ALFREDO JOSÉ PADIAL

padietis@gmail.com

No son pocas las personas que acuden por primera vez a mi consulta con las mismas incógnitas: “¿es posible perder peso sin comer verdura?”, “¿sería posible que no incluyeras fruta en mi plan de alimentación?”, “¿es obligatorio comer frutas y verduras?”… La respuesta es clara, en alimentación nada es obligatorio. De hecho, aquí, en España, no nos alimentamos igual que los japoneses, los tailandeses o los peruanos. Y eso no quiere decir que unos estén mas acertados que otros, se trata de una cuestión cultural.

¡Pero!… sí es cierto que un ruso puede estar igual de bien alimentado que un sudafricano, siempre y cuando coincidan en las recomendaciones básicas de la Organización Mundial de la Salud: “hay que comer, al menos, 5 raciones entre frutas y verduras cada día”. Dice “al menos”, no “como máximo”, es decir, que ese número podría aumentar. ¿Por qué? Por varios motivos. Las frutas, verduras y hortalizas tienen algo en común: la fibra.

La fibra es un compuesto de sustancias vegetales resistentes a la digestión y absorción por parte del intestino delgado. Por tanto, la fibra actúa en el tubo intestinal como un cepillo que barre los restos que encuentra a su paso (evita el estreñimiento). También actúa como antinutriente, impide la absorción de algunos nutrientes energéticos. Para los diabéticos es especialmente importante, ya que ésta ralentiza el proceso de absorción de los azúcares a través de la pared intestinal y el paso a la sangre es mucho más paulatino (evita picos de glucosa). Pero hay una propiedad que le hace jugar un papel muy importante en un proceso de adelgazamiento, la saciedad. La fibra no contiene calorías, pero sí añade volumen a los alimentos que consumimos y, de esa manera, tenemos la sensación de llenarnos antes (saciedad). Por eso, no es lo mismo comer arroz blanco que arroz integral. Seguramente, 50 o 60 gramos de arroz blanco (previo cocinado, en crudo) sea una cantidad que no nos sacie lo suficiente tras la ingesta. Pero os puedo asegurar que esa misma cantidad de arroz integral produce una sensación distinta.

Lo ideal es consumir los alimentos tal y como vienen de la tierra. A ser posible, sin desproveerlos de la piel. Hay quien pela los tomates para servirlos en una ensalada. ¿Por qué? Se lavan bien, como una manzana o una pera, y listo. Lo ideal es que estos alimentos (frutas, verduras y hortalizas) estén presentes en todas las tomas del día: fruta en el desayuno y la merienda; y verduras y hortalizas en la comida y la cena, por ejemplo.

No tiene que ser así exactamente, cada uno puede combinar a su gusto, lo importante es que estén presentes de una forma u otra. Así que, respondiendo a la pregunta de la introducción: ¿es posible perder peso sin comer frutas y verduras?

Mi respuesta sería NO, porque lo estaríamos haciendo de una forma poco o nada saludable.

¿Es posible perder peso comiendo solo pechuga de pollo? Sí, es posible, pero a costa de la salud, que es lo mas valioso que tenemos los seres vivos. Por tanto, vamos a dejarnos guiar por las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, un organismo serio que aporta datos basados en la ciencia y la evidencia.

Las frutas, verduras y hortalizas son alimentos de bajo perfil calórico que nos sacian, nos nutren y nos van a permitir estar en un peso saludable.