumergirme en un proceso de creación literaria que, a veces, es duro pero, siempre satisfactorio.

¿Intenta en sus novelas ahondar en los paralelismos que se dan con la época actual?

A excepción de los valores éticos, que hemos ido perdiendo de forma progresiva, poco, o nada, hemos cambiado a lo largo de los siglos. En Sietetiros se establece un hilo argumental basado en la corrupción y la injusticia, temas muy de actualidad en nuestra época. El abuso del poder público para obtener beneficio particular ha sido y, desgraciadamente en ocasiones, sigue siendo habitual. A principios del siglo XX, el protagonista de la novela se ve involucrado, sin ser consciente de ello, en una organización delictiva que le empujará a cometer un crimen que conmocionó a todo un pueblo. Hoy, tan solo es preciso escuchar las noticias para constatar que todavía nos falta mucho para evolucionar como sociedad.

En “Sietetiros”, además de viajar al pasado, narra una historia real, ¿cuánto hay de ficción y cuánto de realidad en la novela?

El mero hecho de cometer un asesinato, por mucha transcendencia mediática que tuviera en su momento, no es suficiente para redactar un relato que pueda constituir una novela con su estructura de presentación, nudo y desenlace. En el caso de Sietetiros he tenido que utilizar la ficción, tanto para desarrollar el móvil que llevó al protagonista a acabar con la vida de un familiar, como para describir su trayectoria después de haber cumplido condena y las peripecias que tuvo que vivir en busca de la verdad. Pero no solo el crimen fue real, sino también algunas vivencias de otros personajes que participan en la trama, como las de una castañera de Madrid, Francisca Redondas Rodríguez, fallecida el pasado mes de abril, a los 99 años, que en la ficción, encarnada por Remedios, se convierte en el abnegado amor del principal protagonista.

Como escritor, cuando trata un hecho real, ¿se marca algún límite?

El reto es conseguir que el lector no distinga entre la realidad y la ficción. Para ello, intento encuadrar los hechos que relato dentro de un contexto histórico y unos escenarios lo más ajustados posible a la realidad. En el caso del nombre de los personajes, si estos son reales y han tenido relevancia histórica, procuro mantener su personalidad. Si se trata de personas sin trascendencia pública, pero que han existido realmente y tienen en la actualidad descendientes que podrían verse incomodados por los hechos que relato, suelo cambiarles el nombre, dejando al lector el trabajo de averiguar su auténtica identidad.

¿Cómo ha sido el proceso de investigación previo a la escritura de “Sietetiros”?

La novela es producto de la información aportada por Gabriel Álvarez Buendía, un maestro de Calasparra que vivió, años después, en la vivienda donde se cometió el crimen que vertebra el relato. Su interés por averiguar lo que realmente ocurrió, le llevó a recopilar, durante mucho tiempo, documentos relacionados con aquel asesinato. Fue él quien me propuso novelar la historia, prestándome para ello periódicos de la época, cartas y fotografías de las personas implicadas. Con Gabriel tuve la oportunidad de entrevistarme con otra persona que también tenía conocimiento de lo acaecido, Antonio Marín Oliver, maestro de Cieza vinculado familiarmente con Ricardo Oliver Ruiz, juez de Calasparra en la época en la que ocurrieron los hechos y que contrajo matrimonio con una de las personas pertenecientes a la familia implicada en aquel trágico suceso.

¿Cuándo oyó contar por primera vez esta historia?

Al haber ocurrido los hechos en el año 1921 y estando implicados familiares del que fuera alcalde de Calasparra, la noticia se ha difuminado con el paso de los años, y son pocos los que tienen constancia de lo acontecido. Fue, precisamente, Gabriel Álvarez quien me habló por primera vez de aquel crimen y de las circunstancias que llevaron a su autor a cometerlo. En realidad, es una historia poco conocida en la localidad y algunas personas mayores la han descubierto con motivo de la publicación de Sietetiros.

¿Cómo ha vivido su presentación?

El Taller Municipal de Comediantes-Adultos, dirigido por Antonia Martínez Llorente, ha sido quien se ha encargado de toda la presentación. Al Ayuntamiento de Calasparra, en la persona de su alcaldesa, Teresa García, y del concejal de Cultura, Antonio Merino, y a los componentes del citado grupo de teatro debo agradecer el espléndido trabajo que han llevado a cabo. La puesta en escena de algunos de los pasajes de la novela, acompañado de la magnífica interpretación al piano de Fernando Gómez Martínez, provocaron el deleite de todos los asistentes al acto del pasado sábado. Con un auditorio municipal repleto y con una inmejorable interpretación por parte del Taller de Comediantes, he de reconocer que llegué a emocionarme y que no puedo tener nada más que palabras de reconocimiento y de gratitud por el apoyo recibido.

¿Qué le ha llevado a publicar con DobleCé Ediciones?

Con Pedro Castillo Caballero, editor de DobleCé Ediciones, me une una relación de amistad desde hace muchos años. La publicación de Sietetiros estaba prevista para el año 2021, con motivo del centenario de los acontecimientos que se narran, pero la pandemia y posteriores problemas de salud me llevaron a posponer su edición. Fue, precisamente, Pedro Castillo quien me animó, hace unos meses, a sacarla a la luz a través de su editorial. Y quién mejor que un buen amigo para embarcarse con él en una aventura como es la experiencia de publicar un libro.

Fulgencio Caballero: “El reto es conseguir que el lector no distinga entre la realidad y la ficción”
Fulgencio Caballero: “El reto es conseguir que el lector no distinga entre la realidad y la ficción”

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE