PEDRO ANTONIO HURTADO

Le vio nacer el mismo municipio salmantino que fue testigo de la llegada al mundo de los grandes colosos del pedal, Laudelino Cubino y Roberto Heras, o el extraordinario pianista y excelente compositor Pablo Pío Herrero González, por lo que también tendrán que tenerle en cuenta, a él, para presentar la lista de numerosos ilustres de ese importante núcleo urbano castellano. Porque allí, en Béjar, nació, el día 7 de Febrero de 1959, Fernando Martínez Vázquez de Parga, conocido en los ambientes culinarios como Firo Vázquez, mago de los fogones, estrella en la creación de apetitosos platos, iluminado de las combinaciones alimentarias y alquimista del maridaje de productos comestibles, vinos y aceites, de los que es consumado y muy experimentado catador, además de otras muchas virtudes, tanto profesionales como sociales y humanas.

PEDRO ANTONIO HURTADO

Le vio nacer el mismo municipio salmantino que fue testigo de la llegada al mundo de los grandes colosos del pedal, Laudelino Cubino y Roberto Heras, o el extraordinario pianista y excelente compositor Pablo Pío Herrero González, por lo que también tendrán que tenerle en cuenta, a él, para presentar la lista de numerosos ilustres de ese importante núcleo urbano castellano. Porque allí, en Béjar, nació, el día 7 de Febrero de 1959, Fernando Martínez Vázquez de Parga, conocido en los ambientes culinarios como Firo Vázquez, mago de los fogones, estrella en la creación de apetitosos platos, iluminado de las combinaciones alimentarias y alquimista del maridaje de productos comestibles, vinos y aceites, de los que es consumado y muy experimentado catador, además de otras muchas virtudes, tanto profesionales como sociales y humanas.

En “El Olivar”, de Moratalla, se dan la mano buena cocina, aceites de prestigio, brillante limpieza y, al mismo tiempo, sencillez y lujo

Hoy, su sabiduría reposa en las cocinas del restaurante “El Olivar”, de Moratalla, santuario de la buena mesa en el que brillan hasta sus cristaleras por la impecable y muy mimada limpieza que impera en todos los rincones y en cuyos fogones se elaboran platos irrepetibles, que llegan a la sorpresa más insospechada, cuando nos ofrece hasta las facturas que nos facilitan el importe del servicio en modo comestible, gracias a ese gran trabajo gastronómico que él denomina como “menú empapelado”, en el que se pueden digerir elementos de papel con los sabores apetecidos, además de sus singulares menús de degustación, excelente carta e inimitable bodega.

Numerosos premios y reconocimientos acumulados con testigos tales como Don Felipe y Doña Letizia cuando eran Príncipes

Premio Nacional de Hostelería, Sol de la Guía Repsol, propietario y administrador de “Aceites de Moratalla”; autor de los libros “La Cocina de ‘El Olivar’” y “Caminando entre oliveras”, y propietario del restaurante “El Olivar”, de Moratalla, que goza de la primera “Q de Calidad” que se concedió en la Región de Murcia. Ha impartido conferencias, charlas, ponencias y talleres sobre cocina en Suiza, Noruega, Alemania, China, Francia y otros muchos países, siempre en ese perfecto inglés que maneja con soltura y que aprendió de forma autodidacta. Ha viajado con su cocina basada en las excelencias del aceite de oliva virgen extra y es embajador de “Makro” en el asesoramiento, orientación y control para la divulgación del aceite como producto de gran valor en sus cocinados. Creó “El Quijote comestible” para el Instituto Cervantes, en Pekín, de cara a un acontecimiento internacional al que asistieron los entonces Príncipes,Don Felipe y Doña Letizia.

Una sabiduría culinaria divulgada en los cinco contenientes

Ha participado en congresos de alimentación sobre los productos a administrar a los enfermos de cáncer, así como la proyección de esos grandes valores de las “elaborinas” o harinas elaboradas, método consistente en convertir en fina y bien molida harina ciertos alimentos para hacerlos asequibles a determinados sectores de consumidores y ofrecerlos en ese estado, un proyecto que, actualmente, se halla en profundo estudio e intensa colaboración con la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid, con el fin de poder valorar sus diferentes posibilidades y ventajas ante pacientes desdentados y con serios problemas de masticación y deglución. Y no ofrecemos más datos y distinciones porque nos faltaría esa página añadida de la que no disponemos.

Deportista, generoso y comprometido

Firo Vázquez es, además, un gran aficionado a la fotografía, la meditación, la cocina, por supuesto, y el baloncesto, deporte que practicó en sus años más jóvenes, llegando a ser titular en la alineación del mítico equipo “Estudiantes”, de Madrid. Destacan también su creatividad, capacidad de comunicación, simpatía, refinada educación, alto nivel de autoexigencia, perfeccionista profundo, culto, generoso, amigo de sus amigos, comprometido, enamorado de su actual profesión, de sus tres hijos y de su esposa, María Presentación Castilla Alcalá, titular de notaría en Caravaca de la Cruz y persona a la que conoció en un contratiempo de tráfico, al no percatarse, uno de los dos, de una señal de “stop” en el propio municipio de Moratalla donde, entonces, ejercía como notaria su esposa. Un contratiempo que les llevó, luego, a convertirse en muy enamorados cónyuges.

Médico frustrado por culpa de un neumotórax

Inició la carrera de medicina y estando cursando el quinto año de esa formación universitaria sufrió un neumotórax en el momento en el que se hallaba junto a su jefe de equipo investigador, mientras realizaba prácticas en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, de Madrid. Hallarse en ese ambiente, en ese crítico momento, y junto a su jefe de equipo, por añadidura, le salvó la vida, sin duda, pero, al mismo tiempo, le alejó de una carrera que le ilusionaba sobremanera, aunque el capricho del destino le llevó a otra profesión que, ahora, no abandonaría ni por prescripción facultativa. A partir de esa adversidad, “desembarcó” en Moratalla para convertirse en gerente de la extinta “Conservas la Castiza”. No obstante, evolucionó hacia la cocina y la restauración por auténtica y bien demostrada vocación

Un auténtico “chef”, salmantino de nacimiento y murciano de adopción

Les hemos presentado a todo un auténtico “chef” que lleva 25 años ejerciendo su murcianía, sin olvidar, eso sí, a su querida Salamanca, pero ya convertido en un murciano más que ha sido reconocido con el segundo “Sol Repsol”, único profesional que aglutina dos distinciones semejantes. Los fogones mundiales se le rinden, el aceite se le entrega y la gastronomía universal le tributa respeto y valoración, de verdad, a Firo Vázquez. ¡¡¡Enhorabuena!!!. Buenos días.

Pedro Antonio Hurtado García
es Director de Zona de CAJAMURCIA-BMN
en el Noroeste murciano