JAIME PARRA

Tras una gira que les ha llevado a casi todos los municipios de la Región de Murcia, entrevistamos a Juan Montiel, director de ANÍMATE-TEATRO, sobre la obra “Un inesperado compañero de viaje” y los nuevos proyectos que preparan.

¿En qué te inspiraste para escribir la obra?

La obra la escribí a petición del Colectivo Calasparra Se Mueve. Una tarde me reuní en una cafetería con su presidenta, Juana Moya y su hermana Ana Belén. Ambas me propusieron escribir una obra de teatro cuyo eje central fuera la enfermedad del cáncer. Al principio creí que sería una broma o una cámara oculta, jajaja, pero tras hablar del tema me ofrecí a intentarlo. Unos días más tarde me reuní con un grupo de afectados pertenecientes al colectivo y me contaron sus vivencias, experiencias, anécdotas desde que sufrían la enfermedad. A partir de ese momento, tuve claro lo que quería escribir y en pocos días  ya tenía el guión de la obra. Había nacido “UN INESPERADO COMPAÑERO DE VIAJE” y casi a la vez el grupo “ANÍMATE-TEATRO”, formado por varios integrantes del Colectivo “Calasparra Se Mueve”  afectados por la enfermedad del cáncer y otros que han vivido de cerca, en familiares, la misma.

¿Pretendéis llevar algún mensaje al espectador?

Por supuesto. El mensaje que hemos llevado durante todas y cada una de las representaciones es de esperanza, de lucha, sacrificio…que de esta enfermedad se puede salir. Me quedo con eso y pienso que hemos ayudado a mucha gente a tenor de las conversaciones que hemos tenido con el público después de las representaciones.

¿Cómo ha sido la respuesta del público?

Muy positiva. A pesar de ser una obra dura en algunos momentos, también tiene otros más distendidos en los que arrancamos la carcajada del público.  Como te he indicado, en todas las representaciones hemos recibido calurosas felicitaciones. Nos han dicho que hemos reflejado la realidad de la enfermedad con mucha sensibilidad y hemos transmitido ese mensaje de esperanza y lucha.

¿Alguna reacción que os haya sorprendido?

Bueno, por indicarte alguna, en alguna ocasión alguien se ha levantado en los momentos más duros y ha abandonado la sala por la dureza de la escena, por la emoción que sentía…pero los que lo han soportado hasta el final que ha sido prácticamente su totalidad, han podido incluso reírse con las anécdotas que se cuentan en la obra, todas reales de la mayoría de actores y actrices que participan en la obra.

Tú has trabajado en teatro aficionado con escolares y con adultos. ¿Qué diferencias hay?

Existen varias, aunque la esencia que es el amor por el teatro es común en ambos.

Los niños tienen más frescura, espontaneidad y viven el teatro como un juego. En cambio, trabajar con adultos te permite tener una mayor disciplina, orden y se toman los ensayos como un verdadero trabajo. Tanto en el grupo de teatro “Las Pedreras” con el que representamos “Los Herederos Forzosos” como en el grupo “Anímate-Teatro”, hemos formado un grupo humano único, envidiable donde la responsabilidad y el respeto han hecho que nos sintamos como una verdadera familia.

¿Es importante que los escolares den clases de teatro?

Por supuesto, siempre lo he pensado. En el colegio donde trabajo, “Las Pedreras” de Calasparra, el teatro se ha convertido en una cita anual y los niños la esperan año tras año esperando saber la obra u obras que vamos a representar.

El teatro favorece la socialización, aumenta la confianza en sí mismos de los niños y su autoestima; además se trabaja la lectura, el respeto, el trabajo en equipo, etc.

Por todo ello, debería ser una asignatura obligatoria. Tarde o temprano, lo veremos, estoy seguro.

Tras el final de esta gira, ¿tenéis pensando en volver a trabajar juntos el colectivo Calasparra se Mueve y tú?

Por supuesto, el grupo ANÍMATE-TEATRO ya hemos empezado a ensayar una nueva obra. En esta ocasión se trata de una comedia de enredo que he escrito para el grupo titulada “EL SÍNDROME  DE BEEFEATER” y cuya recaudación, en toda y cada una de las representaciones, irá destinada de nuevo a la lucha contra el cáncer. Esperamos que se pueda estrenar a finales de año o principios del próximo.

¿Cuándo comenzó tu vocación como director teatral?

Pues aunque mi amor por el teatro me viene de pequeño, viendo en casa obras de teatro junto a mis padres en TVE en el programa ESTUDIO UNO, todo empezó de casualidad. A principios de los 90 ya estaba destinado en el CEIP “Las Pedreras” y un día buscando un libro por la biblioteca, me encontré un libro de teatro de José Rogelio Fernández Lozano, titulado “Comedias Tópicas”. Lo hojeé y me llamó la atención y me decidí en ese momento a intentarlo con alumnos-as de octavo de EGB. Cuando lo planteé a los chicos hubo diversidad de opiniones, pero enseguida se mostraron receptivos y me dieron el sí. Y así nos pusimos a trabajar. A final de curso representamos “La Fortuna de Fortunato”, una de las comedias del libro de José Rogelio, y tuvo mucho éxito entre el resto del alumnado y el público asistente aquella noche en el Auditorio Municipal de Calasparra. Todo ello me dio confianza y ganas de seguir con aquella afición que había nacido en mí…y…hasta hoy y lo que queda por venir.