Mercedes Mateo Ortiz.

Profesora Educación Física IES San Juan de la Cruz.

El taller sobre gestión de emociones forma parte del programa de promoción del talento que se ha puesto en marcha este curso 20/21. Bajo el nombre “Emociónate. Desafíate. Crece” los alumnos de bachillerato han conocido un poco más sobre gestión de emociones.

Finaliza con éxito el primer taller emocional en el IES San Juan de la Cruz            Estamos inmersos en una sociedad altamente competitiva, en la que vamos estresados a realizar  tareas, actividades, trabajos, exámenes, con el piloto automático puesto. Así van pasando los días sumidos en las rutinas de cada cual sin detenernos a pensar si esa corriente en la que nos vemos arrastrados está acorde con nuestros valores como personas. Muchas veces esto nos lleva a estados emocionales que no nos permiten fluir. Con este taller pretendemos dirigir la mirada hacia dentro y tener presente qué emoción nos invade a diario, ponerle nombre, aprender a reconocerla y transitarla.

A través de un enfoque práctico hemos pretendido diseñar un taller haciendo converger contenidos de distintas materias y uniéndolos con el fin de trabajar de forma explícita la parte emocional del alumno. La temporalización y la metodología aplicadas son diferentes a las usuales permitiendo un espacio de aprendizaje más distendido y relajado.

La idea era crear un taller emocional en el que los alumnos además de conocer, experimentar y tomar conciencia de sus emociones y de las de los demás, tuvieran la oportunidad de aplicar lo aprendido en la sociedad. Para ello nos planteamos estos objetivos:

–  Reconocer las propias emociones y las de los demás.

–  Regular las propias emociones.

–  Desarrollar una mayor competencia emocional.

–  Resolver situaciones emocionales pendientes

En cuanto a la temporalización, se ha desarrollado en seis sesiones, los miércoles de los meses de noviembre y diciembre en horario de 17 a 18 horas en las que hemos contado con la colaboración de Mariano Oyonarte, experto en esta materia que acudió al instituto en dos de estas sesiones.

De todo ello, lo más interesante es, como siempre, conocer el punto de vista de quien ha querido participar en esta iniciativa y por eso hemos creído conveniente aportar el punto de vista de dos alumnas:

Laura Martínez (2º bachillerato)

Nunca llegaría a pensar que un taller como este podría cambiarme la forma de ver las cosas. Me explico, el primer día llegamos y nos sentamos a hablar sobre emociones sin saber a dónde llegaríamos y que nos iba a aportar este taller a nivel académico. En las siguientes clases analizamos vídeos, interactuábamos entre nosotras y realizábamos actividades que nos hacían despertar nuestras emociones. Una de las clases que recordamos como la más especial fue aquella en la que inflamos un globo donde dentro se encontraban nuestros sueños. Con esta práctica nos explicaban que debemos perseguir nuestros sueños a pesar de sentir que no podamos. Por lo que clase tras clase sentíamos que éramos capaces de saber sobrellevar nuestras emociones y controlarlas en el día a día.

Finalmente, tengo que agradecer tanto a todas las personas implicadas en este proyecto que nos han ayudado a regular nuestras emociones y a saber cómo actuar en ciertas situaciones sin que los malos pensamientos nos sobrepasen. Y, por supuesto, al IES San Juan de la Cruz por permitirnos ser partícipes y que disfrutemos de este tipo de actividades.

Erica Sánchez (1º bachillerato)

En resumen, este breve taller me ha introducido a mi propio autoconocimiento en cuanto a emociones y valores (familia, amor, amistad, confianza, etc.) con los que puedo construir una mejor y saludable autoestima. Además, se nos ha recordado que reprimir los sentimientos y emociones es bastante perjudicial para nuestra salud, por lo que debemos aprender a  expresarlos frecuentemente, ya sea de forma verbal o no verbal. Así pues, me gustaría agradecer al instituto por darnos la ocasión de asistir a este taller emocional.

En mi opinión, la educación emocional es muy importante y, aunque mucha gente no crea que se deba incluir en los centros educativos puesto que dan por hecho que durante nuestro crecimiento ya adquirimos estos conocimientos, yo no estoy de acuerdo ya que en muchos casos no es así. Me parece que poseer una inteligencia emocional base es clave para ser mejores personas, tener más empatía y mantener el equilibrio mental en esta época de continuos cambios. Por ello, espero que el instituto siga realizando este tipo de taller durante los cursos posteriores y que se aumente la cantidad de sesiones del mismo.

Finalmente, volver a gratificar la innovación del arranque de esta actividad y decir que por mi parte, y seguro que también por la parte de todos los participantes del taller, estoy muy satisfecha con el desarrollo y transcurso del taller de gestión de emociones.