Ya en la calle el nº 1043

Frusemur: garantía de calidad en la comercialización de almendra y producción de AOVE

Los socios cuentan con un secadero de almendra en las instalaciones de la cooperativa que permiten ahorrarse este proceso en la finca tras la recolección

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Dedicada a la comercialización de almendra y producción de aceite de oliva, Frusemur Sociedad Cooperativa es una empresa ubicada estratégicamente en el Polígono Industrial Marimingo junto a la carretera de La Copa de Bullas.

Con unas instalaciones que superan los 21.000 metros cuadrados, Frusemur cuenta con 30 años de experiencia dedicada a la comercialización de la almendra y 20 años de tratamiento de la oliva produciendo el aceite de oliva virgen extra Las Atalayas.
Esta Cooperativa de Almendra y Aceituna cuenta en la actualidad con más de 1.500 socios y una producción que supera los 4 millones de kilos anuales en almendra y los 4.5 millones de kilos en aceituna dedicada en ambos cultivos más del 60 por ciento de su producción en ecológico.

Una empresa que se mantiene viva y dinámica unida a las necesidades de los socios y los mercados adaptando sus instalaciones a la realidad agrícola actual. En estos momentos trabajan en el proyecto de ampliación de la almazara con la instalación de nuevos depósitos para aceite y la puesta en marcha de unas nuevas dependencias para el secado y almacenaje de almendra ecológica.

Frusemur
En 1994, -el próximo año se conmemora su 30 aniversario-, abrían las instalaciones de Frusemur Sociedad Cooperativa, situada en una zona montañosa a 650 metros de altitud en el municipio de Bullas y a escasos metros de la autovía del Noroeste
Inicialmente se centró en la comercialización de almendra en cultivo tradicional y posteriormente ecológico, -actualmente más del 60 por ciento de su comercialización se centra el cultivo ecológico-, con nuevas plantaciones en toda la Región y un cultivo de más de 7.000 hectáreas de almendros.

Este fruto se mantiene como el de mayor importancia en la zona resaltando su valor tanto económico como agroambiental.

Secadero
Almendras de calidad y de las más reconocidas variedades se distribuyen en gran parte del mercado nacional.

El agricultor cuenta con unas amplias dependencias para el secado de la almendra, un servicio que permite que el fruto llegue a la cooperativa en el mismo momento tras la recolección por lo que el agricultor evita tener que afrontar el proceso de secado que ocupa gran espacio en las fincas y evita los posibles robos durante este proceso que puede durar días.

Las variedades de almendra que llegan hasta la cooperativa son Desmayo, Garrigues, Marcona, Ramillete y Guara, entre otras, todas ellas variedades autóctonas de la Región de Murcia, así como variedades que se están plantando en la actualidad tales como Lauranne, Vayro, antoñeta, Guara o variedades extra tardías como Penta y Mardía, entre otras.

Almazara
En el año 2002 se ponía en marcha en Frusemur una moderna almazara para satisfacer la demanda de los socios dado que en la zona también había una importante producción de oliva.

Actualmente, con más de 700 hectáreas asociadas, la almazara supera los 4 millones y medio de kilos anuales de aceituna de la que se produce un aceite de oliva virgen extra de gran calidad.

En la elaboración de este aceite predominan variedades tales como picual, blanqueta, manzanilla o arbequina, entre otras, que son recolectadas en su momento óptimo de maduración proporcionando un fruto de excelente calidad.

La molturación se realiza a las pocas horas de la recolección con extracción en frío y sólo con procedimientos mecánicos, dando como resultado un aceite de gran sabor y calidad superior.

En bodega se realizan los coupages con las variedades picual, blanqueta, manzanilla y cornicabra de donde se obtiene un aceite aromático afrutado, de amargor y picor suave, muy agradable al paladar. Además, elaboran un aceite monovarietal de arbequina, de sabor suave dulce y aroma muy afrutado, lo que permite que el aceite producido salga al mercado con unas características organolépticas y una calidad excepcionales.

Calidad
En Frusemur la calidad es uno de sus principales retos. El proceso de cultivo debe ser cuidado en cada una de sus fases para que la calidad obtenida responda a la máxima calidad.

Fruto de ese reto, el aceite de oliva Las Atalayas está catalogado como uno de los mejores aceites de la Región.

Un cuidado especial que se prolonga en todo el proceso desde el cultivo hasta la recolección, transporte y posterior separación de las hojas y lavado de la aceituna previo a la trituración de la que se obtendrá el aceite virgen extra.

El aceite obtenido tras la molienda es almacenado y embotellado para su retirada por los socios de la cooperativa y para la comercialización del mismo en mercados tanto nacionales como internacionales, principalmente en mercados europeos como Italia o Portugal.

En la propia cooperativa se puede adquirir este aceite que cuenta con unas propiedades destacadas y una calidad extraordinaria que aporta un valor añadido al trabajo que se desarrolla desde la cooperativa.

Pero todo este proceso no sería posible sin la indiscutible implicación de los socios pertenecientes a Frusemur para los que todos los procesos del fruto y producto final son importantes desde el inicio de la cadena en los trabajos desarrollados en el campo.

Para ello el asesoramiento desde la cooperativa es una parte fundamental para logran un producto de gran excelencia. Los socios reciben asesoramiento e indicaciones sobre el tratamiento del arbolado y la tierra logrando como resultado una interactuación que repercute en el producto final.

Sostenibilidad
Tanto el cultivo de la almendra como el del olivo son producciones de secano, un elemento medioambiental de primer orden en la Región de Murcia y donde la producción ecológica sigue incrementándose año tras año a través del respeto y cuidado al medioambiente característico de este tipo de cultivos.

Además, Frusemur ha apostado desde sus inicios por el uso de energías limpias. La cooperativa cuenta desde su creación con placas solares que no sólo permiten obtener energía propia sino que incorporan suministro a red obteniendo un ahorro en el consumo y produciendo recursos energéticos de los que obtienen beneficios.

Del mismo modo reutilizan el hueso de las aceitunas como combustible para las calderas de biomasa. De los cerca de 5 millones de kilos de aceituna que llegan hasta la cooperativa, un 15 por ciento de éstos es el hueso que tiene unas características excelentes y un alto poder calorífico como combustible.

Una implicación con la sostenibilidad y la innovación que se mantiene en todos los procesos productivos y que forma parte de la propia ideología de todas las personas que hacen posible el desarrollo de Frusemur como una empresa sólida, consolidada y con una gran proyección en torno al fruto del almendro y el olivo.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.