Ya en la calle el nº 1034

Filosofía y rock ‘n’ roll

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

FÉLIX MARTÍNEZ MARTÍNEZ/FILÓSOFO

A pesar de que la inmensa mayoría de los pensadores y pensadoras más influyentes y relevantes de la historia no conocieron este género musical no cabe demasiada duda que es el género que más se les asemeja. 

Empecemos por establecer entre estas disciplinas. La filosofía -ya lo hemos hablado en más de una ocasión- la podríamos definir como ese pensamiento propio y crítico que se vierte sobre el mundo, con el objetivo principal de conocerlo. De otro lado, nos encontramos con el rock, género musical por antonomasia donde la actitud es fundamental, el rock es disidente y se mueve mejor entre los márgenes. Se ha dicho, además, que tanto la una como el otro ya están muertos desde hace demasiado tiempo; pues mire, aquí estamos comentando la jugada. 

Si nos centramos en lo canónico nos encontramos con los gigantes de Platón y Aristóteles -vaya, ¡qué sorpresa! – que los podemos asemejar con The Beatles y con The Rollings Stone. Dos pesos pesados, dos disciplinas. Los de Liverpool con un pensamiento más cercano al idealismo, nos basta recordar su “All you need is love”; del otro lado, sus satánicas majestades. El estagirita dejó de pensar en un mundo de las Ideas para tratar de hallar la realidad del propio mundo. Esto me recuerda irremediablemente a “Paint it, Black”. A partir de este momento ya empieza todo el abanico. Por supuesto, nos encontramos a autores anteriores a estos, así como grupos anteriores a los nombrados. ¿Podemos en este caso asimilar a Sócrates como a Lennon? 

Filosofía y rock 'n' roll

En una de las escisiones de rock nos encontramos con la música punk, ¿y quién más punk que Diógenes? Si me creéis a mí preguntarle a Alejandro Magno. Nietzsche, por su parte, y su filosofía a martillazos siempre me ha recordado a Manowar, más concretamente al disco The Triumph Of Steel, solo buscadlo y tendréis la banda sonara de obras como Ecce HomoAnticristo o El crepúsculo de los ídolos. Albert Camus sería el gran representante del malogrado Grupo de los 27. Cierto es que Camus no murió a esa edad sino con algún año más, pero la sensación es la misma: podían haber llegado mucho más lejos que la estela de su leyenda. 

No nos podemos olvidar de autoras como Mary Wollstonecraft, Hannah Arendt o de Beauvoir. En este caso lo tengo también bastante claro: Tina Turner, Patty Smith y Janis Joplin, respectivamente. Las primeras por llevar su voz allí donde nadie antes lo había siquiera soñado llevar. La segunda dupla por la originalidad y la tremenda personalidad que demuestran en cada una de su obra. Las últimas por ser conscientes de que el segundo sexo es solo eso si dejas que te sometan a ello. 

En el caso de España nos encontramos con la tríada de filósofos del siglo XX: Unamuno, Ortega y Gasset y María Zambrano. Como ya me he metido en más que en un jardín en la hierba alta dejo para Vds., esta relación, yo tengo mis preferencias claro, pero prefiero que dejen volar su imaginación. 

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.