MICAELA FERNÁNDEZ

Los vecinos de la pedanía muleña de Fuente Librilla se han volcado desde el primer momento mostrando una gran solidaridad con los demás con motivo de esta crisis sanitaria.

La confección de mascarillas, donación de productos de primera necesidad o la propuesta de actividades para niños y vecinos han sido algunas de ellas mostrando una gran unión y fortaleza en un crisis sanitaria y obligados al confinamiento social.

¿Cómo ha sido la coordinación entre vecinos, empresas, suministradores de material y destinatarios de productos?

Ha sido muy buena. La Junta Vecinal ha sido el nexo entre los donantes de material y los vecinos. Hay que agradecer a empresas como Brisa Jardín y Almohadas Lora de nuestro pueblo vecino, Barqueros, que han sido quienes comenzaron con esta iniciativa y nosotros no dudamos en sumarnos. Tampoco dudaron en unirse a esta iniciativa diferentes asociaciones y entidades de Fuente Librilla, que también han participado donando material.

En el caso de las mascarillas de protección, ¿tenéis contabilizadas las que se han entregado?

Hemos entregado unas 25.000 mascarillas y estimamos llegar alrededor de las 60.000 en unas semanas.

Además de las mascarillas, ¿qué otras acciones solidarias estáis desarrollando?

La desinfección del pueblo, gracias a un equipo formado por 15 agricultores que han ofrecido su tiempo y maquinaria.

Habéis propuesto además concurso y actividades entre los vecinos, principalmente los niños, ¿qué propuestas se han lanzado?

Consideramos que los niños son el colectivo al que más trabajo cuesta mantener entretenido estos días de cuarentena, por lo que desde La Junta Vecinal hemos propuesto un concurso de dibujos y cuentos infantiles. De esta forma creemos que, además de estar distraídos, también pueden seguir reforzando todo lo que aprenden en el cole.